viernes 07.05.2021

ESTE AÑO SE CELEBRA EL 30 ANIVERSARIO DE LA CATÁSTROFE DE CHERNÓBIL

36 niños bielorrusos pasarán el verano en Córdoba

Coincidiendo con el 30 aniversario de la catástrofe de Chernóbil se celebra la VI Semana de Acción Europea por un futuro sin Chernóbil ni Fukushima

Presentación acogida niños bielorrusos
Los representantes de las organizaciones de acogida de niños bielorrusos
36 niños bielorrusos pasarán el verano en Córdoba

Un total de 36 niños bielorrusos pasarán el verano con familias cordobesas por 16º año consecutivo gracias a la asociación Anida, pionera en España en la acogida de menores afectados por la radiación derivada de la catástrofe de la central nuclear de Chernóbil.

El presidente de Anida, Mariano Pérez de la Concha, recordó que siguen siendo necesarias familias dispuestas a acoger niños, ya que 30 años después de la catástrofe la radiación sigue afectando a la población que vive en la zona afectada, unos dos millones de personas "que viven en condiciones de pobreza, sueldos bajos, mucho paro, falta de recursos económicos y alimentarios y de una falta de atención médica bastante importante”, apuntó el delegado de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Córdoba, Rafael Del Castillo.

La medico Helena Blatun, que ha trabajado en la zona, explicó que 30 años después del desastre el cáncer de tiroides sigue teniendo una prevalecía alta, cuando antes de ese fatídico 26 de abril era prácticamente inexistente. Aunque el cáncer afecta sobre todo a personas mayores, también son muchos los niños que lo sufren y aún cuando lo superan tienen una probabilidad alta de volver a padecerlo.

Blatun remarcó la importancia de sacar a los niños de las zonas contaminadas para reducir los niveles de radiación en sus cuerpos y recordó que “la radiación no tiene fronteras y sólo con el esfuerzo conjunto de todos los gobiernos podremos superar el problema de la radiación”.

Los pequeños muestran señales de mejoría inmediatas. “No sólo cogen peso sino que niños que vinieron con un 90% de radiación después de 10 años viniendo a España están con un 20%”, comentó Pérez de la Concha.

Semana de Acción Europea

Coincidiendo con el aniversario del accidente de la central nuclear de Chernovil, y por sexto año consecutivo, la Federación Española de Acción Social con la Infancia Bielorrusa (FEDASIB) celebra del 13 al 20 de abril la Semana de Acción Europea por un futuro sin Chernóbil ni Fukushima.

El presidente de FEDASIB, José Antonio Domínguez, explicó que esta actividad se enmarca en las acciones que promovidas por la Plataforma Internacional por Chernóbil se están llevando a cabo en 26 países europeos, Japón y Australia coincidiendo con el 30 aniversario de la catástrofe de Chernóbil.

La Semana de Acción no sólo busca que no se olvide lo ocurrido en Chernóbil, sino que “aprendamos de nuestros errores” y rendir un homenaje a todas aquellas personas que poniendo en riesgo su vida intervinieron para aminorar las consecuencias de la catástrofe.

El programa incluye actividades en Córdoba, Sevilla, Lorca, Murcia y San Sebastián, donde el 23 de abril se hará un encendido de velas en conmemoración de las víctimas como cierre de una semana en la que varias personas que vivieron la catástrofe contarán sus experiencias y las consecuencias de la misma sobre la población.

Premio Princesa de Asturias

Por otra parte, Domínguez anunció la decisión de FEDASIB de presentar el próximo día 26 la candidatura de “los héroes de Chernóbil” al premio Princesa de Asturias de la Concordia, para lo que pidió el apoyo de las instituciones cordobesas.

Se calcula que fueron más de 300.000 personas las que dieron su vida por actuar en la catástrofe más la participación de cerca de 600.000 “liquidadores” entre personal militar, sanitario y de bomberos.

“Creemos que después de 30 años ya es hora de que el mérito de todas personas, de todo lo que estas personas sacrificaron tenga un reconocimiento por parte del pueblo de España” dijo el presidente de FESASIB quien se mostró orgulloso de la solidaridad del pueblo español que “nos ha llevado a ser el cuarto país del mundo en acogida de menores bielorrusos”.