CONCIERTO

Andrés Calamaro llega el domingo al Teatro de la Axerquía con su gira 'Agenda 1999'

CALAMARO

El poeta y cantante argentino Andrés Calamaro llega el domingo al Teatro de la Axerquía de Córdoba con su gira 'Agenda 1999', cuando se cumple un cuarto de siglo de la publicación de 'Honestidad brutal', el disco considerado unánimemente como la obra maestra del artista.

Según destacan desde su promotora, el poeta tiene la buena costumbre de modificar el repertorio en directo cada temporada o dos, algo original para un aficionado taurino que, asimismo, encierra el concepto de improvisación y entrega de "la fiesta más culta".

Admirador de cantantes y toreros, cineastas americanos y novelistas franceses, Calamaro se brinda en los escenarios sin trucos ni ayudas digitales y, junto con su banda de exquisitos músicos, ofrecen cada noche un espectáculo distinto en el arte arriesgado e irregular, "tal y como lo aprendemos en las arenas, alberos y tendidos", y el 'jazz'.

El año pasado, girando bajo el rótulo 'Agenda 2023', ofreció un repertorio que fue mutando hasta concluir en una serie de "himnos" de rock y despertando en las audiencias sentimientos expandidos. El público acompañó como en un "carnaval carioca, el día de los muertos mexicanos", como "una hinchada de fútbol intelectual y sensible".

Fueron más de 40 conciertos en otras tantas ciudades en España, Colombia, Ecuador, Panamá, Costa Rica, México, Estados Unidos, Puerto Rico y Argentina; conformando así dos años --casi cien presentaciones-- de giras intercontinentales que abarcaron España y las Américas en 2022 y 2023.

Quizás el fervor de los simpatizantes que mejor conocen la extensa obra oficial e inédita del cantante motiven al músico a resucitar canciones de otros discos menos populares que las que bordaron la 'Agenda 2023'. Calamaro es, probablemente, "el más grande artista musical desconocido en este idioma".

Audiencias mayormente jóvenes festejan canciones consagradas como 'Flaca', 'Mil Horas', 'Sin Documentos', 'Para No Olvidar', 'Estadio Azteca', 'La Parte de Adelante', 'Los Chicos' o 'Media Verónica', pero en el espíritu de artistas como Andrés habita el concepto bohemio y el inconformismo: "hablamos de un músico que intenta gustar y ofender como un décimo mandamiento". "Gustar es más llevadero y ofender le supone ser fiel a sus orígenes en el 'rock n roll', la anarquía y el arte contemporáneo", apuntan desde la promotora.

"Rumores permiten suponer que la gira 'Agenda 1999', tal y como se presenta el corriente año, podría hacer eje en las canciones del álbum 'Honestidad Brutal', pero se conoce a Andrés Calamaro como enemigo público de la nostalgia y por su apego a discos menos celebrados como 'Volumen Once' y recovecos musicales menos populares o celebrados por la crítica", subrayan.

En este caso, le van a secundar sus compañeros habituales: German Wiedemer, Julian Kanevsky, Mariano Dominguez, Martín Bruhn, Brian Figueroa y un selecto equipo de profesionales.