Marketing de contenidos: creando una estrategia exitosa en tiempos de exceso de información

 Marketing de contenidos: creando una estrategia exitosa en tiempos de exceso de información
photo_camera Marketing de contenidos: creando una estrategia exitosa en tiempos de exceso de información

En la actualidad, las empresas pelean con más dureza que nunca por destacar en internet poniendo en marcha toda clase de estrategias de marketing. Algo que ha provocado una gran saturación de información, aunque no siempre sea de calidad, y que precisamente pone de manifiesto la importancia de saber llevar a cabo una buena estrategia de marketing de contenidos para destacar.

El marketing de contenidos es una rama del marketing que se centra en crear y distribuir contenido valioso para el usuario. Un contenido que debe ser relevante y consistente para no solo atraer, sino también para retener a la audiencia y, finalmente, impulsar acciones que alimenten el negocio de la marca. ¿Es posible innovar en este frente para destacar? A pesar de toda la competencia, sí, y para ello hay que seguir unas bases tan claras como sencillas.

¿Cómo se puede crear una estrategia de marketing de contenidos que diferencie a una marca?

Algo que hay que destacar también sobre el marketing de contenidos es que sus beneficios se pueden aplicar en prácticamente cualquier estrategia de marketing. Sí, por ejemplo, estás planteando una estrategia de mail marketing con la que estás usando Mailrelay, para acercarte gratis a miles de usuarios, debes construir un contenido atractivo y de calidad si realmente quieres éxito.

Si lo enfocas bien, el marketing de contenido aumenta la visibilidad de la marca dentro y fuera de internet, fideliza a los clientes estrechando la relación con ellos y, al mismo tiempo, atrae nuevos clientes potenciales más propensos a comprar. Son todo ventajas clave, pero para ello hay que saber desarrollar una buena estrategia, y eso es lo que vamos a ver a continuación:

Definición de la audiencia objetivo

Antes de plantearte siquiera qué contenidos crear, debes entender el público al que te diriges. ¿Cuáles son los clientes de la marca? ¿Cuál es el tipo de cliente que quiere captar? Con esas preguntas, luego tendrás que ver qué les interesa, qué problemas tienen que pueda solucionar la marca y cuál es el formato que mejor encaja con ellos.

A partir de ahí empiezan a nacer las ideas para crear contenidos y se empiezan a desarrollar las estrategias. Lo primero es tener claro cuál es la audiencia y entenderla al máximo para poder conectar con ella a través de contenido que le resulte de valor. Esa es la piedra angular de este tipo de marketing.

Establecer metas claras y medibles

Los objetivos a alcanzar deben ser específicos, medibles, alcanzables, relevantes y estar indicados en un determinado periodo de tiempo (lo que se conoce como SMART). Aquí debes valorar cosas como el tráfico de una web, los seguidores o interacciones en redes sociales, la generación de leads o el incremento de ventas.

Todo esto deben ser valores que se puedan medir fácilmente con herramientas digitales y que, al mismo tiempo, sirvan para determinar la eficacia de la estrategia, como también para analizar posibles cambios o mejoras.

Calendarizar contenidos

Teniendo en cuenta todo lo anterior, hay que establecer un calendario de contenidos con antelación con el que asegurarte de que publicas con consistencia y acertando en los intereses del público.

Para ello, el calendario debe incluir los temas de contenido, las fechas de publicación previstas, las plataformas por las que se va a distribuir y, por supuesto, quién se encargan de la creación y publicación. Asegúrate de que sean especialistas en las materias a tratar.

Priorizar calidad antes que cantidad

Es cierto que hay que mantener una cadencia de publicación con la que generar una cantidad de contenidos que mantenga la presencia de la marca, pero la calidad es incluso más importante, porque afecta a la relevancia de la marca.

Por eso, antes de publicar un contenido, hay que realizar una investigación exhaustiva, respaldando la información con datos, buscar originalidad para aportar enfoques únicos que te diferencien de los demás y, por último, usar formatos diferentes para ganar presencia en diferentes canales, adaptando los contenidos a cada uno de ellos.

Optimizar para buscadores

Todo lo que publiques en internet acabará llegando a los buscadores, y eso es algo que debes aprovechar para que el público conozca la marca y se adentre en ella. Para ello, debes asegurarte de optimizar los contenidos para motores de búsqueda.

Es algo que requiere hacer un estudio de palabras clave para encontrar las que usar para cada contenido, crear títulos atractivos y meta descripciones que inciten al clic, llevar a cabo estrategias de enlazado interno y externo y también optimizar imágenes y añadir contenido multimedia en la medida de lo posible.

Todo esto es lo que define a una buena estrategia de marketing de contenidos. Aun en los tiempos en los que vivimos, en los que hay saturación de información por todo internet, estas son las bases con las que conseguir el éxito a través de esta rama del marketing. Requiere tiempo y mucha dedicación, pero los resultados llegan solos.

Más en Comunicados