viernes 03.02.2023
Cordoba Hoy

SANIDAD

Una experta de Quirónsalud señala la importancia del calendario quirúrgico pediátrico para reducir la ansiedad

Abordar una cirugía pediátrica requiere acciones específicas para que la estancia en el hospital sea más cómoda y menos estresante para el pequeño y su familia, proporcionando un ambiente agradable, programas de entretenimiento y atención personalizada
 

Quirón pediatria
La cirujana pediátrica del Hospital Quirónsalud Córdoba Victoria Jiménez examina a un niño. - HOSPITAL QUIRÓNSALUD CÓRDOBA
Una experta de Quirónsalud señala la importancia del calendario quirúrgico pediátrico para reducir la ansiedad

La cirujana pediátrica del Hospital Quirónsalud Córdoba Victoria Jiménez ha explicado este miércoles que el calendario quirúrgico pediátrico es una herramienta "esencial para planificar cuándo realizar una intervención y reducir la ansiedad de padres y niños".

En este sentido y según ha informado el Hospital Quirónsalud Córdoba, la especialista ha señalado que "abordar una cirugía pediátrica requiere acciones específicas para que la estancia en el hospital sea más cómoda y agradable y menos estresante para el niño y su familia, a través de programas de entretenimiento, una atención personalizada y educación y preparación para pacientes y familiares, con información detallada sobre el proceso".

La doctora Victoria Jiménez ha precisado que una de las primeras preguntas que se hacen los padres cuando reciben la noticia de que su hijo debe ser operado es "cuándo". Para ello, el calendario quirúrgico orienta acerca del mejor momento para someter al niño a una intervención, si no se trata de patologías urgentes.

En los procedimientos programados es donde se necesitan unas recomendaciones, ya que "esto ayuda a que haya la mejor coordinación entre pediatras, padres y cirujanos pediátricos y despeja muchas dudas que surgen cuando hay que operar a un niño", teniendo en cuenta que "el momento óptimo para realizar una intervención depende de varios factores, y en algunas ocasiones es necesario esperar que al pequeño alcance cierta edad".

La doctora Jiménez ha destacado que "el calendario quirúrgico se creó porque no siempre operar antes es mejor, sino que hay que buscar el momento más favorable para realizar cada procedimiento de forma programada".

Además, la demora en la cirugía puede estar condicionada a que alguna patología pueda tener curación o regresión espontánea, como en el caso del hidrocele congénito o la hernia umbilical, y por ello es mejor esperar. También es recomendable para garantizar las mejores condiciones anestésicas y quirúrgicas, como esperar a que el niño crezca y tenga un peso adecuado para la intervención.

El calendario quirúrgico, por tanto, "es una herramienta en constante revisión y actualización, ya que los constantes avances, tanto en anestesiología, como en cirugía pediátrica, hacen que se tengan que revisar los protocolos con el objetivo de garantizar una corrección quirúrgica en las mejores condiciones y minimizar el impacto emocional en el niño", según ha resaltado la doctora Jiménez.

En este sentido, ha señalado que las cirugías más comunes que deben esperar a realizarse a que sea el momento adecuado son la hernia umbilical, que se hace a partir de los tres años; la fimosis, a partir de los cuatro años; el hidrocele congénito, en el caso de que no haya tenido una regresión espontánea y que tiene que llevarse a cabo a partir de los dos años; la criptorquidia mayor, que se produce cuando uno o ambos testículos no han descendido a la bolsa escrotal y se encuentran en el canal inguinal, y que se realiza a partir de los 18 o 24 meses, y las orejas despegadas, que se hace a los mayores de seis años.

PATOLOGÍAS URGENTES

La doctora Jiménez ha recordado que "existen varios escenarios posibles, uno de ellos es el de la urgencia, que se produce cuando un niño sufre una patología que requiere una actuación, por lo que la cirugía se produce en horas o días".

Así, "siempre que sea posible, la mejor opción es la cirugía programada, pero hay enfermedades cuyo diagnóstico se realiza en un momento en que no puede demorarse la actuación quirúrgica, como en el caso de la apendicitis, la invaginación intestinal, cuando un segmento del intestino se introduce en otro, normalmente el colon, provocando dolor y obstrucción intestinal, o la torsión testicular, que se produce cuando un testículo sufre una torsión del cordón espermático, patología urgente que hay que operar inmediatamente.

Por tanto, pueden establecerse patologías cuya cirugía no debe demorarse y que han de ser programadas para operarse al diagnóstico, lo que implica que se resuelva en las siguientes semanas al diagnóstico, como ocurre con la hernia inguinal, el quiste tirogloso, localizado en el cuello que se llena y moco y suele infectarse, o la hernia epigástrica, que se sitúa en la pared abdominal, en la línea media supraumbilical.

CUIDAR LOS DETALLES

La especialista ha insistido en que una intervención quirúrgica no tiene que ser una experiencia negativa, por lo que es "esencial cuidar cada detalle para reducir la ansiedad que provoca el paso por el quirófano a padres y niños".

Para ello, los profesionales sanitarios realizan "acciones específicas para proporcionar un ambiente agradable, como programas de entretenimiento, atención personalizada y educación y preparación para los pacientes y sus familiares".

La doctora Jiménez ha explicado que el equipo de cirugía pediátrica "se implica a través de distintas acciones para que el momento de una intervención quirúrgica no suponga una mala experiencia ni para los pacientes ni para sus padres". Se trata de "humanizar la estancia de los pequeños en el hospital cuando acuden a someterse a una intervención".

En la consulta de cirugía pediátrica se explica el circuito de la intervención y cada momento de la estancia hospitalaria a los padres y también al niño, adaptando cada mensaje según su edad. El día de la operación los papás pueden acompañar a su hijo en todo momento, salvo el tiempo de la propia intervención en el quirófano.

Comentarios