domingo 22.05.2022

CAMINO MOZÁRABE

De California a Santiago (por Córdoba)

Once americanas que practican el yoga han hecho este año la ruta entre Málaga y Córdoba y se han quedado tan prendadas de la experiencia que el 2018 rematarán el tramo entre Córdoba y Salamanca y en 2019 lo culminarán en Galicia

LLegada camino
Llegada de las peregrinas al Puente Romano de Córdoba bajo una intensa lluvia
De California a Santiago (por Córdoba)

Después de una dura semana de marcha por los campos de Málaga y Córdoba, once mujeres, todas ellas entre los 60 y los 70 años de edad y en su mayoría procedentes de San Francisco (California), han culminado esta primera parte del Camino Mozárabe de Santiago con su llegada "triunfal" por el Puente Romano y el Arco de Triunfo de la capital califal a eso de las 13.30 horas de hoy. Pero realmente ha tenido su punto y final en la Iglesia de Santiago, a las 18.00 horas, donde todas ellas, así como sus dos guías, recibieron la bendición del párroco, Domingo Moreno Ramírez, y también los sellos acreditativos del peregrinaje de parte de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago.

Pero ¿cuál es el origen de esta iniciativa?. Según ha explicado a este periódico Pablo Navazo, que ha actuado a modo de traductor, profesor de botánica y coordinador de esta idea, el origen de todo es la amistad entre un compañero suyo de Málaga y una profesora norteamericana de yoga que tenía intención de realizar el Camino de Santiago. "Mi amigo le advirtió de que el Norte de España estaba ya supersaturado de peregrinos y que, a cambio, le planteaba la posibilidad de hacer algo realmente bonito, auténtico y que lo sintiera como algo propio haciendo el camino del Sur".

Camino yoga

Y si el Camino de Santiago es la fachada, de trasfondo estaba la búsqueda espiritual del yo interior, un contacto directo con la naturaleza y la tolerancia religiosa que esta buena mujer quería compartir tanto con alumnas suyas de yoga como con algunas amigas suyas. Y, a pesar de que ninguna de ellas cuenta con contacto alguno en este país, las once acudieron a España para experimentar el mundo rural de la Campiña malagueña y cordobesa; y la experiencia, a tenor del resultado, ha sido todo un éxito.

"Son mujeres de entre 60 y 70 años de yoga, que tienen el cuerpo acostumbrado a caminar, porque a decir verdad, ha sido duro", explica Pablo Navazo. "Es un desafío físico importante y no todo el mundo está preparado para hacerlo". En total, han sido unos 160 kilómetros a pie cubiertos en una semana, "y ya están hablando de hacer el año próximo el tramo entre Córdoba y Salamanca, y el siguiente, en 2019, de Salamanca a Santiago de Compostela, en Galicia".

Perros, despistes y nativos mosqueados

La experiencia ha estado salpicada de anécdotas. Hay que tener en cuenta que estas duras féminas apenas hablan castellano y se han topado con una imagen de España muy lejana a la que tenían en mente. Además, el Camino Mozárabe, salvo en Málaga, "donde la Administración ha visto el potencial turístico que tiene", está mal señalizado y poco cuidado. Hay que pasar por medio de fincas cuyos dueños en más de una ocasión, realmente mosqueado por la presencia de unas sexagenarias yanquis que cruzaban por sus tierras, han pedido explicaciones mientras ellas sonreían ante lo que creían eran palabras de bienvenida. Y si no eran personas, eran perros que cuidaban las tierras y que han dado más de un susto al pasar alguna que otra valla.

"Ellas son muy peculiares y graciosas -asegura Pablo Navazo-; yo estoy acostumbrados de tratar con turistas y no muchos son capaces de llevar bien este tipo de ruta, en las que se dan caminatas sin agua ni comida y que cuando llegas a un pueblo tienes que adaptarte rápidamente a lo que hay, porque suelen estar acostumbrados a un determinado tipo de lujo". En el caso de estas californianas, ha ocurrido todo lo contrario. Prácticamente se han sentido como en casa comiendo ensaladilla rusa y daditos de pollo en Cuevas Bajas o charlando con miembros de las asociaciones de cazadores a lo largo del camino.

Camino

Pero no todo ha sido tan agradable. El carácter espiritual del proyecto hacía que en ocasiones cada uno de los miembros de esta peculiar expedición caminara en solitario para sentir más a fondo el contacto con la naturaleza. Así, en ocasiones, se empezaba una etapa en un pueblo y se salía de uno en uno con un intervalo de cinco o 10 minutos entre unos y otros. "Claro, si no estás muy atento a las señales, porque la verdad es que el Camino no está bien señalado, te acabas perdiendo", explica el guía. Y eso es lo que ocurrió con algunas de estas mujeres. "No ha sido tampoco una tragedia, pero ha ocurrido que algunas de ellas se ha pasado vagabundeando perdidas durante una hora o más hasta que las encontrábamos".

El papel de Pablo Navazo en todo esto ha sido el de traductor, coordinador y profesor de botánica. "Hemos estudiado mucho la flora y la fauna endémica de aquí y hemos elaborado un cuaderno de botánica donde tenían que ir a encontrar especies como el algarrobo, las higueras, el diente de león, la mejorana, la retama". También han hecho paradas didácticas en el camino para conocer por ejemplo la quesería de Los Balanchares en Zuheros.

Camino 2

El Camino Mozárabe de Santiago tiene dos inicios: Uno en Granada y el otro en Málaga, pero ambos confluyen en Córdoba, que es punto neurálgico y principal de esta ruta. Desde la ciudad de los califas parte luego la ruta hasta Mérida, donde se convierte en el Camino de la Plata que llega a Salamanca. Según Pablo Navazo es una pena que apenas se le dé importancia en la provincia a una ruta que tiene mucho potencial, ya que las propias agencias de gestión del Camino de Santiago en el Norte comprobando su saturación están empezando a trasladar a gente hasta el Sur.

"Es cuestión de tiempo que esto se nos empiece a llenar de peregrinos, y si en Málaga han estado listos y se han preparado para cuando ocurra, en Córdoba todavía no se ha dado el paso y habría que empezar a trabajar en ello".

El ejemplo de estas valientes mujeres, que funcionan con el boca a boca en materia turística, puede ser el inicio de un filón turístico más muy beneficioso para la provincia.