miércoles 08.02.2023
Cordoba Hoy

RELIGIÓN

Las campanas de la Diócesis tocan en señal de duelo por la muerte del Papa Benedicto XVI

El obispo ha agradecido su implicación en la declaración del doctorado de San Juan de Ávila
Torre del campanario de la Mezquita-Catedral de Córdoba
Torre del campanario de la Mezquita-Catedral de Córdoba
Las campanas de la Diócesis tocan en señal de duelo por la muerte del Papa Benedicto XVI

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha destacado la humildad y el servicio prestado a la Iglesia Universal del Papa emérito Benedicto XVI, tras conocer la noticia del fallecimiento este sábado, y ha agradecido su implicación en la declaración del doctorado de San Juan de Ávila.

Su fallecimiento se produce diez años después de que Benedicto XVI pasara a la condición de Papa emérito, una etapa en la que se ha ganado "el cariño y la ternura" de todos por ser una figura señera de los últimos sesenta años, ha señalado el obispo en un comunicado.

Monseñor Demetrio ha destacado su "figura intelectual" como el gran teólogo que ha sido desde siempre, "aportando sus amplios conocimientos al Concilio Vaticano II, del que ha sido uno de sus mayores intérpretes, incluso saliendo al paso de algunas desviaciones que ha sabido detectar con lucidez y reconducir", ha afirmado el obispo, que ha pedido que el presbiterio, los religiosos y los fieles cristianos "eleven oraciones a Dios por su eterno descanso".

El obispo ha subrayado su importante colaboración al pontificado de San Juan Pablo II, como servidor en la Congregación de la Doctrina de la fe, desde la que estudió a fondo el doctorado de San Juan de Ávila que le hizo conocer a fondo al gran sacerdote, clérigo cordubensis, en octubre de 2012, al ser declarado Doctor de la Iglesia. Además, ha añadido monseñor Demetrio, "estamos muy agradecidos por su servicio a la Iglesia Universal y por ese reconocimiento de San Juan de Ávila que tanto nos afecta directamente a la diócesis de Córdoba".

El prelado ha afirmado la humildad como "huella" de la trayectoria de Benedicto XVI y ha asegurado que "nunca se creyó nada, ni aspiró a los puestos de la Iglesia". Así, ha recordado el obispo, el día su elección como Papa, se calificó como un humilde trabajador en la viña del Señor, una definición que "lo identifica como hombre sencillo, de carácter amable y manso, al que Dios ha dotado de una gran capacidad para captar los problemas y, con su ciencia y virtud, aportar mucho a la Iglesia universal".

Su pontificado pasará a la Historia como el que ha iluminado "los nadas fáciles problemas de nuestro tiempo con la luz de Jesucristo" y los ha encauzado para bien de toda la humanidad", ha expresado el obispo de Córdoba, que ha querido recordar como el Papa Francisco, su sucesor, nos ha llamado al atención hacia Benedicto XVI para que "reconozcamos y consideremos que su papel no había terminado, sino que estos diez años de retiro y oración en el Monasterio Mater Ecclesiae del Vaticano han sostenido a la Iglesia con su silencio y su oración".

Como obispo de Córdoba, monseñor Demetrio ha invitado a toda la Diócesis a una "oración agradecida a Dios, que no abandona a su pueblo y nos va dando pastores según el corazón de Cristo" y muy unidos al Papa Francisco ha expresado su oración, gratitud y compromiso en la conversión "para ser luz en este mundo".

Comentarios