domingo 18.04.2021
Cordoba Hoy

COMERCIO DE CERCANÍAS

Jaque, el arte de fidelizar a la clientela con un toque cercano y muy personal

Este comercio de calle lleva 25 años afincado en Santa Rosa y La Viñuela y algunos de sus clientes los han visto nacer y casarse
Rafael Ballestero Blanco, gerente de las tiendas Jaque
Rafael Ballestero Blanco, gerente de las tiendas Jaque
Jaque, el arte de fidelizar a la clientela con un toque cercano y muy personal

Rafael Ballestero Blanco, gerente de las tiendas Jaque, es plenamente consciente del papel de los comercios de calle hacia su clientela: "Ofrecemos cercanía, en su más amplio sentido de la palabra", y eso incluye un acompañamiento de años, hasta el punto de que a algunos de ellos y ellas "los hemos visto crecer con nosotros".

Para conseguirlo, hay que fundirse literalmente con el barrio. Rafael es, de hecho, vecino de Santa Rosa, donde tiene una de sus tiendas. "Vivo en Los Chopos, así que soy uno más de la vecindad", señala.

Rafael Ballestero Blanco, gerente de las tiendas Jaque

Se trata de la tienda de Almogávares. "Hace 25 años que nos instalamos en Santa Rosa y empezó mi padre con el negocio de representaciones de textil-hogar y ahí que nos metimos el resto de la familia". El salto a las tiendas vino muy poco después. "Llegamos a tener una docena, pero tuvimos que reajustarnos un poco con las crisis anteriores, que ésta sanitaria no ha sido la única", y ese ámbito familiar del negocio se traslada a plantilla, algunos de los cuales "llevan con nosotros 24 años".

En la actualidad trabajan en Jaque unas 15 personas, en alguna de las cinco tiendas que tiene, dos de ellas fuera de Córdoba (Puertollano y Linares), y están todos "al pie del cañón", salvo una que está de baja, pero no por el virus, sino por maternidad, "lo que no deja de ser juna alegría".

Rafael Ballestero Blanco, gerente de las tiendas Jaque 13.21.25

Ese carácter familiar y de ser uno más en el barrio es lo que les permite esa auténtica cercanía con el cliente que no se consigue en las grandes cadenas y superficies de renombre. "Ahora mismo lo fundamental es el tema de la seguridad ante la pandemia, que es lo que más nos afecta ahora mismo, porque se sabe perfectamente que desde el pequeño comercio, al final de cuentas, estamos muy pendientes de nuestra clientela, porque son uno más de nosotros".

Y si siempre los han mimado, ahora corresponde un plus de atención ante el riesgo que se vive, pero la pandemia no es la excusa para ello. "Lo llevamos haciendo desde siempre, con una atención directa, preguntando por su salud, por la familia y por los amigos, por el trabajo y la vida en general; nos preocupamos de ellos y ellos de nosotros".

Rafael Ballestero Blanco, gerente de las tiendas Jaque copy

Lo dicho, en algunos casos "los padres y madres han venido a comprar para el bautio de sus hijos, a los que también han venido para regalar por sus bodas". Toda una vida, que se dice pronto. Es más, "tenemos mujeres que van formando la dote de sus hijas poco a poco hasta conformar un dote excepcional". Lo dice sonriendo con los ojos a través de la máscara y demostrando que su oficio le llena por eso mismo.

Es lo que tienen las tiendas de cercanías: Apoyo mutuo entre clientela y negocio; un plus de confianza, porque los primeros se dejan aconsejar y los segundos se dejan guiar por sus gustos, y eso permite alcanzar un nivel de fidelización elevado por ambas partes. ¿Qué más? El 'ya me lo pagarás', '¿te lo apunto?', 'no te preocupes, cuando puedas, pagas' o el fraccionamiento del cobro es otro elemento muy a tener en cuenta.

Rafael Ballestero Blanco, gerente de las tiendas Jaque copy

"Lo que ofrecemos gusta y si vienen los clientes es porque quieren y necesitan lo que les ofrecemos", señala, para añadir que "tenemos una capacidad de adaptación mucho más ágil que las grandes cadenas a cualquier tipo de cliente, al que les enseñamos catálogos, les ayudamos a elegir, les asesoramos incluso en sus casas y si no les termina de agradar el resultado lo pueden cambiar sin ningun problema".

Todo eso a escasos metros de casa, dando un paseo y permitirendo hacer del barrio de cada uno algo vivo.

Comentarios