viernes 12.08.2022
Cordoba Hoy

LOURDES MARTÍNEZ BEDMAR. PRESIDENTA DEL CONSEJO DE DISTRITO CENTRO

"El Casco Histórico está medio muerto, pero si hubiera voluntad política podría resucitarse"

Lourdes Martínez Bedmar posa para Córdoba Hoy
Lourdes Martínez Bedmar posa para Córdoba Hoy
"El Casco Histórico está medio muerto, pero si hubiera voluntad política podría resucitarse"

Lourdes Martínez Bedmar, actual presidenta del Consejo de Distrito Centro, nació en el Principado de Andorra hace 61 años y se vino a vivir a Córdoba en 1970. Desde entonces, cursó en el colegio de San Rafael, estudió Enfermería, estuvo en el Conservatorio haciendo Danza Clásica con Luis del Río y canto y aprendió solfeo con Luis Bedmar Encinas, que es su tío carnal. Con el tiempo, hizo varios cursos en la Cruz Roja y trabajó en el Hospital Provincial, "el lugar donde más a gusto he estado trabajando, en la planta séptima, con personas con deficiencia mental". Y es que, a pesar de ser "un trabajo, muy, muy, muy duro y ver lo que se veía" (hoy existen muchos medios pero entonces no era lo mismo", y "haber sufrido alguna que otra agresión", la experiencia le acabó marcando para bien.

Su familia es de la Alpujarra granadina, y su tío Luis se vino a estudiar a Córdoba. Eso implicó que la familia de mi madre se desplazaran en bloque a la capital cordobesa; "en esa época cuando un hijo estaba estudiando fuera normalmente los padres se iban a donde estaba el hijo", ha explicado. A eso se unió que hubo unas riadas en el pueblo de Baza, donde vivían sus padres, que se lo llevó todo, desde los animales a la tienda, por lo que tuvieron que empezar de nuevo la vida en Córdoba.

De su estancia en Andorra no ha hablado mucho. "Era un país muy diferente a lo que es hoy en día; era muy cerrado, lleno de andaluces y extremeños, porque fueron quienes lo hicieron, y la verdad es que las nieves del invierno eran muy duras con 15 grados bajo cero y mi madre, pese a ser de la Alpujarra, no estaba acostumbrada a ese tipo de nevadas exageradas, mi abuela se puso pachucha y mi madre vio la oportunidad de regresar a la tierra". Por lo que puede decir alto y claro que "soy cordobesa de adopción".

Lourdes Martínez Bedmar posa para Córdoba Hoy
Lourdes Martínez Bedmar posa para Córdoba Hoy

¿Cómo fue su entrada en materia de participación ciudadana?

Empecé por un problema contenedores. Teníamos en el barrio un serio problema con los contenedores. La imagen que caba a los turistas, lleno de basura, malolientes, sin limpiar en pleno Casco, donde el turismo no paraba de pasar. Los propios turistas se preguntaban cómo lo podíamos aguantar quienes vivíamos aquí y los comentarios no eran nada agradables.

Yo estaba muy enfadada porque los habían puesto justo cerca del negocio familiar que hoy regento yo y el olor era apestoso. Empezaron a aparecer eso bichos de cuatro patas y cola larga y la imagen era asquerosa. Por entonces pude hablar con el Ayuntamiento para que me explicaran cómo podíamos hacer para que retiraran los contenedores. Me respondieron que la mejor manera era a través del Consejo de Distrito, del que no sabía ni lo que era eso. Rafael Soto era por entonces su presidente y me explicó los pasos que debía dar, los escritos que tenía que hacer y dónde dirigirlos. A los dos o tres días me vuelve a llamar para preguntarme si estaba yo interesada en crear una asociación, porque en nuestra zona no había. Le respondía que estaba La Axerquía y su respuesta fue que la cosa se regía por parroquia y en la nuestra no había.

No me lo pensé mucho. Si se trataba de luchar por el barrio por qué no, siendo como soy peleona y luchadora. Me dijo que buscara a dos personas más, tesorero y secretario, y los vecinos estaban encantados porque más de uno había vivido en sus carnes lo que era el movimiento vecinal y ahí arranqué.

En La Medina, ¿cierto?

En La Medina de córdoba. Rafael me preguntó qué nombre le iba a poner. Estuve mirando un poco y comprobé que nuestra zona coincidía con la antigua medina cordobesa, lo que era el centro neurálgico de la época musulmana y que mejor nombre, entonces. Así se llama.

"He pasado de no saber ni que existía el Consejo de Distrito a presidirlo; después del verano, en septiembre, pediré el respaldo de las asociaciones para terminar el mandato"

¿De qué año estamos hablando?

No hace mucho. En 2015. La asociación es jovencita.

Es decir que usted ha pasado de no saber qué era el Consejo de Distrito a presidirlo.

¡Vaya! ¡Una sorpresa! (se ríe).

¿Cómo ha sido el proceso?

Es una responsabilidad enorme.Como asociación vecinal nos movemos muy bien, porque en nuestra asociación tenemos de todo, abogados, arquitectos, peritos, médicos... Me he ido rodeando de personas que cada vez que he necesitado informarme ellos me han asesorado. Por eso ha sido relativamente fácil moverme a nivel de asociación vecinal. Pero yo no sabía lo que se manejaba en un consejo de distrito. A los seis meses de crearse una asociación puede solicitar formar parte del consejo, y así lo hicimos. Pude empezar a ver lo que allí se cocinaba. Me dije ¡Madre del Amor Hermoso, qué jaleo! (se ríe). Me asombró que alguien pudiera llevar todo eso en sus manos. Pensé que tenía que ser alguien que tuviera tiempo, porque si llevar una asociación vecinal te consume todo tu tiempo, incluso con gente que colabora y haciendo escritos hasta las tantas de la madrugada, dirigir un consejo tiene que ser un grave problema.

Lourdes Martínez Bedmar posa para Córdoba Hoy
Lourdes Martínez Bedmar posa para Córdoba Hoy

No le di mayor importancia, de todos modos. Yo estaba en la época de Juana Pérez, y ella lo ha hecho bastante bien, porque ha luchado y se ha movido. Pude conocer al resto de las asociaciones vecinales y veía que todas teníamos unas reclamaciones casi común. Juana repitió como presidenta, todos creíamos que estaba preparada y además nadie más se presentó a esas elecciones. En esa segunda ocasión me dijo que quería que yo estuviera en su equipo, como vicepresidenta, y para sustituirla los días en los que ella no podía estar presente en algo. Le dije que me tendría que guiar en esa labor y ella respondió que lo iba a ver sobre la marcha. Al final he aprendido.

Porque las circunstancias le han forzado, también.

Exactamente. De la noche a la mañana, un día me llama Juana y también llamó al secretario y nos dijo que se iba. Al dimitir ella, como vicepresidenta que estaba me convierte en la presidenta actual. Muchos compañeros me han dicho que no hará falta convocar nuevas elecciones sino que en septiembre cuando convoquemos el primer consejo pediré el apoyo al resto de las asociaciones y si me lo dan continuaremos sin variaciones los dos años que quedan de mandato.

Así que de buenas a primeras me encuentro con grandes proyectos que se están reactivando y otros nuevos y con todo un volumen de trabajo que en principio asustaba. Es que Juana iba al Consejo, iba al Movimiento Ciudadano y a otros muchos sitios, de aquí para allá, y pensé que yo no tenía tiempo para eso. Vamos a ser sinceros, sólo tengo un día a la semana de descanso, el resto de días trabajo. Rafa me dijo que no me preocupara, porque se podía nombrar a un sustituto, como estaba yo con Juana, y eso me alivió. Espero hacerlo lo mejor posible. Espero que mis compañeros me perdonen si cometo algún error y que me lo digan por supuesto, para no volver a caer en él, y que colaboren conmigo.

Precisamente, llegamos al meollo de la cuestión. ¿Qué va a hacer en su presidencia?

Lo primero es crear mesas de trabajo por temáticas. Creo que todos, absolutamente todos, debemos colaborar, para trabajar sin agobios reivindicando todos los derechos que nos amparan como asociaciones. es que creo que contamos con mucha gente muy válida, muy buena y muy bien preparada. La mejor manera de aprovecharlos es  a través de esas mesas de trabajo. Si hablamos de urbanismo, tenemos a tres o cuatro compañeros que, según lo que vayamos a reivindicar, hacen su trabajo, lo exponen al resto de los componentes y lo acabamos presentando como Consejo. Creo que es más fácil y de esa manera también colaboramos todos y podemos movernos todos en la misma honda.

De ese modo, por circunstancias si mañana no estoy, el siguiente que coja la presidencia no le dará tanto miedo.

¿Esas mesas de trabajo no es lo habitual en el funcionamiento de un consejo?

No del todo. Las asociaciones trabajan y elaboran sus propios proyectos, y a veces coinciden unas con otras. Mi idea, por tanto, es unificarlas. Por ejemplo, si hablamos de sanidad, que haya dos o tres asociaciones que lo trabajen, en lugar de que sea una única  asociación y lo exponga al resto. Un equipo enriquece mucho más que la unidad. Luego se presenta el estudioso el informe o el proyecto al resto de asociaciones y sería más cómodo. es la idea que tengo.

Lourdes Martínez Bedmar posa para Córdoba Hoy
Lourdes Martínez Bedmar posa para Córdoba Hoy

¿Cuántas mesas, aproximadamente, y con que temáticas?

La verdad es que el Casco Histórico da para tener mesas sobre lo que tú quieras (se ríe). Urbanismo, limpieza, infraestructuras, jardinería... Ahora voy a proponer las más fuertes, y una de ellas va a ser urbanismo, que está de actualidad. Queremos recuperar las casas-patio, tenemos mucha gente con muy buenas ideas y podrán elaborar buenos proyectos para presentarlos. En Infraestructuras, tres cuartos de los mismo. Quiero crear tres o cuatro mesas que abarquen lo más importante. Luego, con el tiempo, piden llegar a surgir alguna más.

Es de suponer que los propios participantes en el Consejo de Distrito lo irán planteando con el tiempo en la medida que fuera necesario.

Segurísimo.

¿Sigue llevando al mismo tiempo La Medina?

Sí. Hablé con mi junta directiva y les planteé la posibilidad de adelantar elecciones para que me sustituyeran si lo veían necesario. La respuesta fue que si yo me iba desaparecía La Medina. Son un buen grupo que saben hacer las cosas, pero les gusta mi forma de pelear.

"Mi idea es crear tres o cuatro mesas de trabajo sobre los principales temas para que entre varias asociaciones se elabore un trabajo, se eleve al Consejo y desde ahí al Ayuntamiento"

Pues suena a amenaza-chantaje. Parece algo grave.

Muy grave. El próximo año son las elecciones. Vamos a ver qué equipo de gobierno sale, si es que sale alguno. En caso contrario me veo como Juana: Un montón de años como presidenta.

A eso me refiero. Las asociaciones de índole vecinal se malacostumbran a que alguien esté de presidente y esperan perpetuar la situación hasta que no haya más remedio.

Los tengo castigados, porque les he puesto tareas. Si queréis que siga siendo presidenta, cada uno tiene que encargarse de una labor. Son gente estupenda. No me puedo quejar. Tengo muchas personas mayores. Ahora mismo tengo también gente joven que esta muy ilusionada y con proyectos en la cabeza. Ahora cuando llegue septiembre y celebremos la primera reunión vamos a ver los problemas que ponemos sobre la mesa y si son proyectos presentarlos y elevarlos al Consejo. El Consejo es un gran apoyo siempre a la hora de presentar quejas, denuncias y resolver problemas. Mejor que ir por libre, es ir unidos todos.

No quiero pillarme los dedos, pero me da la sensación de que el Distrito Centro debe de ser si no el más extenso un de los mayores y más poblados de la capital y con una mayor variedad de paisajes.

Es el más amplio. Ten en cuenta que todas las asociaciones que hay desde San Basilio hasta la Axerquía Norte todo eso es Casco Histórico y hay numerosas asociaciones y cubre un espacio enorme. Es el más grande en extensión y en asociaciones. Y con mucha diversidad.

Lourdes Martínez Bedmar posa para Córdoba Hoy
Lourdes Martínez Bedmar posa para Córdoba Hoy

Eso me hace pensar que tiene que tener más problemas que el resto de distritos de la capital.

Pues mira, tenemos problemas en común y luego sí que tenemos más problemas que las demás asociaciones de otros distritos. Seguro. Los consejos de distintos tienen los problemas de sus barrios, pero a nosotros se nos añade que es una zona protegida, que no podemos tener los mismos equipamientos que en otros barrios. De ahí nuestra lucha específica en materias como las placas solares. También entendemos que hay muchas maneras de arreglar esos problemas sin necesidad de incumplir las normas que rigen el Casco Histórico. Es cuestión de voluntad.

También tienen ustedes un río de por medio, el Guadalquivir, en el que hay que aclarar muy bien a quién corresponde qué responsabilidad. Eso no parece que lo tengan muy claro algunos.

Ahí hay que tener en cuenta que el Guadalquivir es el 40% de Patrimonio y eso no lo sabe mucha gente. El río está protegido por la Unesco y supone eso, un 40% de nuestro Patrimonio. Por tanto, esa guerra que trae La Medina, y creo que también el Consejo de Distrito Centro, es una cuestión de falta de voluntad política y técnica. Nosotros hemos conseguido a través de otro compañero, Manuel Ortega, que habló con la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), dejar claro que todo el tramo urbano del río es responsabilidad del Ayuntamiento.

"El río cada cierto tiempo tiene tendencia a recuperar de golpe su espacio y lo estamos advirtiendo desde hace años: Tiene que estar limpio y eliminarse lo que le sobre"

Pero el Ayuntamiento apunta a la Confederación, ésta al Consistorio, y éste apunta a la Junta. Al final, entre todos la mataron y ella sola se murió. El río da pena ver cómo está. Vamos a seguir luchando por que ese río tenga una solución. En La Medina tenemos un señor especializado en el Guadalquivir, conoce todos los veneros, conoce la cuenca como la palma de su mano, porque se ha criado en él y es consciente perfectamente del problema tan grande que tenemos.

Cada equis tiempo el río reclama su espacio natural. Es verdad que ahora llevamos mucho tiempo sin llover y caen cuatro gotas, pero el día que por mano del Diablo vengan las aguas algo más fuerte nos vamos a echar a llorar. Y no será porque no lo estamos avisando. El río hay que limpiarlo, hay que quitar mucho árbol que no estaba cuando nos dieron la catalogación patrimonial. Ocurre que a la falta de limpieza se le une un crecimiento desmedido de la arboleda, hasta el punto de que ¡el río no se ve! Te pongas donde te pongas da la sensación de que es un riachuelo. Ese problema sí creo que vamos a tener un buen debate y llevaremos a esa persona especializada para que lo exponga y presentar un escrito al Ayuntamiento como Consejo y que por favor muestren un poco de interés.

Lourdes Martínez Bedmar posa para Córdoba Hoy
Lourdes Martínez Bedmar posa para Córdoba Hoy

Lo mismo ocurre con determinadas cuestiones del Casco Histórico sobre las que pesa cierta amenaza de perder la catalogación patrimonial y se reclama un control mayor por parte del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), ligada a la ONU a través de la Unesco.

Icomos lo que pide salgo muy sencillo: Mantener nuestro Patrimonio, que se puede hacer, pero últimamente como no sea a base de denuncias y quejas, está más abandonado que otra cosa. Icomos también te pide que el Casco esté vivo y eso implica que haya personas y no mero tránsito de maletas. Las personas tienen que convivir con el turismo. No tenemos problemas con el turismo. Ninguno. Somos conscientes de que son la fuente de ingresos que hay para Córdoba.

Pero se puede llevar bien. Con equilibrio. Si dejas que se ponga un hotel, por a cambio tres casas. Si permites que se monte un apartamento turístico, pon dos viviendas. Se trata de recuperar lo que ha estado funcionando en el Casco Histórico de toda la vida: Esas casas-patio donde se convivía. Yo he vivido en una casa de patio con seis o siete familias y tengo unos recuerdos preciosos, de jugar los niños con una de las madres vigilando mientras que las demás estaba haciendo otras tareas, de convivencia, de que llegaba una Navidad y eso era una fiesta. Era muy bonito. También cuando había roces, los había, pero he podido disfrutar mucho.

Aquí, con tanta vivienda abandonada, Icomos también se pede preocupar de esos solares y esas viviendas que da vergüenza ver cómo están. De unos meses para otros te encuentras que un solar o una vivienda se convierte en apartamento turístico o un nuevo restaurante y empiezan a ocupar todo el acerado con veladores y es que los vecinos cada día pintamos menos.

"Visité Verona, otra ciudad patrimonio como Córdoba, y morí de amor con ese Casco Histórico tan llenísimo de vida vecinal"

Y además, cada vez son ustedes menos.

Somos muy poquitos. El Casco Histórico completo tiene algo más de 30.000 habitantes, pero si hablamos de La Axerquía Norte ellos, gracias a Dios, tienen, por ahora, vida y vecindad. La Medina se que quedado sin vecinos. Hasta he pensado cambiarle el nombre a la Asociación y llamarla La Medina en Extinción (se ríe).

Esperemos que no haya que llegar hasta ese extremo.

Eso es lo que los políticos tendrían que hacer. Icomos tendría, por su parte, que darles un toquecito de atención, porque no puedes dejar que esto se convierta en una maqueta como ha ocurrido en otras ciudades patrimonio vecinas que te paseas por las calles y ves unas fachadas preciosas, pero por dentro están destruidas y no hay ningún vecino. Eso da pena. Si nos han dado una catalogación patrimonial porque estaba vivo y había vecinos, hablando la María con otra vecina de balcón a balcón, y la otra tendía la ropa, y ahora apenas queda nada de eso. Ahora tienes la maleta, el turista, el que es amable y educado y el que no lo es, pero vecinos, muy poquitos. Como sigamos así, ya mismos tenemos San Pedro, San Lorenzo, Santa marina en la misma situación que nosotros estamos.

Esa despoblación es porque debería haber un turismo mucho más positivo y responsable. Cuando vas a otras ciudades patrimonio en el extranjero el casco histórico suyo tiene gente.

¿Por ejemplo?

Estuve en Verona, la ciudad de Romeo y Julieta, y morí de amor. Veía a una mujer en la azotea poniendo la ropa al sol y los turistas abajo viendo cómo hablaba a gritos con una vecina suya en un balcón. Ambas tan tranquilas. Me senté a tomarme un refresco mirando aquel espectáculo vivo más de una hora. Algunas cosas de la conversación las entendía, otras no, pero me di cuenta de la suerte que tenían allí y que nos falta a nosotros en Córdoba. Me encantó el Casco Histórico de Verona lleno de vida.

Lourdes Martínez Bedmar posa para Córdoba Hoy
Lourdes Martínez Bedmar posa para Córdoba Hoy

Es lo que usted quiere para Córdoba, en definitiva.

Yo quiero para nuestra Casco Histórico esos vecinos. A mí me dio una envidia, sana, pero grande. Con la ciudad tan maravillosa que tenemos, que muchos cordobeses ni la conocen y si vienen al Casco es porque van a un local de ocio que tiene nombre. Si no, no saben ni dónde están.

Se me ocurre que quizá hubiera que contactar con Verlo para saber cómo lo consiguen o que están haciendo para tener su casco Histórica repleto de vida.

Muchas veces lo he pensado. Hable con uno de los presidentes de una de las asociaciones a ver si nos arrancábamos con ello yendo a Roma o Verlo, donde he visto maravillas. Pero hoy en día no hace falta acudir ya para hacer eso, porque hay medios que nos permiten estar en contacto con el resto del planeta sin movernos del sitio. No es ninguna tontería y quizá haya que hacerlo. Córdoba, con el Patrimonio tan maravilloso que tenemos, el cordobés con lo agradable que es que hasta te acompaña a los sitios para que no pierda, esa educación, esa simpatía que sí lo reconocen los visitantes, me hace pensar que tendríamos que mimar un poquito más nuestro Casco Histórico y nuestro río, porque tenemos muchos proyectos.

"Le hemos planteado a la Concejalía de Casco Histórico un proyecto de 'Ruta del Agua' que ha gustado mucho y es muy barato"

Perfecto, porque ahí quería yo llegar. ¿Qué iniciativas tienen ustedes puestas encima de la mesa o, al menos, qué ideas quieren mimar más desde el principio?

Como asociación está el río y unas rutas maravillosas que hemos pensado. Para esas rutas tenemos elaborado un proyecto que hemos presentado a la delegada de Casco Histórico, María Luisa Gómez Calero, y es recuperar una ruta que se llama la 'Ruta del Agua' y hemos dado unos toques pintorescos, porque quedaría muy bonito que el turista al pasar por la calle Cardenal González en la paralela de atrás, que es la calle Amparo y la calle Cara, done hay unas pequeñas plazas bonísimas y con cuatro arreglos de nada y cuatro pegotes quedarían preciosas y serían un aliciente más para que la gente viniera. Allí están los Baños de la Pescadería, en los que tengo mucha ilusión que se abran al público, pero si no se puede, que al menos hubiera una especie de ventana con una leyenda en la que se pudiera dar a conocer, a través de esa ventana, lo que eran realmente los Baños.

Se trata de hacer algo que llame la atención y que haga que los visitantes vayan ex profeso a la calle Amparo a verlo. También queremos que se arregle la Plaza de la Alhóndiga y también hay un proyecto sobre la mesa puesto, al que le tengo mucho cariño, porque esos vecinos de ahí se merecen tener una plaza más bonita de la que tienen. Ponerle arboleda, unos bancos, algo de jardín, cambiar el suelo tan feo que hay ahora y darle un poco de lo nuestro típico, con algo de chino pequeño. Lo tenemos dibujado, lo tenemos preparado y se lo hemos presentado a la Concejalía del Casco Histórico. Es algo que no resulta caro y sale algo muy bonito para que mis vecinos disfruten de algo que no sea tan árido, tan seco y que te echa para atrás.

Lourdes Martínez Bedmar posa para Córdoba Hoy
Lourdes Martínez Bedmar posa para Córdoba Hoy

¿La recepción por parte de la concejala ha sido buena?

Sí. La verdad es que le ha encantado. Sobre todo el presupuesto (se ríe). 

Ya lo ha dicho dos veces. Debe de ser barato.

Baratito. No estamos pidiendo algo que te cueste 80.000 o 90.000 euros. Para nada. Como mucho, con los cálculos que hemos estado haciendo con el arquitecto, pueden ser entre 8.000 y 10.000 euros. Y con eso arreglas con pequeños toques algo que cambia por completo a un espacio mucho más amable. Tú pones unos arbolitos y si no se puede unos macetones con arboleda, arreglas las fuentes para que suelten algo más de agua y con un suelo mejor y la Plaza se embellece el triple. Se trata de voluntad. Siempre digo que los políticos tendrían que escucharnos y no escuchar a sus técnicos y los vecinos presentarles nuestros proyectos, ya presupuestados, porque tenemos a gente muy preparada, que saben mucho.

Está usted hablando de Marco Peel, el autor, entre otras cuestiones, de La Foggara, ¿verdad?

Marco; mi Marco. Tengo también a otra arquitecta que es un encanto y es compañera de Marco. Se da la circunstancia de que Marco es un señor que ha vivido mucho en el extranjero, ha visto mucho y sabe muchísimo. Yo le digo que quiero algo de tal o cual manera y al día siguiente o a los dos días me lo está poniendo dibujado encima de la mesa. Hablamos de cosas y cuestiones sencillas, que no se salgan de madre ni afecte al Casco Histórico en su globalizado. Poner unos árboles y arreglar un suelo no es trabajo. Esa Plaza de la Alhóndiga se merece un algo. Ahí se encuentra la antigua Casa del Pueblo que también tenemos un pequeño proyecto que planear, aunque no sabemos muy bien a quién, pero los vamos a averiguar, porque nos gustaría abrir ahí una sede para los vecinos.

"Tenemos un proyecto redactado y elaborado para que la antigua Casa del Pueblo pueda ser una especie de centro de recreo para mayores y niños"

Una sede ¿en que sentido?

Una sede para que las personas mayores estén allí con sus cartas y sus juegos.

Un centro cívico, vaya.

Más que centro cívico, un centro de recreo para personas mayores. Incluso, y aunque no es que tengamos muchos niños, pero los pocos que nos quedan que tengan también su espacio de esparcimiento. Para eso tenemos que ver a quién pertenece ese edificio y ver la posibilidad de hacer ese proyecto.

Estoy pensando que la iniciativa de las casas-patio ¿no podría ser un proyecto generalizado y más de Consejo que de asociación vecinal?

Sí, claramente. Ahora en septiembre cuando nos veamos las caras hay varios proyectos que tenemos que tratar. Por lo pronto, que hay un registro de solares y viviendas abandonas. Nosotros hicimos ya uno y se lo hemos entregado al Ayuntamiento. Éste tendría que hacer una colaboración público-privada, porque si no pueden como público, que se haga en colaboración, y recuperar esas casas, a un alquiler asequible donde convivan personas mayores y jóvenes. Se recuperan esas viviendas, eliminas la mala imagen de pintadas y grafitis de cara al turismo y, a la vez, con una obligación de mantener nuestro patio bonito y que estuviera abierto en los momentos puntuales, como la Fiesta de Los Patios. Que se contara con algún recinto más, aunque no entren en Concurso, para visitantes y nativos. Ahora mismo en La Medina no tenemos nada de eso.

Lourdes Martínez Bedmar posa para Córdoba Hoy
Lourdes Martínez Bedmar posa para Córdoba Hoy

Pero sí habría solares para eso.

¡Uf! Entre viviendas y solares abandonados contamos con más de 300.

"Presentamos un estudio elaborado desde la Asociación La Medina al Ayuntamiento con más 300 solares y viviendas sobre las que se puede actuar y recuperar"

¿Ésa es la cifra que le han puesto al Ayuntamiento encima de la mesa?

Sí. es la cifra que se la puesto al Ayuntamiento encima de la mesa, con nombres y apellidos y hasta con direcciones y números de teléfono, de los que hemos podido conocer, que no son todos.

¿Y son todos recuperables?

El que no sea recuperable porque esté muy, mal, muy mal, muy mal, creo que algo se podrá hacer. Hay casas que están unida y en mal estado y no habrá más remedio que tirarlas, porque no se puede tener de modo que cualquier día se caiga sola. Hemos pensado que el Ayuntamiento tiene que obligar a los dueños a que mantengan sus fachadas, sus locales y sus viviendas en condiciones.

Si el propietario no lo hace, el Ayuntamiento actúa de forma subsidiaria y luego le tiene que pasar la factura a ese propietario. Si el señor no quiere pagar, venta forzosa y expropiación. Eso pasó en Écija y no veas cómo empezaron a arreglar solares viviendas a los loco. Es que no se puede dejar una propiedad en condiciones inadecuadas, porque llegan a ser un peligro para la vecindad y son focos de insalubridad que no tiene por qué aguantar nadie.

¿Por que se ha dado ese fenómeno de abandono masivo?

Muy sencillo. En 1984, cuando se catalogó a la Mezquita-Catedral Patrimonio de la Humanidad aquí vivimos muchísimos vecinos; estaba llenito. Era un barrio que, por desgracia, en aquellos momentos aquí había bastante problema con las drogas, la prostitución y mucho chorizo. Los vecinos llegamos a montar, incluso, patrullas vecinales y logramos ir echando poco a poco todo aquello que no embellecía el barrio y suponía problemas de convivencia. Mucha gente empezó a envejecer y se les hacía un mundo tener que vivir solos en una vivienda tan grande y pensada para una familia mayor antes de que sus hijos se marcharan fuera de la ciudad o a otros barrios nuevos de Córdoba.

"Me encantaría llenar el Casco de espacios de creación artística donde los creadores pudieran expresarse libremente, como la Residencia de Estudiantes de Madrid, pero en plan cultural"

Muchos optaron por vender. La inmobiliaria te la compraba por algo más de su valor para hacer negocio posterior y el abuelo se quedaba feliz y contento. Al haber menos vecinos, poco a poco, los negocios que había aquí familiares fueron disminuyendo. Hace dos décadas aquí en La Medina había mas de 60 de esos negocios, con pescadería, carnicería, papelería, quiosco de prensa, zapaterías, chucherías, farmacia... Hoy en día quedan sólo dos, y uno de ellos es el mío. Lo demás ha desaparecido por completo.

¿Se puede revertir la situación o el cadáver ya no hay guapo que lo resucite?

Este cadáver está medio muerto. Pero si el Ayuntamiento tuviera voluntad creo que se podría hacer. A lo mejor no con las cantidades que yo quisiera, pero algo, sí. Por ejemplo si hay 10 casas es posible que no me arreglen todas, pero quizá siete, sí. Voluntad debería de tener el político y dejar que también la iniciativa privada les ayudara para trabajar juntas y conseguir eso. Tenemos a muchos jóvenes estudiantes, con la Facultad de Filosofía y Letras, la de Derecho, Medicina, si a esos estudiantes les pones un alquiler asequible y baratito este volvería a tener movimiento y a alguien se le ocurrirá montar una panadería para nutrir de pan a esos jóvenes que devoran o una frutería. esto volvería a recuperarse.

Para eso hay que parar un poco de tanto hotel y bares. Hemos pedido una moratoria de licencias.

Lourdes Martínez Bedmar posa para Córdoba Hoy
Lourdes Martínez Bedmar posa para Córdoba Hoy

Hace mucho de eso y no hay reacción.

No quiero ser malpensada, pero a veces me da la sensación de que no tienen interés en cuidarnos a los vecinos del Casco. Conste que nosotros estamos casi muertos, pero que se vayan despabilando el resto de barrios del Casco Histórico que esto  se va a extender a ellos. El día que estemos por completo muertos en La Medina los demás van a estar moribundos.

Tienen ustedes un espacio encantador con cierto aire bohemio, como el Quartier Latin parisino, ¿no han pensado en sacarle provecho de algún tipo?

A mí me encantaría que hubiera espacios y centros que acogieran a creadores y artistas y que tuvieran libertad plena de crear y sacar su arte a la calle. Sería algo maravilloso. Tenemos muchísimas casas y locales que podrían tener ese fin. Una especie de Residencia de Estudiantes de Madrid pero más pensado para la creación artística y que la juventud realice simposios y charlas con muestras y exposiciones permitiría que esto se llenara de vida cultural.

La zona se presta a ello. Los vecinos no estamos para nada en contra de ese tipo de actividades. De los que estamos en contra es del abuso que acarrea consecuencias molestas para los vecinos. A mí no me importa tener un bar en la puerta, pero a partir de las 00.00 o las 01.00 horas que cierre para que los demás puedan descansar para trabajar. No puede ser que a las cuatro de la mañana aquí no descansa nadie, y si les dices algo lo más bonito que te responden es que te vayas al campo. Y digo yo, ¿por qué no se montan ellos el chiringuito en el campo?

"Al final somos los vecinos quiene tenemos que disimular el problema de cableado que hay aquí pintándolos del mismo color que las paredes"

Vamos a tocar un asunto de actualidad al que hemos aludido antes de pasada: Las placas solares. ¿Tienen solución?

Por supuesto que la tiene.

Pero me da que no es la que está planteando el Ayuntamiento, supongo.

(Se ríe). Creo que el Ayuntamiento no ha pensado seriamente lo que ha dicho. Le hemos puesto el proyecto ya hecho sobre la mesa, le hemos explicado el cómo y el por qué. Que no nos cuenten milongas con el impacto visual. Si tú te subes a la terraza y flipas con lo que ves en los tejados de Córdoba. Que no nos digan que eso crea efecto espejo. No es verdad. Me subo a la terraza y veo parabólicas por todas partes, placas solares ya puestas...

¿Ah, sí?

Sí, sí. Te doy un paseo por allí y las indico claramente y las puedes ver con tus propios ojos. No mentimos. La gente económicamente, tal y como está la vida como está luz y demás y como es córdoba con sus veranos de calor, no pueden afrontar esos gastos, pero a cambio tienen que respirar y no pueden estar en sus casas asfixiándose. La colocación de placas tiene que permitirse sin que resulte excesivamente oneroso y tiene que ser visto como una fórmula de ahorro energético y autoconsumo que viene bien a todo el mundo. Es un granito de arena que pueden poner las familias para no cargarse tan rápido el planeta.

Lourdes Martínez Bedmar posa para Córdoba Hoy
Lourdes Martínez Bedmar posa para Córdoba Hoy

El Ayuntamiento habla de instalar una especie de huerto solar en una parcela a muchos kilómetros de aquí y eso tendrá que estar conectado con cables. ¿Añadimos más cables a la ingente red de cables que hay en las fachadas y zonas altas de las casas del Casco?

Ésa es otra: Los cables. Te viene Procono y te coloca un cable, pero el antiguo no se quita y se deja ahí muerto; te viene Telefónica o te viene Orange y te coloca otro cable; ¿los viejos? No los retiran. Y así sucesivamente. De tres cables al final acabas con 23 y nadie los retira. ¿Al final qué hacemos los vecinos? Pintar los cables para disimularlos.

Precisamente, otro problema del Casco Histórico, denunciado en varias ocasiones por ustedes, es la dificultad que hay para pintar una pared.

Es que no tienes idea de la cantidad de requisitos que se necesita para algo tan normal como es renovar la pintura de tu fachada. Es muchísimo tiempo perdido. Te puedes tirar esperando de seis a ocho meses para un permiso que te permita pintar la fachada. Al final el vecino la pinta por su cuenta y que salga el sol por Antequera. Queremos sencillamente tener nuestras casas limpias.

Recientemente, el alcalde, José María Bellido, apuntó que las placas solares era un problema común a todas las ciudades patrimonio del país y que iban a planearlo en una reunión de ciudades.

Sí, lo sé. Pero entonces, ¿Roma? ¿Amsterdam? Inglaterra tiene en sus espacios patrimoniales placas solares. ¿Ellos son más especiales que nosotros?

¿Quiere eso decir que la Unesco no pone tantas trabas ni problemas a la instalación de placas solares en zonas patrimoniales?

No. La Unesco está preparando un proyecto también para las energías renovables. La Unesco nos nos va a poner tantos inconvenientes. A lo mejor lo que nos dicen es que no se vea desde la calle y que tendamos a ponerlas más al interior. Para eso hay placas que se pueden camuflar como tejas. La Unesco no es el problema.

"La Unesco no nos va a poner problemas con las placas solares si las instalamos en zonas donde no se vean desde la calle"

Pero esas placas en forma de tejas son muy costosas, ¿no? Eso es lo que ustedes han estado lamentando también.

Sí. Por eso decimos que en la parte que no se ve desde la calle se pueden instalar. Te puedo decir que quienes lo tienen instalado ahora mismo está en la parte interior y desde la calle no se ve absolutamente nada.

Con el corazón en la mano. ¿Todos los que viven en el Casco Histórico quieren instalar placas solares? ¿Se van a crear comunidades energéticas?

He tanteado a varios vecinos y cada uno quiere los suyos.

¿No quieren oír hablar de comunidades energéticas?

No. Es que tampoco somos tantos en una casa para eso. Las casas habitadas están muy separadas unas de otras. No salen las cuentas.

Por tanto, el vacío de población es una de las principales dificultades para crear esas comunidades.

Claro. Si nosotros tuviéramos esos servicios básicos donde yo tengo mis placas, con vecinos nuevos, estudiantes o no, con artistas llenando esos espacios culturales de los que hemos hablado y teniendo en cuenta que hay mucha gente que quiere volver al barrio, sería otra cuestión.

Si esa gente que quiere regresar no lo hace es porque el gobierno, sea el que sea y al que le toque estar, no ayuda ni hace nada. Ni se implica con nada. No vemos interés en resolver el problema poblacional del Casco cordobés.

Es verdad que hay algunos, dos o tres, bloques pequeñitos que a lo mejor a ellos sí les interesaría formarse en comunidad energética, porque aquí poquita gente es rica. A quienes tienen una veintena de vecinos en un bloque les puede salir las cuentas. A los que estamos en casas con una o dos familias, no.

Para rematar esta charla. ¿Cree que el hecho de que sea presidenta del Consejo de Distrito le va a abrir más puertas en el Ayuntamiento?

(Se ríe con ganas) No sé si me van a hacer más caso. Pero más guerra voy a dar. Lo tengo clarísimo.