miércoles 28.07.2021
Cordoba Hoy

ENTREVISTA A ANA MARÍA SÁNCHEZ Y LUCÍA ESPEJO. ASOCIACIÓN DE PERSONAS SORDAS

"Antes de la Covid había ya barreras para personas sordas, ahora se nota más sólo por las mascarillas"

Ana María Sánchez Calero y Lucía Espejo Pedrosa posan para Córdoba Hoy
Ana María Sánchez Calero y Lucía Espejo Pedrosa posan para Córdoba Hoy
"Antes de la Covid había ya barreras para personas sordas, ahora se nota más sólo por las mascarillas"

La principal barrera para cualquier deficiencia es la propia sociedad. Las personas 'normales', léase sin trabas físicas o psíquicas ni cognitivas, se dan con un canto en los dientes por ser así y haber construido un mundo elaborado a su imagen y semejanza para cubrir sus necesidades vitales. Imagínense que algo, llamémosle pandemia, nos obligara a llevar las orejas cubiertas y bien protegidas, con lo que la comunicación sería especialmente difícil para todo el mundo, pero sobre todo para las personas ciegas. Inmediatamente los cerebros mundiales se las ingeniarían para conseguir que ese impedimento se salvara cuanto antes, y no sólo eso, sino que se daría un paso más allá logrando algún sistema para captar aún más sonidos, manteniendo siempre protegidos los pabellones auditivos. Seguro.

Ese esfuerzo es el que piden las personas sordas, que han estado siempre aisladas, porque la sociedad ha dicho 'ahí se las apañen y se mantengan en un gueto y en un mundo sólo para ellas'. La pandemia de la Covid ha supuesto una barrera más, con el uso de mascarillas opacas, que no sólo impiden la lectura labial, sino que no permiten captar esos sutiles matices faciales que convierten una palabra en otra casi opuesta y que piden modificar por completo el sentido de una palabra.

Ana María Sánchez Calero y Lucía Espejo Pedrosa posan para Córdoba Hoy

La Covid no es un juego; hay muchas personas que han perdido la vida, la inmensa mayoría por parte de gente que podía escuchar perfectamente las advertencias sanitarias y era una cuestión voluntaria ponerlas en práctica o no. Las personas sordas no han tenido más remedio que caminar con pies de plomo ante un problemón sobre el que apenas contaban con información directa y han tenido que agudizar aún más los demás sentidos para avanzar a tientas en el seno de una sociedad que a cambio les exige exactamente lo mismo que al resto, pero sin facilitarles precisamente la vida.

Sus reivindicaciones de cara al 14 de junio, Día de la Lengua de Signos, son tan obvias que se caen por su propio peso. Pero año tras año contemplan impotentes que más bien caen en saco roto, lleguen las pandemia que lleguen. De todo ello nos hablan Ana María Sánchez Criado, presidenta de la Asociación Provincial de Personas Sordas de Córdoba, y Lucía Espejo Pedrosa, la primera alumna  de la UCO en defender un Trabajo Fin de Máster íntegramente en lengua de signos y la primera alumna sorda graduada en Historia del Arte de España.

Ana María Sánchez Calero y Lucía Espejo Pedrosa posan para Córdoba Hoy

La pandemia, que aún no ha terminado, ha afectado doblemente a las personas sordas. ¿Cómo lo han vivido?

ANA MARÍA: Ha sido estresante para las personas sordas debido a la falta de información y además no actualizada. Se han encontrado barreras en cualquier ámbito debido a que todo se hacía por telefonía. Se han vivido meses con mucha impotencia y aislamiento. En relación con el empleo, se han encontrado muchas dificultades, pero han podido sobrellevarlo gracias al gran trabajo de Andalucía Orienta, de la Asociación Provincial de Personas Sordas de Córdoba, y respecto a las citas médicas u otras gestiones se han podido mantener gracias a la intérprete de lengua de signos española subvencionada por la Fundación Andaluza de Accesibilidad y Personas Sordas y también a las técnicas de nuestra asociación por intentar difundir informaciones actualizadas del Ayuntamiento de Córdoba de manera voluntaria. 

LUCÍA: Han sido unos meses agobiantes, aunque las personas sordas ya tenían barreras sin Covid, pero ahora más, debido a que todo se gestionaba por telefonía o por vía telemática, y algunas de las personas sordas no sabían cómo manejar las nuevas tecnologías, como el caso de las personas sordas mayores, que no sabían cómo hacer las compras on-line o avisar por telefonía para recoger sus medicamentos habituales. Se han notado mas dificultades para las personas mayores sordas debido a que estaban acostumbrados a quedar físicamente en la sede de la asociación, y ahora han estado aisladas en sus casas.

"Las personas sordas mayores no sabían cómo hacer las compras on-line o avisar por telefonía para recoger sus medicamentos habituales"

La mascarilla ha sido el caballo de batalla para muchos sordos y tras meses de pandemia no se le ha dado una solución. ¿Qué solución se podrían haber dado?

ANA: Respecto a las mascarillas, igual que para los demás, es un agobio. Pero para las personas sordas es una doble barrera, puesto que algunos se apoyan por la lectura labial y otros no, pero también dificulta la expresión facial debido a que es necesaria para la lengua de signos.

Ana María Sánchez Calero y Lucía Espejo Pedrosa posan para Córdoba Hoy

LUCÍA: Completamente de acuerdo con Ana. Se ha propuesto la solución, que son las mascarillas transparentes, aunque el Gobierno de España ya lo ha aprobado, pero todavía no encontramos mascarillas homologadas. Pero en el fondo, las mascarillas no son la única solución; la verdadera solución es que se adapten todas las medidas de accesibilidad en todos los ámbitos. Antes de la Covid ya había barreras, lo que pasa es que ahora se nota más sólo por las mascarillas. Siguen existiendo barreras en el ámbito laboral, educativo, sanitario... Todavía están ahí y no se ha hecho nada. 

Las mascarillas también ocultan la expresión facial, tan importante para la comprensión y para la comunicación en lengua de signos, ¿verdad?

ANA: Lo mencione antes. Que las mascarillas dificultan la expresión facial, por ejemplo, cómo podemos diferenciar "dolor" y "dulce" que es el mismo signo y lo que los diferencia es la expresión facial. ¿Cómo podemos hacerlo con las mascarillas? Muchas veces nos las quitamos si vemos que no nos entienden.

Ana María Sánchez Calero y Lucía Espejo Pedrosa posan para Córdoba Hoy

LUCÍA: Una de las normas, y lo sabemos, es mantener las mascarillas puestas. Pero es difícil cumplirlas cuando estamos rodeadas de personas sordas u oyentes (para los que necesitan leerles los labios), a veces nos la quitamos, pero manteniendo distancia, pero lo que ha dicho antes Ana, es una barrera; pero sólo una más de muchas. 

¿Cuáles han sido los problemas principales de falta de comunicación al margen de la mascarilla? 

ANA: El verdadero problema es la propia sociedad que nos limitan. Si se adaptaran todas las medidas, no habría barreras.

LUCÍA: En primer lugar, la falta empatía y solidaridad. Hay personas sordas capaces, pero no quieren contratarlas debido a los prejuicios, y son personas sordas que pueden hacer todos excepto oír, pero pueden mover, pueden hacer cosas. Y fíjate, la gente está aprendiendo ingles, francés, italiano… ¿Cuándo aprenderán lenguas de signos? El objetivo de los idiomas es para poder comunicarse con las personas, ¿Por qué no hacerlo con las personas sordas?

"El objetivo de los idiomas es para poder comunicarse con las personas, ¿Por qué no hacerlo con las personas sordas?"

¿Qué problemas traen consigo para las personas con discapacidad auditiva los trámites telemáticos tan de moda en estos tiempos?

ANA: El problema recae en las personas sordas mayores, que no saben como manejarlos, y en las personas sordas que nunca han utilizado las tecnologías. Y, por eso, desde nuestra asociación ofrecemos asesoramiento y orientación sobre cómo manejar las tecnologías; incluso ayudarles a gestionar sus tramites.

Ana María Sánchez Calero y Lucía Espejo Pedrosa posan para Córdoba Hoy

LUCÍA: Desde nuestra asociación hemos buscado alternativas para facilitarles los recursos electrónicos, para que sea sencillo. Por ejemplo, hemos hecho varios talleres para saber cómo usar las redes sociales, plataformas, dando a conocer cómo es el certificado digital o cómo gestionar. 

Las necesidades de intérpretes en estos tiempos se hace fundamental. ¿Tienen suficientes efectivos para cubrir toda la provincia?

ANA: No. Nunca es suficiente. De momento, tenemos una intérprete para toda Córdoba y su provincia, gracias al apoyo de la Fundación Andaluza de Accesibilidad y Personas Sordas. Recuerda, que es una única intérprete para todas las personas sordas de toda una provincia. 

LUCÍA: Fíjate, soy una persona sorda, debo preguntar la disponibilidad del intérprete antes que pedir la cita médica, porque nunca sé cuándo esta libre. Ojalá pudiera elegir una hora y una fecha sin preocuparme, pero no es así. 

Ana María Sánchez Calero y Lucía Espejo Pedrosa posan para Córdoba Hoy

Las administraciones comienzan a darse cuenta de que la integración es un derecho. ¿Ven ese avance o aún queda mucho por hacer?

ANA: A las administraciones les queda mucho por recorrer. Y, además, no conocen las necesidades reales de las personas sordas, y lo que necesitamos es más trabajo en equipo, trabajar juntos para mejorar la calidad de la vida de las personas sordas, y aquí estamos esperando. 

LUCÍA: No es justo para nosotros que siempre estemos reclamando y pidiendo a que se cumplan las medidas de accesibilidad cuando la realidad es que deberían estar en marcha ya. No esperar hasta dentro de años… No es un mero capricho, queremos estar en igualdad en condiciones.

"A las administraciones les queda mucho por recorrer, y, además, no conocen las necesidades reales de las personas sordas"

¿Piensan que la pandemia se ha olvidado de las personas sordas? 

ANA: Duele decirlo, pero sí. Se han olvidado completamente, no se han acordado, hemos tenido que actuar por nosotros mismos, hemos tenido que avisar de que no podemos gestionar todo por teléfono, o no coger las llamadas si nos dicen que tenemos Covid. ¿Cómo nos vamos a enterar si todo se hace a través de teléfono? Y una cosa más, antes de la pandemia también se olvidaban de nosotras. 

LUCÍA: Opino igual que Ana. En la asociación nuestra, como en todas las demás, hemos tenido que hacer un enorme esfuerzo para defender y salvaguardar sus derechos y los nuestros. Hemos tenido que echar horas para grabarnos y difundir las informaciones para que estén al tanto de las medidas, vacunas, Covid, mucho más. Y es muy de agradecer a las trabajadoras, que no han dudado en echar más horas de lo que deberían sólo por el bien de las personas sordas.

Ana María Sánchez Calero y Lucía Espejo Pedrosa posan para Córdoba Hoy

El día 14 se celebra el Día de la Lengua de Signos, ¿Se encuentra en su mejor momento? ¿Qué reivindicaciones harían en este sentido?

ANA: Ojala pudiera decir que sí, pero no es así. Queremos disfrutar el día cuando se apliquen todas las medidas de accesibilidad y que se vea la Lengua de Signos como un idioma más, que es lo que es. 

LUCÍA: El 14 de junio es un día para que se visibilice la importancia de la Lengua de Signos, pero no sólo queremos que sea un día, sino 365 días. Y todavía seguimos luchando para que se normalice la Lengua de Signos en cualquier ámbito.