lunes 12.04.2021
Cordoba Hoy

Hormigón impreso y hormigón pulido con Galistar

Hormigon
Hormigón impreso y hormigón pulido con Galistar

Cuando las personas piensan en el mundo de los materiales de construcción, a menudo les viene a la mente todos aquellos que tienen que ver con los acabados y remates finales. Pero lo cierto es que hoy en día cualquier construcción o reforma tiene como protagonistas, tanto al hormigón pulido como al hormigón impreso, dos tipos de superficies destinadas a diferentes espacios, con características y ventajas propias.

El hormigón impreso: destinado a exteriores particulares

El pavimento hormigón impreso es uno de esos materiales de construcción a la vanguardia que aplican la tecnología más avanzada para la elaboración de superficies destinadas al exterior de los edificios. Aunque se ha avanzado mucho en su aplicación, este material ya se utilizaba hace 40 años en Estados Unidos y hace 30 en el viejo continente. El hormigón impreso se instala sobre todo en patios, terrazas, parques, jardines y muchas otras superficies exteriores. Entre sus múltiples ventajas encontramos la variedad estética que puede adquirir, con diferentes colores y formas, que se pueden adaptar completamente a cualquier diseño o espacio.

Otra de sus grandes virtudes son las propiedades antideslizantes, que tanto echamos en falta en otros materiales, y que suelen provocar tantas caídas y lesiones por la humedad, la lluvia y la nieve. Algo que lo convierte en una gran alternativa, tanto al hormigón clásico como a los adoquines, sumado a una calidad y estética variada dentro del mercado.

Hormigón pulido: grandes superficies sobreprotegidas

El hormigón industrial pulido es un material en tendencia, pero destinado a espacios públicos, como centros comerciales, aeropuertos o museos. Espacios con un alto nivel de actividad e intensidad que precisan un grado superior de resistencia, un mantenimiento sencillo y una elevada durabilidad. Tienen un acabado estético menor al impreso, sin embargo el hormigón pulido, denominado también hormigón fratasado en el ámbito industrial, puede fabricarse en colores dispares, como negro, rojo, verde y gris.

Otras características técnicas que lo acompañan son: ilimitado en la forma, precio asequible para todos los presupuestos, tiempo reducido de obra, durabilidad consolidada, fácil mantenimiento y resistente a los productos químicos abrasivos que puedan derramarse.

¿Cómo se ejecuta y crea el hormigón pulido?

Como ya hemos mencionado anteriormente, el hormigón pulido con cuarzo tiene una ejecución sencilla de apenas 7 pasos. Primero, antes incluso de preparar el material es necesario preparar la superficie de trabajo. Luego se vierte el contenido, se extiende y nivela para que todo quede perfectamente liso e Inmediatamente después se aplica el mortero según la carga que se desee realizar. Los pasos 4 y el 5 van de la mano, ya que los dos consisten en un acicalamiento, inicialmente uno que permita homogeneizar y otro que genere un efecto espejo. En el paso 6 se barniza la superficie y se precinta, y al final, en el último paso se ejecutan los acoplamientos de dilatación correspondientes.

El hormigón pulido se crea a partir del agua, sumado a elementos arenosos, como la grava y la gravilla, cuarzo y cemento. El éxito de la mezcla reside en la proporción específica que se aplique finalmente.

Ventajas y precio del hormigón impreso

El precio hormigón impreso Paviconj es francamente económico si tenemos en cuenta la longevidad del producto y la calidad del mismo. Es posible solicitar presupuestos sin compromiso, pero aproximadamente, se pueden estipular ciertos precios según el metro cuadrado.

Si la obra consta de menos de 50 metros cuadrados, entonces el precio máximo rondará los 1500 euros. Conforme aumentemos el tamaño, el precio aumentará en franjas aproximadamente de 1.000 euros más cada 70 metros cuadrados. 

La franja de precios por tanto, sería la siguiente:

  • 100 m2 equivaldrían a un precio entre 1500 y 2500 euros.

  • 150 m2 conforman entre 2.500 y 4.000 euros.

  • 200 m2 serían alrededor de entre 4.000 y 5.000 euros.

Para presupuestos por encima de los 200 m2, las constructoras y los servicios profesionales suelen pedir un presupuesto aparte.

Comentarios