martes 29.11.2022
Cordoba Hoy

Al aeropuerto de Ámsterdam

El cooperante cordobés atrapado en Colombia regresa a Europa el próximo sábado

La embajada ha comunicado a Pedro Diéguez Duvá que el vuelo saldrá a las 22.00 horas, e irá junto con otros tres españoles más
Cooperante
Pedro Luis Diéguez Duvá como cooperante en Perú
El cooperante cordobés atrapado en Colombia regresa a Europa el próximo sábado

Finalmente Pedro Luis Diéguez Duvá, el cooperante cordobés atrapado en Colombia, y que había lanzado un mensaje de ayuda para poder salir de allí, viajará a Europa el próximo sábado, día 9, en un vuelo de la KLM Royal Dutch Airlines junto con otros tres españoles más y que saldrá las 22.00 horas rumbo a Ámsterdam, capital de los Países Bajos, según ha confirmado a este periódico el propio interesado, quien ha mostrado su satisfacción por la resolución de su problema.

En cualquier caso, Diéguez, que ya tiene su tarjeta de embarque en la mano y se lo ha comunicado a familiares y a allegados, ha seguido recordando que todavía hay unas 700 personas más, entre españoles y residentes en España, que se encuentran aún su misma situación, a la espera de que tengan la misma suerte de marcharse de allí.

La presencia del cordobés en Latinoamérica está íntimamente ligada a su labor y vocación de cooperante. Según él mismo ha explicado a Córdoba Hoy, cruzó el charco en septiembre de 2018, "porque hacía mucho tiempo que me andaba rondando la cabeza, pero no quería viajar de cualquier manera, así que fui envolviéndome en proyectos de cooperación con oenegés de inclusión social y medioambiental".

Entre ellas estaban Otra Cosa Network, en Huanchaco, y la Asociación Manthoc, en Cajamarca, ambas en Perú, y su función consistía básicamente en crear contenido de fotografía y manejo de las redes sociales, así como de marketing digital. El primero de esos voluntariado lo averiguó, de hecho, desde Córdoba, mientras que el resto, incluido el último de Colombia (la ONG comercializadora de café Tejipaz) los consiguió sobre la marcha. No en balde Pedro se considera una persona inquieta y ya desde los 20 años "no he parado quieto", llegando a vivir en Eslovenia, Corea del Sur o Inglaterra antes de regresar a España, donde "ya me dio por hacer algo que generase un impacto positivo en la sociedad".

Un sentido de solidaridad que le hizo viajar a Perú y fijar su residencia en la localidad de Cusco, donde empezó a conocer el mundo del café en relación a su comercialización a través de comercio justo y generando un impacto positivo en las comunidades caficultoras.

Ya en junio pasado viajó a Colombia, porque tenía organizado un viaje con su hermano Carlos desde Santa Marta hasta Quito en bicicleta, parando por el camino y haciendo pequeños proyectos de cooperación. Su hermano regresó a Ecuador para continuar su labor de cooperante también en otra oenegé y allí quiere continuar, ya que "está donde quiere estar y con su trabajo".

coopera

Entre tanto, Pedro Luis, buscaba un nuevo enfoque a la comercialización del café, sobre el que primero debía conocer más a fondeo su mundo. "Cuando conocí la manera en que trabajaba Tejipaz, pagando mejor a sus caficultores y fomentando un impacto positivo en su comunidad, quise hacer lo mismo en Perú", explica. Una vez de regreso a Cuzco en septiembre se puso a trabajar para una empresa cafetera en el desarrollo de sus productos comerciales y abrirse a la exportación, teniendo presente en todo momento el bienestar de los caficultores y su comunidad. Eso le llevó en enero de este año a viajar a Colombia de nuevo "para capacitarme en toda la cadena productiva del café y poder traspasar estos conocimientos a compañeros y caficultores".

La pandemia le pilló en pleno aprendizaje y ya no pudo regresar más a Perú. Su idea ahora es regresar a España, ya que el proyecto se ha bloqueado y buscar otro trabajo en estos momentos no va a ser nada sencillo. "Mejor es ser sensatos y volverse a casa un tiempo, que ya habrá otro momento para viajar", señala. Eso sí, sin olvidar su proyecto , para lo que "me gustaria poder conectar a la gente de allá con la de aquí, a través del café tal vez". Y como aliados cuenta con los "vínculos culturales y el idioma, que te permiten conectar mucho".

Aunque está realmente agradecido a la Embajada de España por el trabajo realizado para su vuelta a Europa, el cordobés no quiere desaprovechar la ocasión para señalar su personal punto de vista al respecto. "La embajada ha hecho poco, según nuestro punto de vista", en alusión a los españoles y al grupo de 12 andaluces que están como él.

El problema, en su opinión, es que los atrapados en Colombia no entienden por qué España ha conseguido fletar aviones desde todas partes del mundo, incluso con rutas que no estan establecidas comercialmente. Así, desde Argentina salieron seis aviones con 1.500 personas, Perú tuvo otros seis con 1.600 personas, de Ecuador salieron 1.100 personas, otras 800 de República Dominicana, mientras que de Colombia tan sólo dos, los pasados  27 de marzo y el 2 de mayo, haciéndoles esperar al grupo restante otro mes como mínimo.

Y el problema no parece estar en Colombia como país, porque Holanda es el séptimo vuelo que va a fletar el sábado, en cooperación con Belgica, al tiempo que Inglaterra ha fletado dos vuelos más los pasados 2 y 4 de mayo.

"Si usaran los canales de informacion como deben, los afectados tendríamos la sensacion de que nuestro Consulado, el unico organismo que vela por nosotros en Colombia, está trabajando a tope, y no nos daría la sensación de que no hacen nada", explica. Por tanto, el principal malestar de los atrapados es la desinformación, por lo que en lugar de centrarse en la información real en medios de comunicación oficiales o notas del Ministerio, buena en Internet buscando una explicación y son víctimas de las 'fake news' , que acaban crispándolo todo. Por ello, el cordobés ha aconsejado a la Administración española que "haga un buen uso de sus herramientas internas y faciliten información de calidad a los afectados; eso evitaría en gran medida el colapso de los teléfonos y emails de la Embajada que es la pescadilla que se muerde la cola: falta de información oficial, búsqueda en redes sociales y más llamadas que colapsan el sistema".

Comentarios