domingo 03.07.2022
Cordoba Hoy

Efectos de la pandemia en la sociedad

CTA denuncia que las trabajadoras de ayuda a domicilio de la capital siguen sin protección

Francisco Moro señala que las autoridades locales contratadas por el sindicato no habían resuelto el problema por la tarde
Material que se ha repartido a algunas trabajadoras de ayuda a domicilio
Material que se ha repartido a algunas trabajadoras de ayuda a domicilio
CTA denuncia que las trabajadoras de ayuda a domicilio de la capital siguen sin protección

El sindicato CTA ha denunciado, por voz de su secretario provincial, Francisco Moro, que las trabajadoras de Ayuda a Domicilio de la ciudad de Córdoba siguen sin protección y ni siquiera cuentan con mascarillas a estas alturas.

Según la central, en la actualidad están trabajando 450 personas en servicios mínimos "y la empresa disponía esta mañana tan sólo de 150 mascarillas", y, aunque "sabemos que en la provincia se están repartiendo mascarillas de las que están suministrando el Gobierno central y la Junta de Andalucía, en Córdoba no". Así, puestos al habla esta mañana con las autoridades competentes, "nos han dicho que no sabían por qué, y que estaban intentando solucionarlo, si bien a media tarde no hay nada hay solucionado".

Por otra parte, el sindicato ha denunciado que efectivamente existe una emergencia de carácter social que ya ha dado la cara y que no hay que esperar a que termine el encierro en los domicilios, porque "ya son miles las peticiones de ayudas de emergencia que en toda la ciudad se están presentando a los servicios sociales comunitarios, que siguen atrancados, porque no disponen de personal suficiente".

Un ejemplo de ello, según Moro, es que se han dado días que entran una media de 150 peticiones en distritos que hasta ahora no eran zonas de trabajo social preferentes. Frente a eso, las autoridades municipales deberían "ponerse las pilas y ofrecer resultados a la población".

De igual modo, la CTA ha desvelado que hay "miles de trabajadores y trabajadoras" que no han cobrado ni las nóminas de la primera quincena de marzo, ni el desempleo de la segunda quincena de marzo y la primera de abril, y, al ser economías muy vulnerables y precarias, "no pueden resistir ese largo tiempo sin ingresos; debido a ello, hay familias trabajadoras que ya están en emergencia social".