viernes 09.12.2022
Cordoba Hoy

Acodah, 15 años atendiendo a niños, jóvenes y adultos con déficit de atención

En el 2005 una serie de familias empezaron a unirse para ayudarse entre ellas. La sede está en la calle Alcalá Zamora
Algunos de los responsables de Acodah
Algunos de los responsables de Acodah
Acodah, 15 años atendiendo a niños, jóvenes y adultos con déficit de atención

La Asociación Cordobesa por el Déficit de Atención e Hiperactividad, Acodah, atiende a niños y jóvenes en sus instalaciones, siendo la única asociación dedicada a este trastorno junto a la de Puente Genil. El déficit de atención e hiperactividad (TDAH) se considera un trastorno del neurodesarrollo, con mucho campo aún por investigar. Parece ser que está asociado a un componente genético o a problemas durante el parto, sobre todo en niños prematuros. Este año se cumplen 15 desde que un grupo de padres empezase a unirse en Córdoba para ayudarse mutuamente.

En su sede de la calle Alcalá Zamora atienden a CÓRDOBA HOY su vicepresidente, Antonio Moreno, el secretario, José Antonio Valverde, la psicopedagoga Inmaculada Martín  y la psicóloga Beatriz García [todos en la foto]. Las siguientes palabras son un resumen de sus explicaciones.

El diagnóstico es complicado, puesto que resulta difícil en principio diferenciarlo de la actitud de un niño inquieto o travieso que tenga este tipo de problemas, por lo que no es recomendable hacer diagnósticos antes de los seis años. Aquel que lo sufre tiene un bajo rendimiento escolar a pesar de seguir pautas educativas correctas o incluso llegar a dominar la materia, despistándose en el momento del examen por imposibilidad  para centrarse.

Esas dificultades se han de dar no sólo en el colegio, sino en otros ámbitos de la vida, con cualquier aspecto que no les motive. Además son personas que tratan de ser el centro de atención, son impulsivas e incluso a veces tienen un trato verbal o estilo de comunicación agresivo o brusco. Son inflexibles y se sienten incomprendidas. Esa falta de atención se extiende igualmente a las decisiones y generan con el paso del tiempo problemas sociales y con ellos la autoestima. Conforme crecen se pueden generar complicaciones con abusos de sustancias o ansiedad. Tiene además cierta co-morbilidad con otro trastorno que se suele diagnosticar en la infancia: el trastorno negativista desafiante.

Tras un diagnóstico en la infancia suele haber dos modos de tratamiento simultáneos, por un lado apoyo escolar con psicopedagogos, por otro un tratamiento psicológico no sólo al paciente, sino a toda la familia. En algunos casos puede ser necesario un tratamiento farmacológico.

La Asociación Cordobesa por el Déficit de Atención e Hiperactividad empezó su andadura en el 2005, aglutinando a distintas familias con hijos aquejados por este problema. Abren de 16:00 a 21:00 de lunes a viernes. De lunes a jueves psicopedagoga y psicóloga, con ayuda de los padres, atienden a los niños de forma individual. Y los viernes se trabaja de forma grupal. 

Actividad en Acodah

En estos momentos atiendan a más de 20 alumnos de entre los 6 y 19 años. En otras épocas han llegado a atender a más de 50 personas. El denominador común para los aquejados de este síndrome es la dificultad para el diagnóstico y, una vez diagnosticado, la falta de centros especializados. 

Buscan como asociación dar más visibilidad a este trastorno y favorecer el diagnóstico temprano, así como los lazos de ayudad mutua entre familias. 

El trastorno de déficit de atención es actualmente el trastorno psiquiátrico más frecuente en la infancia. Hay estadísticas que llegan a hablar de que afecta a entre un 2% y un 5% de la población infantil. Según datos de la Federación Española de Asociaciones sobre este tipo de síndrome, la Feaadah, en los países en donde se aplican con mayor frecuencia tratamientos para el TDAH, las tasas de prescripción médicas sólo representan entre el 3 y el 7 % de los niños que se cree que padecen este trastorno, e incluso menos del 4% estimado de los adultos que sufren TDAH. Es además un trastorno más frecuente en niños. Suelen padecerlo cuatro niños por cada niña.

Comentarios