martes 19.01.2021

REFORMA DE LAS INSTALACIONES DE CAMPO MADRE DE DIOS

El Gobierno descubre que el suelo de la Comisaría de la Fuensanta no le pertenece

Más de la mitad de la parcela es propiedad de una mutua policial, lo que condiciona el proyecto de reforma de la Comisaría de Campo Madre de Dios. El Estado busca ahora alternativas y la participación del Ayuntamiento

La Comisaría de Campo Madre de Dios.
La Comisaría de Campo Madre de Dios.
El Gobierno descubre que el suelo de la Comisaría de la Fuensanta no le pertenece

El secretario de Estado de Seguridad, el cordobés José Antonio Nieto, se ha encontrado con un desagradable problema a pocos días de tomar posesión del cargo. El suelo sobre el que se asienta la Comisaría de Campo Madre de Dios no pertenece en su totalidad al Estado, ni siquiera la mitad, ya que sólo posee el 45% de los terrenos. El resto es propiedad de la Mutualidad de Prevención Social de la Policía (Mupol), una entidad que complementa las prestaciones de seguridad social de los agentes y familiares de la Policía Nacional. Mupol posee los terrenos desde los años 50, poco antes de que se construyera la Comisaría de Campo Madre de Dios, pero el Gobierno central se ha dado cuenta ahora, 60 años después.

El Ministerio de Interior, propietario del eficio en sí, se encuentra ahora en una situación compleja, ya que en estas condiciones no es posible acometer la reforma de la Comisaría ubicada en el barrio de la Fuensanta, que implica el derribo de la actual y la construcción de una totalmente nueva. El Estado no puede edificar sobre unos terrenos de los que no es titular, tal como contemplaba el proyecto inicial. Y esta reforma era una de las grandes inversiones del Gobierno en Córdoba, largamente prometida.

La parcela sobre la que se asienta actualmente la Comisaría tiene una superficie de 3.613 metros cuadrados, de los que el Estado es dueño de 1.630 metros (el 45 por ciento mencionado). Los otros 1.983 metros (55 por ciento) son de Mupol desde los años 50, según ha informado Nieto; se los cedió en aquel entonces el Ayuntamiento de Córdoba para la construcción de viviendas para sus asociados. Jamás se construyeron aquellos hogares y, no se sabe muy bien cómo, en los años 50 se construyó la Comisaría en aquellos terrenos a pesar de la propiedad compartida. Aunque han pasado ya seis décadas y el proyecto de reforma del edificio de Campo Madre de Dios ya lleva años sobre la mesa, sólo ahora "hemos visto el problema", ha expresado Nieto.

El responsable de la Seguridad en España, así como de la construcción de la nueva comisaría, ha viajado a Córdoba para tratar de buscar una solución factible al problema y que no implique demasiadas demoras, ya que "esta infraestructura es necesaria y el estado actual -del edificio de Campo Madre de Dios- nos obliga a hacerlo lo antes posible". Algunas de esas soluciones pasan por que el Ayuntamiento le saque las castañas de fuego, participando de algún modo en un proceso en el que hasta ahora no tenía mucho que ver.

Según ha explicado Nieto, la opción de negociar con Mupol parece poco fiable. "Es posible negociar, pero pueden pedir algo a cambio" y "eso nos obligaría a un retraso". Es decir, el Ministerio de Interior quiere los actuales terrenos de la mutua si se los cede gratis, pero no parece predispuesto a ofrecer una compensación. Aunque Nieto no descarta la negociación, ha puesto sobre la mesa otras alternativas que considera más ágiles.

Un edificio más alto

Una de ellas sería suplir en altura lo que se pierde en superficie: sólo se edificaría sobre los terrenos propiedad del Estado, pero con más plantas de lo que ahora hay previsto. Eso supondría una revisión no sólo del proyecto de obra, sino posiblemente también del PGOU (y aquí intervienen la Gerencia de Urbanismo y el Ayuntamiento), unos trámites que suelen ser lentos y podrían retrasar el proyecto más incluso que una negociación con la mutua. Pero Nieto asegura que los cambios en el PGOU podrían ser más rápidos de lo habitual "si hay acuerdo y puesto que no hay ánimo de lucro ni enriquecimiento injusto".

Otra opción sería cambiar de ubicación la nueva comisaría, pero tendría que ser en la misma zona. Eso obligaría a una "cesión de suelo" por parte del Ayuntamiento, aunque Nieto no aclaró si se compensaría de algún modo al Consistorio por tener que ceder unos terrenos municipales para un proyecto que no es suyo, por más que de él se beneficie toda la ciudad. Y también está por ver si el Consistorio dispone de terrenos en los alrededores de la actual Comisaría de Campo Madre de Dios. En cualquier caso, Nieto se ha reunido ya con la alcaldesa, Isabel Ambrosio (PSOE), que "ha mostrado voluntad" de colaborar en la solución del problema. El secretario de Estado de Seguridad también se ha reunido ya con los sindicatos policiales para informarles de la nueva situación.

En resumen, de las tres alternativas barajadas por Nieto (negociación con Mupol, modificación del PGOU o cesión de terrenos municipales), dos implican al Ayuntamiento de Córdoba.

Según ha relatado Nieto, cuando se conoció el problema con los terrenos en el Ministerio "en lugar de esperar, hemos tomado la iniciativa para buscar soluciones" ya que "no es posible una solución rápida". Nieto quiere que en los Presupuestos Generales del Estado para 2017 se incluyan ya partidas para la construcción de la nueva comisaría, pero para eso necesita antes saber cuál es la mejor alternativa.