lunes 27.09.2021

FESTIVAL DE LA GUITARRA 2017

De Haifa a Málaga en dos horas

La gira Mediterráneas de Pasión Vega y Noa recaló este jueves en el Teatro de la Axerquía de Córdoba. A lo largo del concierto no faltaron canciones como Malagueña Salerosa, María se Bebe las Calles, Tu y yo, Sonata de la Luna en Marrakesh, Mediterráneo o la Vida es Bella

Pasión y Noa
De Haifa a Málaga en dos horas

El Mediterráneo llegó a Córdoba en la noche de este jueves de la mano de Pasión Vega y Noa. Las largas colas que se formaban en las inmediaciones del Teatro de la Axerquía minutos antes del inicio del concierto ya auguraban que sería uno de los más exitosos de la presente edición del Festival de la Guitarra. Dentro, casi lleno. Pasaban las 22.40 horas cuando las luces se apagaron y comenzaron a sonar las primeras olas, unos sonidos que sirvieron de introducción al tema Mar Nuestro con el que las dos cantantes pisaron por primera vez el escenario del teatro cordobés cogidas de la mano.

Pasión Vega con un vaporoso vestido rosa palo y Noa con uno blanco, fueron introduciendo al respetable poco a poco por un viaje a través del Mar Mediterráneo, un mar que como ellas mismas definieron a lo largo de sus intervenciones aúna mezcla de culturas, de razas, de sueños pero también de fracasos. 

"Con el maestro Joaquín Sabina" como hilo conductor, Pasión Vega presentó la siguiente canción Tu y yo, en el que las dos cantantes se marcaron un vibrante dueto, cantando Noa partes de la canción en inglés. A su término, y con micrófono en mano, la israelí se dirigió al público al que le pidió disculpas por su escaso español, por eso, dijo, "lo traigo todo escrito en un papel". Siguieron su recorrido con temas como La Niña Candela o la Flor de Estambul, de Javier Ruibal, interpretada en solitario por la malagueña. Después, el nexo Sabina volvió a hacer acto de aparición con La Sonata de la Luna en Marrakesh, precisamente la canción que unió a estas dos mujeres en el disco Pasión por Cano (2015) y del que surgió el proyecto de cantar juntas. 

Noa interpretó en solitario, cantando en hebreo, temas como Mishaela y Pokeach, en la que ella misma se atrevió a tocar la percusión. Después, y tras el cambio de vestuario de las dos artistas,  llegarían grandes éxitos como Carceleras del Puerto, Y sin embargo Te quiero, Malagueña Salerosa, Babel y Olvidarte para desembarcar casi hora y media después del inicio del concierto en Mediterráneo, el gran clásico de Joan Manuel Serrat, y uno de los temas casi ineludibles y más esperados de este concierto. 

A su finalización, tras un largo aplauso, y con el público ya en pie, continuaban las ganas de seguir viajando desde Haifa, tierra de Noa, hasta Málaga, tierra adoptiva de Pasión Vega. Los últimos puertos llegarían con Es Caprichoso el Azar, donde las dos artistas cantaron junto al piano, y con María se Bebe las Calles, el éxito que dio a conocer a Pasión Vega. En una fiesta convirtió Noa el teatro de La Axerquía con Keren Or, donde por segunda vez el público se puso de pie para bailar a a ritmos de mandolas y percusión este tema de aires árabescos. Por último, y para despedirse de Córdoba, La Vida es Bella. Un excelente punto y final a casi dos horas de concierto en una noche de la que se recordarán en la Axerquía. 

Noa