domingo 17.01.2021

EL MUSEO CUMPLE 25 AÑOS DE VIDA

Un cuarto de siglo de pura etnobotánica

La proyección del documental 'Jerez & el misterio del palo cortado', exposiciones, conferencias y reconocimientos forman parte de un completo programa que tratará de acerca a la ciudadanía el Museo del Real Jardín Botánico

Fotograma del documental 'Jerez & el misterio del palo cortado' que se proyectará en el Real Jardín Botánico
Fotograma del documental 'Jerez & el misterio del palo cortado' que se proyectará en el Real Jardín Botánico
Un cuarto de siglo de pura etnobotánica

El Real Jardín Botánico quiere recuperar al Museo Etnobotánico como eje central de su actividad coincidiendo con su 25 aniversario desde que comenzó a exponer en septiembre de 1992, con una serie de actividades que incluyen desde conferencias a exposiciones, pasando por proyecciones audiovisuales, según ha informado esta mañana la delegada municipal de Medio Ambiente, Amparo Pernichi (IU).

"Vamos a tratar de centrar este año el foco en el Museo, para darlo a conocer algo más entre la ciudadanía cordobesa y que lo sientan como algo todavía más propio", ha señalado la responsable municipal, antes de apuntar que la primera de esas actividades tendrá lugar el próximo día 27 y corresponde a la proyección del documental titulado ‘Jerez & el misterio del palo cortado’, que hace referencia al un tipo de vino mucho más específico en la actualidad, si bien en el siglo XIX correspondía a una serie de vinos más amplia. Su director es el madrileño José Luis López Linares (ganador de dos Goya y un Ondas de Cine) y alrededor del documental habrá posteriormente un pequeño cine-forum.

De igual modo, entre octubre y noviembre se pretende celebrar un ciclo de conferencias acerca de las ciencias relacionadas con la etnobotánica (la ciencia que relaciona las especies vegetales con el uso que de ellas hacen las diferentes culturas y las incidencias que han tenido en el desarrollo de éstas). En este sentido, Pernichi ha hecho alusión a la farmacología, la antropología, la historia, la gastronomía, la agronomía, la museología y también el patrimonio inmaterial. "Vamos a hablar de aspectos más materiales, como por ejemplo el uso, las materias primas y las aplicaciones de los organismos vegetales, fundamentalmente de madera de la encina y de alimentos, y también de aspectos inmateriales que tienen que ver con la etnobotánico, como es el significado simbólico de esas materias primas y de los artilugios, elementos y elaboraciones que hacemos con ella".

Exposiciones y reconocimientos 

Por otra parte, a principios de otoño próximo tendrá lugar la exposición ‘Más que cestos’, y, en este sentido, se están estudiando con la Universidad de Córdoba (UCO), concretamente con la Cátedra Intergeneracional, un convenio, así como otro con "gente que trabaja en artesanía en la provincia". La idea es poder realizar un reconocimiento a toda esa gente que ha ido donando piezas al Museo para que termine siendo lo que es. Por el momento, "seguimos catalogando piezas que todavía no se han podido exponer, pero primero tenemos que atesorar lo que tenemos antes de mostrarlo", ha explicado la concejal. Ese reconocimiento cobrará forma de muestra titulada ‘Tesoros humanos vivos’, y va dedicado a "todas esas personas que han hecho de este Museo una realidad".

Aunque el Museo Etnobotánico se inauguró el 23 de septiembre de 1992, su labor es previa, ya que desde 1987 lleva acumulando piezas etnobotánicas para su exposición. Es todo un referente andaluz en abundantes colecciones, como la referente a la encina o especies de interés etnobotánico en la comunidad. El año 2009 también fue una fecha señalada , ya que en el Museo se remodela la museografía y sus contenidos, contando desde hace tiempo con la etnobotánica Iberomacaronésica como eje central, ya que el cordobés pertenece a la Asociación Iberomacaronésica de Jardines Botánicos.

En este 25 aniversario Pernichi ha querido reconocer públicamente la labor de María del mar Gutiérrez, técnico y responsable del Museo, "que lleva muchos años trabajando y es la artífice dique el Museo sea una referencia en la Red Iberomacaronésica", así como a Catalina Martín Consuegra, la directora científico-técnica que desde la UCO trabaja con el Real Jardín Botánico.