lunes 12.04.2021
Cordoba Hoy

MÚSICA Y ESPECTÁCULOS

Zenet canta al amor en el Gran Teatro de Córdoba

Ofreció un concierto que dejó un excelente sabor de boca, que supo a poco y que hubiese merecido más espectadores y una situación y una hora más normal,
Zenet En el Gran Teatro de Córdoba
Zenet en el Gran Teatro de Córdoba
Zenet canta al amor en el Gran Teatro de Córdoba

Si les dijera que el artista Antonio Mellado Escalona ofreció en el Gran Teatro de Córdoba un concierto muy especial y personal, esencialmente dedicado al amor sincero y también despechado, casi nadie sabría de lo que estaría hablando. Si les dijese que el cantante y actor malagueño Zenet en compañía de tres excelentes músicos, el guitarrista José Taboada, del violinista Raúl Marcos y del trompetista Manuel Machado, desgranó su música publicada en sus discos como 'El mar de China', 'La Guapería' o los temas de su próximo disco 'Zenetianos', lo mismo les podría sonar a los escasos espectadores que apenas llenaron un cincuenta por ciento del ya escaso aforo covidiano del Gran Teatro, pero me temo que a pocos más.

Y todo se debe a que fuera del circuito comercial de los cuatro acordes básicos o de la música rítmica embotellada poco más llega al gran público y es una auténtica pena porque nos estamos perdiendo grandes talentos. Talentos como el de Zenet que se mueven por el boca a boca y en pequeños círculos, pero que llevan consigo un enorme conocimiento musical y una inmensa capacidad para mezclar estilos de una manera tan natural que parece inverosímil.   

La música de Zenet mezcla estilos musicales de una manera fluída y casi inapreciable desde el Jazz o el Swing, al Blues o al bBolero con el trasfondo de una manera de cantar cercana al Tango y a un acento más allende los mares que al de su origen malagueño. A todo esto debemos unir una personalidad peculiar, una forma de llenar un escenario parco en detalles con su sola persona y una manera directa, encantadora y clara de dirigirse a los espectadores.

Los estilos musicales fluyeron y se fueron mezclando entre canciones. En unos momentos el espectáculo se pareció más a una 'jam session' donde se echaba en falta un lugar más reducido; en otras más una actuación en una sala donde salir a bailar. Todos los premios con los que ha sido galardonado Zenet reconocen un estilo muy personal, una música muy cuidada y trabajada y una capacidad para conectar con las emociones difícil de imitar.

Zenet ofreció en Córdoba un concierto que dejó un excelente sabor de boca, que supo a poco y que hubiese merecido más espectadores y una situación y una hora más normal, aunque la sobremesa difícilmente podría haber sido mejor.

Comentarios