miércoles 08.02.2023
Cordoba Hoy

PERNOCTACIONES FUERA POR TRABAJO

Los empleados de la Junta, sobre todo conductores, cobran dietas sin actualizar desde hace ya 16 años

CSIF lamenta el deterioro de las condiciones laborales de unos 3.000 profesionales sujetos a la aplicación de una normativa que no se actualiza desde 2006
Sede del Gobierno de la Junta en Córdoba
Sede del Gobierno de la Junta en Córdoba
Los empleados de la Junta, sobre todo conductores, cobran dietas sin actualizar desde hace ya 16 años

El sindicato CSIF Córdoba exige, a través de un comunicado, una revisión urgente de las cuantías que reciben los empleados de la Junta de Andalucía por pernoctar fuera de su residencia habitual por razón de trabajo y que no se actualiza desde 2006. Esta situación atañe al conjunto de los empleados de la Administración General de la Junta de Andalucía (AGJA) en Córdoba, aunque con una especial incidencia en el colectivo de conductores, y que en la provincia de Córdoba son en torno a 3.000 personas.

El responsable del Sector de Administración General de la Junta de Andalucía (AGJA) de CSIF Córdoba, Miguel Ángel Limonchi, lamenta el deterioro de las condiciones laborales que padecen los empleados públicos quienes, al no poder hacer frente al pago de los servicios de alojamiento fuera de sus hogares por razón de trabajo, se ven obligados a  "pagarlos de su bolsillo o aceptar alojarse a 50 kilómetros o más del lugar donde deben llevar a cabo su servicio, e incluso, aceptar pernoctar en habitaciones compartidas". El representante sindical califica de "obsoleta y escasa" la cuantía económica de la que disponen los empleados públicos para hacer frente a los gastos por pernoctación, por lo que insta al Gobierno andaluz a tomar medidas que corrijan esta situación de forma inmediata.

Normativa vigente

La normativa vigente que establece las cuantías en concepto de indemnización por razón de servicio está recogida en la Orden de 11 de julio de 2006 y publicada en BOJA nº 143, de 26 de julio de 2006 ( es decir de hace ya 16 años). El sindicato critica la dejadez por parte de la Administración por no haber actualizado esta directriz en años y no ser consciente del encarecimiento de los costes de vida producidos durante todo ese tiempo. Por este motivo, para la central sindical es una cuestión urgente la revisión de las cuantías económicas y que el personal afectado pueda así hacer frente a los gastos que genere fuera de su residencia habitual por motivos laborales. 

Para poder ajustarse al importe establecido en la mencionada orden, algunos empleados públicos, sobre todo los conductores de altos cargos, se ven en la obligación de volver de madrugada a su localidad y/o provincia y regresar a las pocas horas para recoger de nuevo al alto cargo. Esto duplica las horas que el empleado tiene que estar al volante, alarga su jornada laboral y, por supuesto, impide tener las horas de descanso adecuadas para prestar el servicio, lo que no solo pone en riesgo su vida al volante sino de las personas que lleva a su cargo en el vehículo así como al resto de los conductores. 

El responsable sindical explica que la Administración, a través del Acuerdo Marco firmado, hace las reservas a través de las agencias de viajes adjudicatarias de la licitación. En este sentido, a las dificultades mencionadas anteriormente se unen las generadas cuando los empleados son requeridos para hacer un determinado servicio cuando la agencia en cuestión está cerrada, al tener un horario comercial. "Este es un caso -según explica Limonchi- que se repite entre el colectivo de conductores debido a los cambios de agenda de última hora de la persona para la que prestan su servicio". 

CSIF critica que la Administración en lugar de proceder a actualizar las cantidades para cubrir estos costes y poner en marcha mecanismos más eficientes para realizar estas gestiones, haya optado por un "mecanismo de compensación" para cubrir los gastos ofertados a través de las agencias de viajes cuando los importes superan la cuantía establecida en la orden de 2006.

Dicho mecanismo, según explica Limonchi, consiste en "cobrarles estos sobrecostes a los trabajadores afectados a costa de dichas indemnizaciones a que tienen derecho en concepto de manutención o gastos de desplazamiento en vehículo propio o urbano, olvidando que estas indemnizaciones se generan por otros conceptos diferentes". En este sentido, "desde CSIF lamentamos que en ocasiones los empleados públicos se ven obligados a elegir entre dormir o comer".  

La central sindical reclama una "solución urgente" para frenar esta situación que genera un gran malestar entre los trabajadores e insiste en que, al menos, al colectivo de conductores de altos cargos, no sujetos a tener una previsión en sus desplazamientos al estar condicionados por las imprevisibilidad en la agenda del alto cargo, se le deje de aplicar el Acuerdo Marco y se le ofrezcan condiciones similares a estos últimos para los que prestan su servicios y que al resto de trabajadores cuyos desplazamientos si están previstos, se les aloje en condiciones dignas y no tengan que renunciar a comer.

Comentarios