jueves 09.12.2021
Cordoba Hoy

SALVADOR SECILLA, PRESIDENTE DE ACOJER

"Walt Disney, todo un ídolo de los niños, se quiere meter en el negocio de los operadores de juego"

Salvador Secilla posa para Córdoba Hoy
Salvador Secilla posa para Córdoba Hoy
"Walt Disney, todo un ídolo de los niños, se quiere meter en el negocio de los operadores de juego"

Dinero fácil. El mejor cebo para captar a futuros jugadores que acaban siendo ludópatas. Y ahora el mar para pescarlos es infinito, gracias a la red de redes, a la que se tiene acceso desde una edad cada vez más temprana, porque quien más y quien menos tiene un móvil, una tablet, un ordenador y, sobre todo, Internet. No hay clase social ni edad que escape a esta enfermedad. Salvador Secilla, presidente de Acojer, lo viene advirtiendo desde hace tiempo: "La ludopatía es la enfermedad del Siglo XXI". Y es así, en su opinión, porque no se ha frenado y va a más: Y "cada vez acuden más jóvenes".

Aún así, la ayuda de las administraciones es muy limitada y la razón está en los jugosos beneficios que se obtienen en impuestos por estas cuestiones. Ocurrió lo mismo con el tabaco, pero a la postre las enfermedades generadas por la nicotina y el alquitrán eran más caras que los beneficios que percibían, así que se cerró el grifo de la publicidad, pero con la ludopatía es diferente: "La enfermedad no se ve y sigue siendo mucho más barata que los beneficios".

Todo un riesgo permitido que ahora se cierne sobre las nuevas generaciones, que manejan las nuevas tecnologías con una facilidad pasmosa. Los padres son, por tanto, la primera línea de defensa, si el problema los sobrepasa, las asociaciones encargadas de afrontar este problema son muy eficaces, pero apenas cuentan con ayudas.

Salvador Secilla posa para Córdoba Hoy

En estos últimos días se ha estado celebrando la Semana contra la Ludopatía. Háblenos un poco en qué consiste.

La semana cultural solemos hacerla todos los años. Este año han sido dos charlas porque el lunes pasado fue fiesta. Normalmente solemos dar tres charlas preventivas y este año han sido dos, una del inspector de Policía Antonio Valdivia sobre hurtos y robos de las tarjetas de crédito, muy interesante, y otras más sobre la historia de la ludopatía, cómo empezó este colectivo y cómo trabaja desde 1988 hasta el día actual, con nuestro médico colaborador Román Fernández. Luego tuve yo una charla sobre situación de la entidad actualmente y poco más.

¿Y ha habido asistencia?

Sí. En el salón más grande nuestro, puse 45 sillas y tuve que poner varias más en el pasillo. Medio centenar largo de asistencia.

¿Sobre qué habló usted?

Sobre la historia de Acojer y sobre cómo se mueve la asociación para financiarse. ¿De dónde nos vienen los recursos? Que conozcan mis socios lo que hay que menearse y lo que no hay que menearse.

Pues cuéntemelo a mí también, por favor.

Salvador Secilla posa para Córdoba Hoy

Los recursos de Acojer son, como bien sabes, muy escasos. Tenemos un concierto con la Junta de Andalucía, que es muy cortito y con ese acuerdo la Asociación paga una psicóloga cuatro horas, una trabajadora social otras cuatro horas y un administrativo, cuatro horas más. No hay para más. ¿Lo demás? Llega a través de subvenciones, como tengo con el Instituto Provincial de Bienestar Social (IPBS) de la Diputación, para dar prevención en Córdoba y provincia, y de entidades privadas a las que vamos llamando a las puertas.

"El juego es la gallina de los huevos de oro; tiene unos ingresos desorbitados para las administraciones y nadie va a querer dejar de recoger esos beneficios"

¿Y responden a su llamada?

Algunas sí. Tenemos una entidad que siempre está ahí con nosotros, que es la Fundación Cajasur, y también está Fundación la Caixa, pero de una forma más continuada y asidua es Cajasur. Este año hemos intentado pedir ayuda a varias empresas y todavía no nos han contestado. Hay que decir que nuestra entidad es de utilidad pública, y eso es algo complicado de conseguir. De hecho, hay muchas entidades de la Federación Andaluza de Asociaciones de Jugadores de Azar en Rehabilitación (Fajer), que tiene federadas a 10 asociaciones, que lo han solicitado también y les está costando trabajo. No le dan esa catalogación a cualquiera. Nosotros tenemos ese privilegio y tenemos también un control de calidad (ISO 9001:2015).

Bueno, es que en algo tenía que notarse que sean ustedes pioneros en España, ¿no?

Efectivamente. Por eso vamos delante o lo vamos intentando para no quedarnos cojos. Porque esto es lo de siempre: El que se mueve no sale en la foto. Y por eso estamos siempre achuchando y trato todo el día de reinventarme y haciendo que esta entidad siga siendo como mínimo como está funcionando hasta ahora.

Por cierto, una curiosidad que siempre he tenido es si la sede en la que están, en la Avenida Agrupación Córdoba, es propia de ustedes.

La sede es una cesión del Ayuntamiento. Nos la cedió por 73 años.

¿Y cuánto ha pasado desde entonces?

Fue en 2005, así que nos queda tiempo todavía y cuando se acabe el plazo yo ya no estaré vivo (tono irónico). Pero cuidado que lo que nos cedió fue el inmueble, pero el arreglo del local salió de nuestro bolsillo para adaptarlo, tejados, tabiques y demás. Salió por un dineral, por 30 millones de pesetas (algo más de 180.000 euros). Para eso tuvimos que llamar a muchas puertas, que no todo el mundo te la abre. Con todo y con eso como son edificios antiguos siempre hay que estar haciéndole algo.

Salvador Secilla posa para Córdoba Hoy

A raíz de lo que ha dicho usted sobre que no va a estar cuando se acabe el plazo de la cesión, me hace pensar en la necesidad de buscar una continuidad para la Presidencia de la Asociación. ¿Está ya en ello? Lo digo porque cuando una asociación depende tanto de la labor de una persona concreta, los demás quizá se acomadan en exceso. ¿Qué va a pasar cuando falte el presidente?

Eso mismo quisiera yo saber. Hombre yo siempre tengo la esperanza de que alguien saldrá. Ésa es una pregunta que cuando nos reunimos las 10 asociaciones de la Federación nos la hacemos todos. Es que el paciente hoy viene a curarse y se va corriendo una vez sanado. Hacen muy poca asociación. Da la sensación de que el estigma social de esta enfermedad no lo llevan bien y es lo que yo les digo a ellos cuando vienen a hacer la terapia, porque lo sabe todo el mundo: Córdoba es muy chica y todos nos conocemos.

"Nuestra entidad, Acojer, es de utilidad pública, algo muy complicado de conseguir, y tenemos también un control de calidad (ISO 9001:2015)"

Pues sí, pero entonces ¿cuál es la solución al problema que tienen con el relevo en la asociación? ¿Cómo va a animar a alguien para que ocupe su puesto luego?

Hay que decir que ya intentamos animar a los que vienen a que luego hagan asociación. Tengo hoy en día unos voluntarios estupendos. Son más de 20 en Acojer. Unos porque están trabajando, otros porque no pueden, otros porque no se ven capacitados, no sé. Pero alguno tendrá que caer, como yo digo. A mí, personalmente, me gustaría que fuera un chaval joven y que tuviera para largo.

Pero en ese caso estaríamos en las mismas. Quiero decir que acabaría pasando lo que ocurre con usted: Ocuparía el puesto, poniendo sobre sus espaldas todo el peso de la asociación, hasta que desapareciera. Y tampoco es eso.

Yo ahora intento relegar todo lo que puedo en mi junta directiva. Pero entiendo que muchos organismos públicos normalmente con quienes quieren hablar es con la cabeza visible. Es complicado lo que estamos hablando.

Es complicado, cierto, pero también es necesario que la gente empiece a entender que eso va a ser así.

Esto tiene que llegar a que con las administraciones públicas, tanto la local como la regional o la nacional, trabajemos codo con codo.

"Aquí no se deja de lado a nadie; ni rico ni pobre ni chico ni grande. A todo el mundo que venga se le trata de igual manera"

Más si cabe teniendo en cuenta lo que usted ha advertido en más de una ocasión: La ludopatía es la enfermedad del Siglo XXI, que va a más y que cada vez caen más jóvenes.

Es verdad que lo suelo decir mucho. Se ponga como se ponga nadie este problema, esta enfermedad, no va a menos. Va a más. Y ésa es la alarma que se nos ha encendido en Acojer. Es verdad que ahora tenemos a 20 voluntarios con los que podemos ahora mismo aguantar y dar cabida a las personas que nos llegan. Te puedo garantizar que, sea la hora que sea, no se queda ningún paciente sin ver. No se deja de lado a nadie, ni rico ni pobre ni chico ni grande. Aquí todo el mundo se las ve como personas y en esta entidad todo el mundo tiene el mismo derecho y a todo el mundo se le trata por igual.

Salvador Secilla posa para Córdoba Hoy

¿Es posible que si las administraciones empezaran mimar un poco más a las asociaciones otra gente se animaría más a quedarse ha trabajar en su seno? Es que si se trata de un problema que va a continuar y va a más, más vale que las administraciones se pongan también las pilas.

Eso es así. Las administraciones hasta la presente han tenido en cuenta que el juego es la gallina de los huevos de oro. Verás, el tabaco se ha prohibido porque puede matar y provoca enfermedades. A mi entender lo han acabado prohibiendo porque esas enfermedades con los impuestos ya le cuesta dinero a la Administración de turno. Dicho de otro modo: Esas enfermedades cuestan más de lo que se recauda con el tabaco.

Pero en los juegos de azar es todo lo contrario. Son enfermedades psicológicas, que no se ven. Ni éste ni los anteriores gobiernos ni el que venga van a querer dejar de recoger la inmensa cantidad de dinero que les deja el juego. Hablamos de unos ingresos desorbitados. En mi opinión, las administraciones deberían de usar parte de ese dinero recaudado reinvirtiéndolo en las entidades y asociaciones que somos quienes están curando esta enfermedad.

Y a nivel preventivo también.

Por supuesto. Es que es la labor principal. Hay que prevenir; hay que avisar de los riesgos que tiene el juego de azar.

¿Cree usted que la gente es consciente de ese peligro?

(Se lo piensa un poco antes de responder). Sí es consciente. Hemos estado esta semana en una mesa en Ronda del Marrubial y he observado algo llamativo. Llamamos a una persona joven para darle un poco de información sobre este problema. Y ese joven ni movió la cara ni nos escuchó. Ellos saben lo que conlleva el juego. Saben que es una enfermedad, pero parece que no quieren. Sin embargo, la persona ya más adulta se acerca, te pregunta y se interesa. Los hay que te dicen que su nieto es de los que les hablamos. Pero la persona joven intenta esquivarte.

"La gente en general es consciente del peligro, pero más las personas mayores que los jóvenes, que parece que no quieren enterarse"

Me da que es una forma también de reconocer que tienen un problema, ¿no?

La carrera más grande que se pega alguien, que yo lo he visto, es la que hay desde la Avenida de Los Almogávares hasta la entidad Acojer, que habrá 15 o 20 metros, no más. Cuando uno entra por primera vez, mira para los lados y corre como alma que se lleva el diablo. ¡Pero hombre, que vienes a curarte, chiquillo! Que es una patología, una enfermedad y punto. Es curioso. Es así hasta que se acostumbra. Cuando entran les decimos "no eres el únicos ni eres el primero ni serás el último". Es más, les hacemos ver que son unos afortunados, porque han puesto los pies aquí y les vamos a ayudar.

¿Y lo logran? ¿Consiguen que la gente se cure?

Sí, sí (contundente). Te puedo decir que la recuperación de Acojer está por enicma de un 90%. Sí. Pero a las personas se lo dejamos claro desde el principio: Aquí te ayudamos, pero déjate ayudar. En caso contrario, tontería es que nos esforcemos. Pierdes el tiempo tú y pierde el tiempo la entidad y para eso no estamos.

Pero primero habrá que reconocer que uno es ludópata.

Claro. Por eso se les hace su acogida, que se desfogue, que saque todo lo que tienen dentro para afuera y que se abran y abran los ojos a la realidad A partir de ahí su compromiso es su rehabilitación. Y yo les garantizo que si lo quieren, con la ayuda nuestra, esa persona sale adelante.

¿Se tarda mucho en reconocer que uno es ludópata?

Verás, en esta enfermedad hay pacientes que vienen por sí solos, porque reconocen que tienen esta patología y han intentado dejarlo siempre y no han podido. Nos piden ayuda, entonces, y se la damos. Hay, por otro lado, pacientes, que vienen como obligados, porque en el matrimonio el otro o la otra le ha dicho a la pareja hasta aquí hemos llegado y hay que poner una solución. O nos curamos, o tú por un lado y yo por otro. A eso le llamo yo obligado. Sin embargo, viene también, se quedan bastante tranquilos cuando ven el ambiente, que no son los únicos, que hay más, que su caso no es el más grande ni el peor. Hay casos de todo tipo y eso se comprueba en el reflejo de otro paciente.

Salvador Secilla posa para Córdoba Hoy

Eso en cierto modo debe de animar.

Mucho. Mucho. Mucho.

¿La ludopatía ataca cualquiera en cualquier momento de su vida?

La ludopatía ataca a cualquiera. El dinero es fácil. Creo que ahí hay un punto en que probamos a echar un euro y me tocan 100 euros. Ése es el dinero fácil y te dices esto es un bicoca. ¿Qué necesidad tengo de buscarme la vida? Mañana, otra vez. Y ése es el enganche. Pero lo que les decimos aquí es que esas cosas son un negocio y están para que ganen ellos dinero; no lo regalan, se lo acaban llevando ellos todo. Es un negocio como otro cualquiera.

"En la ludopatía entran también las apuestas de Bonoloto, Euromillones, Quiniela o la Primitiva, aunque estén socialmente bien vistas"

¿Ahí entran también las apuestas de Bonoloto, Euromillones, Quiniela o la Primitiva, que parece que están socialmente bien vistas?

Por supuesto. Faltaría más. Yo no sé si lo has oído, pero Walt Disney me parece que se va a meter en este negocio de los operadores de juego. Evidentemente, lo hace por dinero puro y duro.

Eso sería como poner al zorro a guardar las gallinas.

Estamos hablando de un ídolo de niños. Se quieren meter y creo que está muy avanzado. Es algo que me han dicho desde la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados (Fejar). Fíjate lo duro que es eso.

Precisamente, hablemos del peligro que supone para los niños, porque usted mismo esta semana ya lo advirtió. ¿Qué datos hay ahora?

Es que el asunto del menor es muy complicado. En adultos lo tenemos fácil, pero quien debe detectar el problema en el menor es quien está conviviendo a su alrededor; la familia. Lo tienen que detectar por su fracaso escolar, la agresividad de ese niño, el absentismo escolar, que existe, la poca atención a las cosas que le rodean y luego la negativa a hacer sus labores cuando están encantados con los videojuegos. Esos son factores indicativos de un problema.

¿Quienes se tienen que dar cuenta? Los que somos responsables de educarlos, es decir los padres y madres. Yo no puedo ver lo que le pasa a tu hijo, pero tú sí puedes ver que hay una anomalía. Empiezas a notar que ha cambiado y si lo observas mejor tú como padre o madre conoces al niño mejor que nadie. Cuando detectas algo que no es normal, le dices que vamos a ver a un profesional a ver si tiene o no problemas.

Salvador Secilla posa para Córdoba Hoy

Cuando dice un profesional habla de un psicólogo, ¿no?

Por supuesto, A ser posible especializado como el que tenemos aquí nosotros, que es gratuito al ser nuestra Asociación totalmente altruista.

"En la asociación tenemos un psicólogo especializado y su servicio es gratuito, porque somos asociación sin ánimo de lucro"

¿El que va a Acoger no paga?

No. Es una entidad sin ánimo de lucro.

Entonces no veo tanta complicación acudir a recibir ayuda.

Complicación no hay ninguna. Facilidades, todas. 

Aparte de la vergüenza, claro está.

Es lo que yo digo, que la vergüenza de qué. ¡Que no has matado a nadie!, ¡que te has gastado tu dinero y lo que vas a hacer es rehacer tu vida!

Cierto, pero como usted ha señalado antes, no deja de ser un estigma social.

El estigma social es porque somos así de crueles.

Seguimos con los y las menores. ¿El hecho de usar mucho el móvil, aunque no sea jugando, ya es indicio de un problema?

Claro que sí. Vamos a ver, el niño tiene que tener un tiempo de móvil. Para el niño el móvil es una distracción, si lleva mucho tiempo con él está a lo mejor faltando a jugar con los amigos, a los estudios, a sus relaciones, y eso no es normal. Lo normal es que el niño se relaciones, que es lo que yo suelo decir mucho. Yo soy una de las personas que lo he observado, lo sigo haciendo e invito a cualquiera a hacerlo, que hay cuatro amigos en una cafetería tomando un refresco y en vez de existir dialogo están guasapeando. Eso ya de por sí es una falta de respeto.

Una falta de educación que entraña riesgo en su seno.

Por eso. Es que entre esos cuatro a lo mejor hay uno que le está hablando a otro de un tercero que está delante. ¿Eso cómo es? Y están a medio metro los unos de los otros. El diálogo se ha perdido.

"Yo tengo nietos ya, y veo que los niños no saben jugar como no sea con un móvil o con un ordenador o con una tablet"

¿Me está indicando que hay una parte de la tecnología tiene la culpa del problema y se ha acrecentado con el confinamiento durante la pandemia?

Claro. La comunicación ¿por que se ha perdido? Yo tengo nietos ya y veo que los niños no saben jugar como no sea con un móvil o con un ordenador o con una tablet.

Salvador Secilla posa para Córdoba Hoy

¿Y que se puede hacer frente a eso?

Hombre, corresponde resolver esa situación con la educación de los padres. El Ministerio de Educación debería de darse cuenta de todo eso también. Hoy un nene no sabe darle patadas a un balón, pero juega al fútbol por ordenador, ¡leche! Y creo que estoy hablando medio bien. Y ese niño, además, cuando pierde se cabrea. Hay que saber perder y ganar y si se juega en la calle con un balón real y hoy no has marcado, mañana lo marcas. En fin.

Es que es todo un problemón.

Pues te tengo que decir que lo llevamos viendo desde del Congreso Nacional de 2013, es decir que han pasado ya ocho años, y ya veníamos denunciándolo. Cuidado con el móvil.

Pues siguen sin hacerles caso.

Nosotros, las herramientas que tenemos son las que hay.

Con sinceridad. Con la labor que ustedes hacen ya y con toda la tarea que queda por hacer y que se nos avecina, me llama poderosamente la atención que tengan un apoyo mayor.

Yo te invito a que vengas a Acojer y te saco toda la documentación que haga falta.

Hablemos un poco de la edad de la ludopatía. ¿Por qué dicen que cada vez vienen más jóvenes?

Principalmente por las apuestas deportivas. Todo el mundo tiene un móvil. Todo el mundo tiene acceso a los juegos on-line, porque prácticamente todo el mundo tiene Internet. Y teniendo Internet, hay acceso a todo. La tecnología es buena para unas cosas y mala para otras. Como todo. Las nuevas tecnologías, como las apuestas deportivas, los juegos on-line y demás, esta en Internet y esta red de redes la saben manejar muy bien los jóvenes. Entre eso, y la publicidad, que entre comillas parece que se ha quitado, de que "apuesta que Messi cuela un gol en el minuto 40 y ganas 30 euros", han hecho mucho daño. La publicidad en ese aspecto ha sido considerablemente dañina.

También te puedo destacar el paro y lo que está pasando en este país. Jóvenes con carreras terminadas sin trabajar, pues esa situación también tiene un poco de culpa. El caso es que las redes sociales las manejan la gente más joven con mucha naturalidad y son los que caen, y los salones de apuesta están cada día más cerca de los centros escolares y no te lo ponen al lado porque tampoco pueden.

Salvador Secilla posa para Córdoba Hoy

Para captar cuanto antes a la gente.

Correcto. Si vienes y juegas una partida te invito a una copa y te doy 20 euros.

Por cierto, ¿cómo estamos en materia de normativas, ordenanzas o de leyes? ¿Se ha conseguido frenar la proliferación de salones de juego?

Nada. La normativa de la Junta que ha salido, que para nosotros ha sido un auténtico descalabro. Pedíamos desde hace ya mucho tiempo los 500 metros de distancia entre salas de juego y centros educativos y deportivos y entre salones entre si, y se han quedado en 150 metros. Esa distancia no es nada. Que yo sepa hasta ahora es lo único que hay, además de los autoprohibidos que funciona desde hace ya mucho tiempo, pero como éste sea un buen cliente de un salón, el de la entrada mira a un lado y lo deja entrar.

Explíquenos qué es un auto prohibido, por favor.

Son personas que padecen esta enfermedad y mediante el registro de la Subdelegación del Gobierno hay un folleto que se rellena, se firma y se autoprohíbe el acceso a los salones de juego.

Vale. ¿Ya a efectos prácticos qué significa?

Que no pueda entrar.

"Le pedimos a la Junta que diera competencia a los ayuntamientos para que la Policía local actúen, pero no hemos tenido respuesta"

Pero ¿lo tiene que impedir el portero del local?

Claro. Cuando tú entras, presentas el DNI, el portero debe introducir el número y le indica si esa persona está o no autoprohibida. Si lo está le tiene que decir que no puede pasar.

¿Y lo aplican?

Sí, lo hacen. Pero hemos tenido ya que denunciar a varias salas porque los han dejado entrar.

En ese caso, ¿les supone una sanción?

Sí. Les ha caído ya alguna multa en Córdoba. Se han producido varias multas entre 6.000 y 8.000 euros. Pero eso es peccata minuta.

Salvador Secilla posa para Córdoba Hoy

¿Y qué opina de los pequeños casinos que se instalan en la Feria de Nuestra Señora de la Salud? Los llaman bingos. Se han visto a menores dentro jugando.

¿Qué opino? (Se ríe). Eso la autoridad, como es la Policía Nacional Adscrita a la Junta, la autónoma, que es la que tiene las competencias sobre el juego, es la que debería de actuar. Pero a eso le añado que el martes pasado (25 de octubre) estuvimos en el Parlamento andaluz presentando el Día Sin Juego y uno de los puntos que le exigimos nosotros a la Junta es que les diera competencia a los ayuntamientos para que la Policía Local pudiera intervenir en esas ocasiones.

¿Hubo respuesta a esa demanda?

No tenemos respuesta alguna.

Quizá hubiera que actuar antes, es decir impedir su instalación en las ferias.

Sería lo mejor. Es algo que corresponde, supongo, a Urbanismo, que es el que les da la autorización, y deberían de aplicarlo.