domingo 16.05.2021

ESTADO DE LA CIUDAD

Ambrosio insiste en una gestión pública de la Mezquita compatible con el culto católico

La regidora participa en los Desayunos del Grupo Joly y el Grupo Santander en la que insiste en que algo público no tiene por qué significar patrimonio del Ayuntamiento

Alcaldesa Desayuno Yoli 2
Isabel Ambrosio, antes de entrar al Desayuno del Grupo Yoli y Grupo Santander
Ambrosio insiste en una gestión pública de la Mezquita compatible con el culto católico

La alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, ha pedido hoy una reflexión sobre los límites de la crítica política en su intervención en los Desayunos del Grupo Joly y el Grupo Santander, en los que expuso algunas ideas sobre la ciudad.

Ambrosio concluyó su intervención como la inicio, hablando de las posibilidades y de las oportunidades de Córdoba. “Yo creo en Córdoba y creo en el diálogo como herramienta para el avance social”, dijo y añadió que “os responsables públicos no podemos frustrar esa ansia de mejora que tienen nuestros conciudadanos”.

En su discurso, la regidora recordó que con su voto, los cordobeses pidieron un cambio, pero no de un partido por otro, sino de “obligar a todos a hacer política desde el diálogo y la cooperación”. En este sentido recalcó que “quienes no quisieron hacer esa lectura del resultado de las elecciones, que para mí es elemental, se han ido progresivamente arrinconando en el tablero político de la ciudad”.

“El conflicto a veces es inevitable”, reconoció, pero “hacer que esos conflictos no deriven en una parálisis de la ciudad, evitar que generen una imagen distorsionada de la misma, es una obligación de todos”, señaló y reconoció que “a veces no hemos acertado” pero también que “algunos han visto una oportunidad para sacar tajada política y han olvidado que el compromiso con la ciudad de Córdoba, con su imagen y con su futuro, es algo exigible a todos y no sólo al Gobierno”.

Sobre esta cuestión, Ambrosio admitió que le ha dolido que en algunos momentos se haya proyectado una imagen de Córdoba “como una ciudad en manos de radicales, una especie de territorio inhóspito” por lo que “esa imagen, por lo demás irreal, podría suponer de lastre para nuestra ciudad”.

Para evitar ese daño, dijo, tomó dos decisiones:  Enmendar los errores, como hizo con las polémicas mociones sobre el yihadismo o los toros y poner toda la carne en el asador para ensanchar la base de la acción del gobierno municipal y “me comprometí a hacer todos los esfuerzos para lograr el más amplio consenso posible en la aprobación de los Presupuestos de la ciudad de Córdoba”.

“Hemos demostrado que se puede dialogar y que ese diálogo puede ser fructífero. Y hemos logrado, con hechos, demostrar que esta ciudad está dirigida por un equipo de gobierno capaz de acordar, en beneficio de Córdoba, con fuerzas tan dispares entre sí como Ganemos y Ciudadanos”, apuntó.

Patrimonio

Y con “tranquilidad, pero sin pausas estamos afrontando un proceso participativo con los sectores económicos y sociales de Córdoba, para establecer un modelo de ciudad habitable y atractivo. Habitable para vivir y atractivo para invertir”.

Según la alcaldesa “nuestra ciudad posee una enorme potencialidad” y recordó que “somos herederos de una impresionante historia” que nos ha legado “un patrimonio monumental no menos impresionante, en la primera línea de todo el planeta”.

Así, se refirió a la decisión del Consejo de Patrimonio Español de designar por aclamación a Medina Azahara como única candidata española para ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2018, “lo que colocaría a nuestra ciudad en una posición envidiable en el concierto internacional, nada menos que con cuatro declaraciones individuales de  patrimonio mundial y dos compartidas”.

 Para sacar el máximo provecho a este atractivo “debemos ser innovadores, creativos, ambiciosos”, dijo y anunció que en esa línea se enmarca la bienal que van a organizar sobre la Economía del Patrimonio, y a la que va a estar convocado, además de las ciudades con las que tenemos relaciones históricas -en América y en Europa- el sector empresarial el de la cultura, el patrimonial, así como la industria del ocio y del turismo.

“Tenemos que superar esa idea pasiva del patrimonio como un elemento subvencionado y abordarlo como un activo económico de primer orden que puede y debe ser una fuente de riqueza y empleo”, subrayó.

Mezquita

Entre esos activos patrimoniales se encuentra, sin duda, nuestra Mezquita-Catedral. ”Convertirla únicamente en una fuente de polémicas y discusiones, emplearla como arma arrojadiza en las refriegas políticas supone, sin duda, una pérdida de perspectiva que, más allá de las imaginarias fronteras de nuestra ciudad, no se alcanza a entender”.

“Esto que les digo no es incompatible con nuestra reivindicación, que creo responde al sentir muy mayoritario de nuestros vecinos, de la titularidad pública de ese espacio patrimonial. Algo a lo que nos comprometimos en los acuerdos para formar Gobierno y que seguimos manteniendo. Pública, no quiere decir municipal y no debemos equivocar el camino si no queremos hacer un flaco favor a quienes piensan que la Mezquita debe ser de todas y todos los cordobeses”, aclaró.

Una reivindicación que tampoco es incompatible, sino todo lo contrario, con el respeto al culto católico, según la alcadesa que pidió que estas distintas perspectivas, “que insisto no deben ser incompatibles”, no nos lleven a empañar la gestión de un monumento sin igual.

Turismo

El turismo es una de las grandes fortalezas de Córdoba. Para Ambrosio, el turismo de congresos debe ir acompañado de la dotación de una infraestructura pública adecuada al fin, el Palacio de Congresos, que “no puede esperar más” y de una actualización de la oferta hotelera, debiendo aspirar, desde ya, a la captación regular de Congresos de tamaño medio.

La oferta turística cordobesa debe ir relacionada con otras “fuerzas complementarias” como el medio ambiente, la salud –donde se sitúa la apuesta por el eje investigación-salud-desarrollo, que conviertan a Córdoba en un destino atractivo para campos como la biomedicina o la biotecnología -, el conocimiento y la innovación.

En lo que se refiere a innovación, la alcaldesa se refirió a Rabanales 21, sobre el que dijo que están realizando “el mayor esfuerzo” para resolver los problemas, sobre todo financieros, que aún lastran al parque tecnológico que, en su opinión, debe nuclear “un potente polo centrado en la innovación y la investigación, donde tengan su hábitat natural empresas relacionadas con los procesos de innovación”.

“Todo este conjunto de vectores de desarrollo está destinado a favorecer las condiciones para la implantación de las empresas que creen empleo digno y retengan el talento en nuestra ciudad”, comentó e insistió en que su objetivo es situar a Córdoba en la estela de las ciudades de Europa que más apuestan por la innovación, proceso que debe extenderse también a los servicios públicos municipales.

“Como alcaldesa, pretendo que el Ayuntamiento se constituya en un agente dinamizador de nuestra economía, mejorando nuestras perspectivas como ciudad industrial” sin olvidar otros sectores consolidados como la joyería, que “debe constituirse en sector referente en el comercio de nuestra ciudad y en la promoción del turismo de compras, apostando por la formación de los fabricantes, la promoción del producto y su exportación. En esta tarea, el acercamiento del Parque Joyero a nuestra ciudad puede resultar vital”.

Logística

La envolvente de todas estas iniciativas estratégicas pasa por obtener el máximo aprovechamiento de las potencialidades logísticas, en concreto, por la apuesta por el centro de transportes intermodal de El Higuerón y el aeropuerto.

Sobre el primero, afirmó que es “vital” que se conecten las infraestructuras que se han generado en la zona, esto es, parque logístico, estación de mercancías, aeropuerto, recinto ferial y conexión de la carretera de Palma con la del aeropuerto. Asimismo, “debemos estudiar la creación de una zona franca por el estímulo para la exportación que ello supondría, con el consecuente impacto en el empleo y en la internacionalización de las empresas cordobesas”.

En este sentido, mostró su satisfacción por que la iniciativa para fortalecer el aeropuerto como terminal de mercancías haya sido bien acogida por el conjunto de operadores, incluida AENA. “No deja de llamarme la atención que a algunos sólo se les haya oído decir que no se opondrán y que en todo caso no es la panacea. Sin duda no lo es: se trata, ni más ni menos, de una oportunidad importante para la economía de nuestra ciudad, que merece algo más que una actitud pasiva y descreída”.

Colaboración institucional

Todos estos proyectos requieren, inevitablemente, de la colaboración con el resto de administraciones. En este capítulo de la colaboración institucional, afirmó no poder entender ciertas ausencias, en concreto, la del Gobierno central, en la reciente reunión que celebraron Ayuntamiento, Diputación y Junta para resolver el déficit de explotación del Cercanías.

En todo caso, anunció que el pasado viernes ya solicitó una reunión con la ministra de Fomento, para que junto a la Diputación y Junta de Andalucía, “nos sentemos en una mesa y nos pongamos a trabajar sin perder un minuto”, aunque dada la interinidad del actual Gobierno, Ambrosio expresé su esperanza de que el nuevo Gobierno, lo presida quien lo presida, “muestre hacia Córdoba la sensibilidad que Córdoba merece y que hasta ahora, siento decirlo, Córdoba no ha tenido”.

Sobre este punto de colaboración institucional, calificó de “altamente positivo el proceso de colaboración con ayuntamientos de otras capitales como Sevilla, Málaga o Granada. “Que alcaldes de cuatro capitales andaluzas, de distinto color político, se presten a colaborar conjuntamente es un buen mensaje para los agentes económicos y para el conjunto de la sociedad”.

Además, recalcó que se propone profundizar en los criterios de diálogo y utilidad pública de la política. Para ello, “me propongo iniciar una segunda fase del proceso participativo actualmente en marcha para la elaboración de un plan de desarrollo local. Un proceso que culmine en la convocatoria de un gran evento ciudadano denominado “construyendo la Córdoba del siglo XXI”, que nos ayude a definir con toda la ciudadanía cordobesa el modelo de ciudad que queremos”.

Un proceso y un encuentro al que se va a convocar también a expertos en diversas materias de dentro y de fuera de la ciudad. “Todas las perspectivas son necesarias y estoy segura de que muchas personas, profesionales, técnicos, especialistas, van a querer aportar su grano de arena a una ciudad tan singular como es Córdoba”.

Para ello, “me propongo igualmente que el Ayuntamiento impulse un gran debate en red a través de Internet para que cualquier ciudadano o colectivo pueda compartir con otros sus iniciativas, se discutan sobre ellas y alcancemos, ése es el objetivo, un gran acuerdo social que contribuya al progreso de nuestra ciudad”.