lunes 24.01.2022
Cordoba Hoy

CARLOS NÚÑEZ. ARTISTA.

"El disco 'A Irmandade das Estrelas' fue un antes y un después y abrió el camino a las fusiones en España"

Carlos Núñez
Carlos Núñez
"El disco 'A Irmandade das Estrelas' fue un antes y un después y abrió el camino a las fusiones en España"

Cuando se me planteó hacerle una pequeña entrevista a Carlos Núñez lo primero que se me vino a la cabeza fue una anécdota que tuve con él hace muchísimos años en una de las fiestas del PCE en El Arenal de Córdoba, antes de la entrada del nuevo siglo. Estaba sobre el escenario y me acerqué a él, porque ya por entonces bebía los vientos por todo lo que sonara o sugiriera 'lo céltico'. Le llamé y le pedí un autógrafo. Le alargué una servilleta que había cogido previamente en el arroz del mediodía y le dije que escribiera ahí. Cuando me lo dio con una sonrisa pícara no había nombre alguno. Había plasmado un pequeñísimo pentagrama con unas notas musicales y un dibujo que me supieron a gloria.

¿Qué pretendo decir con esto? Que el señor gaitero al que han llegado a calificar como el Hendrix de la gaita, es una persona muy especial, que ha abierto caminos en la música que entonces eran insondables (y hasta para algunos ridículos). Lo que hoy es natural con la fusión de estilos, él abrió ese camino hace un cuarto de siglo en España con 'A Irmandade as Estrelas', que esta misma noche va a rememorar en el Gran Teatro. Eso y su profundo estudio sobre un Beethoven muy alejado de sus bustos cargados de seriedad que se pirraba por la música folk y que acabó plasmando en caso 200 piezas cargadas de celtismo. Por suerte Carlos Núñez las descubrió y nos las trae a Córdoba. Y por si alguien todavía amo ha entendido el regalo que eso supone, sólo lo hará en la ciudad califal y en A Coruña en todo lo que es su gira de 25 años del primer trabajo.

¡Ah! Y mucha atención a las sorpresas que habrá hoy en su espectáculo del Gran Teatro. A más de uno le va a sobrar la silla.

Carlos Núñez

Empieza la gira en Córdoba.

Correcto.

¿Por qué?

Bueno, surgió así. Además el de Córdoba va a ser muy especial, porque va a ser uno de los dos únicos donde haremos también la presentación de Celtic Beethoven, la músicas celtas desconocidas de Beethoven. Sólo los de Córdoba y A Coruña llevarán este espectáculo, aparte de la celebración por de los 25 años de mi disco.

"Vamos a tocar en Córdoba el tema que interpreté con The Who en mi primer concierto en Nueva York con The Chieftains: Baba O'Riley'"

¿De verdad Beethoven  tiene algo céltico?

Sí, sí. Todo esto ha sido un gran descubrimiento. Estábamos girando en Alemania y pasamos por la casa de Beethoven en Bonn y allí descubrimos estas músicas celtas suyas. Y después volvimos a descubrir más en su casa de Viena. En sus últimos 15 años, los mejores, cuando estuvo componiendo la Séptima sinfonía se apasionó por las músicas célticas y compuso casi 200 obras de éstas. ¿Por que le pareció tan interesante? Porque vio en ellas una modernidad. Es como si se hubiese enamorado del Flamenco. Era una musita muy exótica, diferente, que se salía fuera del sistema de la música clásica. Era el rey de la armonía, de la composición sinfónica y él veía que las célticas le empujaban a buscar sistemas diferentes. Hizo un mestizaje, una fusión y el resultado se adelantó 100 años a cuestiones que pasarían despeñes en Estados Unidos, con el Blues y el Rock.

¿Y de dónde bebe Beethoven para inspirarse en esas composiciones?

De las 200 composiciones la mayoría son de Irlanda, de Escocia hay muchísimas  y también de Gales. Incluso llegó a hacer alguna música española, con toques tradicionales de España. Pero el bloque central de todas estas músicas folk de Beethoven son las celtas. Es un pedazo de regalo el que nos ha dejado, porque hemos descubierto que son muy, muy modernas y eso, llegó a adelantarse un siglo a cuestiones que pasarían después en el Nuevo Mundo y que los americanos nos han contado que son suyas, pero Beethoven ya llegó a esa misma conclusión al estilo de blue notes, como las del Blues, upbeat o backbeat de la batería del Rock él ya lo hacía marcando el ritmo con los violines también a la contra. Cantidad de cosas que se ven en su obra. Por ejemplo en la Séptima sinfonía en el final es música irlandesa.

Todo esto era una realidad que no era conocida y que estaba ahí dormida esperando. La clave ha sido el darle a estas melodías el estilo, el carácter. Para tocar esta músico no sólo hay que dominar la clásica, hay que conocer también la tradicional y tocarlos con los ritmos que corresponden, con el estilo y de pronto surgen cuestiones muy virtuosas. El piano se convierte en una cosa virtuosísima y difícil. Llegamos a preguntar si Beethoven era tan virtuosos con el piano y nos han confirmado que sí y que incluso era un gran improvisador.

Es una visión nueva. No es el Beethoven con cara seria, sino que es un músico feliz y alejado de lo que pensamos que era o de lo que nos habían contado.

"Descubrimos al Beethoven feliz, muy alejado de lo que nos decían de él o de los bustos que lo muestran siempre serio"

Pero de esas 200 no puede haberse traído todo consigo y meterlas en un concierto.

Claro, He estado casi 15 años preparando todo esto. Hemos escogido canciones, va a haber instrumentales, va a haber temas de danza, incluso.

¿Todo eso lo vamos a poder ver sobre el escenario?

Por supuesto. Con danza también. Viene con nosotros el bailarín y violinista de Chieftains, Jon Pilatzke.

Hablando de The Chieftains. Usted tenia una relación especial con Paddy Moloney. Supongo que su muerte le habrá dejado echo polvo, como a todos los que le seguíamos.

Claro. Lo de Paddy aún no nos lo podemos creer. Paddy fue un verdadero mago y fue muy generoso conmigo. Piensa que le conocí con 13 años y con 18 ya estaba grabando con ellos y con Charlton Heston la música de la Isla del Tesoro y de pronto girando por Estados Unidos, por Australia, por Japón... Y Paddy consiguió que las estrellas de Rock del mundo se interesan por la música céltica y la tradicional.

Yo con Paddy viví momentos increíbles. En América de repente todos aquellos rockeros americanos tenían un respecto por la música tradicional, y llegaban a decir que la música celta era la base del Rock. Y eso no era precisamente lo que yo había visto de adolescente con la Movida de Vigo, que iban completamente a su rollo. En cambio los americanos de pronto se ponían a cantar en irlandés y a interpretar canciones tradicionales. Eso a mí me cambió la vida y me dije yo quiero lo mismo para nuestra música. Ahí nació 'A Irmandade das Estrelas'.

Que son 25 años, que se dice pronto.

Eso es. Fue la demostración de que era posible llegar a todos los públicos, el sacar esta música desde un pequeño club, que eran los pocos que conocían todo esto. Del mismo modo que The Chieftains invitaban a los Rolling Stones a los Who o a Sting a cantar en sus discos, y de hecho recuerdo el concierto con The Who en Nueva York. es que mi primer concierto en Nueva York con los Chieftains fue con The Who y de hecho vamos a tocar en Córdoba el tema que yo toqué con la banda y que es 'Baba O'Riley' en el Gran Teatro celebrando aquel encuentro.

De todos modos, si Paddy hizo todo eso con usted, es porque y vio que usted tenia algo especial. Eso no lo hace con cualquiera.

Pues imagínate lo que fue eso para mí. El mero hecho de que me escuchase. Yo tenía un problema, que era muy pequeño y la gente no me hacía caso; los profesionales no me escuchaban. Pero Paddy me hizo caso, escuchó todas las cosas que yo le contaba. Le llegue a contar que había música de gaita en Cuba y dijo vámonos a Cuba con Ray Couder (se ríe). ¡Fue increíble! Paddy hizo realidad todas aquellas cosas y sueños que yo le iba contando. Paddy fue también el primero que me dijo: 'Carlos, why you don't play with flamencos?' (¿por que no tocas con los flamencos?).

En aquel momento era algo caso prohibido. Recuerdo que cuando grabé con flamencos la tensión que se generó en todo el Norte por juntar la gaita con el Flamenco y eso fue algo muy inspirado en los Chieftains. Ellos me dijeron que juntara la gaita con la guitarra flamenca y ahí los conocí a todos.

"Paddy Moloney fue el primero que me escuchó en serio y cuando le dije que en Cuba había música con gaitas me dijo "Nos vamos a Cuba con Ray Couder"

En 'A Irmandade das Estrelas' gravé con Rafael Riqueni, con Vicente Amigo, de Córdoba. Me hice super amigo de Paco Peña, también de Córdoba. Paco de Lucía, por supuesto, Carmen Linares, y llegamos a juntar a los grandes de Irlanda con los grandes del Flamenco.

Y los Chieftains a ese nivel han sido mis maestros. Ellos  me guiaron en ese camino de abrir y de relacionarnos con músicos de todos los géneros. Ésa es un poco la filosofía de 'A Irmandade': Invitart a primeros espadas de géneros diferentes a aportar a la música tradicional. Alguien del mundo del Jazz, alguien de la música clásica, alguien del Pop, como era Luz Casal, del Rock, como Ray Couder, de la música latina... Todo el mundo podía aportar algo a nuestra música tradicional. Yo creo creo que eso fue el secreto de 'A Irmandade' y por eso lo estamos celebrando con jóvenes músicos en este nuevo disco, con gente que está ahí sonando.

¿Por ejemplo?

Pues he invitado a Rozalén a cantar unas Seguidillas de su tierra, de La Mancha. Son unas Seguidillas preciosas y muy antiguas, del siglo XVII. Rozalén es una auténtica maravilla, muy 'riquiña', como decimos en Galicia, muy maja. Canta de maravilla. Me decía: "Ésta es la canción más antigua y más difícil que he cantado hasta ahora". Son las Seguidillas del Sol y la Luna, que se llaman.

"Me di cuenta que Julio Anguita era en realidad muy tímido y no conseguí convencerle de que leyéramos un poema de Lorca en una fiesta del PCE en Córdoba"

Bueno, cuando salió el disco hace 25 años nadie se acabó rasgando las vestiduras y hasta los mas populistas acordaron con que usted tenía razón, ¿no?

Fue algo dificilísimo. Y las críticas podían ser, además, muy duras. Pero yo venia de esas giras por América con los Chieftains y reconozco que llegué a mi país convencido de que ése era el camino. Después de tocar con los Who, grabar con Sinéad O'Connor, con Alice Cooper, conocer a Bob Dylan, grabar con Ray Couder, a quien le dije que se viniera para España a grabar con Luz Casal, que él no la conocía, con un tema tradicional. Y juntamos Flamenco con música Celta. Yo tenía 23 años cuando ocurrió aquello.

Con ese disco se abrió el cielo, en efecto. Y a partir de ahí hubo un antes y un después. Pero de lo que más contento estoy es de que hoy ya jóvenes creadores de todo tipo de géneros están un poco en esa línea. Yo cuando empezaba los del Rock y la Movida no se relacionaban con todo esto, porque la música tradicional estaba ahí, aislada. Pero hoy sí que veo que hay una nueva percepción y la gente del Pop empieza a inspirarse con la tradicional. Mira a C Tangana, mira a Rosalía, la propia Rozalén... Todo está cambiando.

Recuerdo que sí había un tema en su ciudad, Vigo, de Os Resentidos donde se incluía la gaita, 'Galicia caníbal'.

Cierto, pero sonaba de una manera como decimos allí en Galicia, como si fuesen cantinas de escarnio medievales, que llevan un punto pocos detrás. No sabría decirte  i la cosa iba en serio o era reírse de nosotros mismos.

Mire a esa misma canción desde la perspectiva actual. ¿Cómo la ve?

Creo que es fantástico el echo de comprobar cómo todo esto que está pasando ahora mismo, de que se junta el Tras con la Muiñeira, como hemos hecho, de hecho, en este nuevo disco, pero hay más gente joven que lo está haciendo, y es bueno ver y contar a los más jóvenes que las cosas que se están haciendo en la actualidad no es que se hayan invitado por primera vez, sino que en los 90 se habían hecho ese tipo de fusiones, en los 80 ya se habían hecho y hasta en los 70 también. Recuerdo que por entonces había Muiñeira de discoteca con música electrónica. Siempre hubo encuentros, lo que cambia es la percepción y ahora es algo más generalizado.

Ha comentado antes que estuvo 15 años con la investigación de Beethoven. ¿Cuando llegó el momento de saber que había terminado y se dijo hasta aquí hemos llegado?

Estive 15 años preparando todo eso. Trabajando esas 200 piezas, pensando mucho los tiempos. Y realmente fue que durante el confinamiento una de las cosas que hicimos fue un concierto un concierto en streaming on demand, de pago, en el que los fans pagaron por asistir a ese streaming que grabamos en sitios preciosos, un balneario al borde del mar, un paso, una casa al borde de un acantilado y con él fue el arranque de Celtic Beethoven. El siguiente paso fue hace un mes, en Francia, con la Orquesta Sinfónica de Bretaña y con el gran barítono de ópera galés Bryn Terfel Jones, y tus colegas de Le Monde y demás estaban todos entusiasmados. Es increíble cuando esto hace nada existía.

Eso quiere decir que cada vez que vayan a interpretarlo es diferente.

Porque lo hacemos con orquesta sinfónica y con cantante, pero eso es un espectáculo carísimo con estrellas de la ópera, y la hacemos también en versión camerística. En Córdoba será con músicos celtas y músicos clásicos. Vamos a tener a una pianista increíble, muy joven, que vive en Basilea, Rosalía Gómez Lasheras, que es una máquina.

"Los británicos acaban de encontrar que lsa lenguas celtas más antiguas que se conservan en el mundo están en Extremadura, escritas en piedra"

Por aquí también hay algún que otro grupo de música Celta.

E Andalucía existe todo un amor por el mundo Celta desde hace muchos años. Por ejemplo, Paco Peña me decía que las músicas de gaita rocieras de Huelva suenan más a músicas escocesas que a Flamenco. Están también los dólmenes de Antequera; pues Menga es una palabra celta de la que men es piedra y ga es la misma raíz que Galicia, Gales, Galia. ¿En Andalucía se hablaron lenguas celtas? ¿Hubo cultura celta? Bueno, los británicos acaban de encontrar que lsa lenguas celtas más antiguas que se conservan en el mundo están en Extremadura, escritas en piedra. ¿Por que aquí quedó es lengua escrita? Porque hasta aquí llegaron los romanos y los fenicios que trajeron la escritura. Se escribió en lenguas celtas que se hablaron en la Península. En cambio, en escocía o Irlanda nunca se llegaron a escribir de es amanera. Es algo fascinante. Y, de hecho, había turistas que venían en sl siglo XIX a ver lo que ellos llamaban el 'Templo Druida', que son los dólmenes de Menga.

¿Cuantas veces se ha pasado por Córdoba?

No muchas. La primera vez fue hace 25 años en el concierto presentación del disco 'A irmandade' en el Gran Teatro. Y fue la sensación porque la gente acabó bailando en el teatro y esta algo novedoso. La última vez que vine fue también al Gran Teatro hace unos ocho años.

También estuvo en una fiesta del PCE que se celebró en El Arenal.

(Se ríe) recuerdo que en el de la fiesta del PCE estaba Julio Anguita, al que le propuse leer un poema de Lorca (vuelve a reírse). En el fondo me demostró que era tímido, porque e daba mucho respeto al pobre improvisar. Mo dijo "no, no. Te prometo que la próxima vez lo preparamos". Le respondí "no hombre, no. No te preocupes; vamos a improvisar un poco".

¿Leyeron ese poema finalmente?

No. Se cortó.