domingo 16.05.2021
Cordoba Hoy

Consideraciones para comprar el mejor jamón de bellota y pata negra de España

cerdos
Consideraciones para comprar el mejor jamón de bellota y pata negra de España

El jamón ibérico está considerado como uno de los principales símbolos de la gastronomía española. La producción artesanal que circunda este producto lo convierte en uno de los de mejor calidad del mercado, por eso, apostar por productores que conserven la tradición de crianza del animal es garantizar la posibilidad de llevar un gran alimento a la mesa. 

El jamón de bellota es una de las mejores alternativas para degustar en cualquier tipo de reunión entre familiares y amigos, bien sea como aperitivo o como integrante de cualquiera de los platos de la velada; pero para garantizar que compras el mejor hay que tener en cuenta una serie de factores. 

Los orígenes de la elaboración de este jamón se hallan en Jabugo. En el año 1879 se fundó la primera empresa productora de jamones de bellota. Entre otros tantos detalles, los criaderos en las dehesas y la alimentación del cerdo, basada exclusivamente en bellotas, convierte este producto en una total exquisitez. 

Además, hay que mencionar la elaboración totalmente artesanal, la cual se lleva a cabo con el ejercicio físico de cada ejemplar, ya que al estar en plena libertad se encuentran en constante movimiento.

En cuanto al curado, el equilibrio climático de la zona, entre lluvias, temperatura y humedad adecuadas, favorecen los secaderos naturales para curar cada pieza con los mejores resultados. Empresas de la talla de Alba Romero cuentan con expertos que se ocupan de cubrir cada detalle del proceso para lograr un producto de máxima calidad 100% natural.

Proceso de elaboración del jamón de bellota 

Para conseguir el aroma y sabor característicos del jamón de bellota, esta carne se sumerge en sal durante varios días, los cuales se calculan de acuerdo a su peso. Los maestros jamoneros son los encargados de la supervisión de esta fase del proceso de elaboración para controlar el tiempo de curación.

En la etapa de secado y maduración, tanto jamones como paletas reposan por varios meses para conseguir el olor, el sabor y la textura que los caracterizan. De esta manera se lleva a cabo la difusión de la grasa entre las fibras de los músculos, que son las responsables de retener su aroma. 

Durante este período, las piezas suelen perder cerca de un 40% de su peso inicial. Hay que insistir en que los maestros jamoneros juegan un papel esencial en todas estas fases, ya que son los que controlan la duración de cada etapa, según las características individuales de cada pieza. La tradición es milenaria, por lo que solo la experiencia adquirida de generación en generación, es la que permite conseguir este exclusivo manjar. 

La salud y el jamón ibérico

Por otro lado, es importante destacar que el consumo de este tipo de jamón tiene excelentes beneficios para la salud, que han sido estudiados en universidades: 

  • Este jamón contiene un 50% más de proteínas que la carne de cerdo fresca. Esto quiere decir que aproximadamente 100 gramos de jamón ibérico concentra alrededor de un 33% de las proteínas que debe consumir un individuo diariamente. 

  • Si estás llevando a cabo un régimen alimenticio especial para aumentar tu rendimiento físico, el jamón no debe faltar en tu dieta. 

  • También es rico en fósforo y calcio, y contiene hierro, y vitaminas B1 y B2. 

  • En cuanto a la grasa del jamón ibérico de bellota, tienen una mejor y mayor proporción de grasas insaturadas, las cuales permiten mejorar los niveles de colesterol, logrando así reducir los riesgos de padecer enfermedades cardíacas, y a la vez, permite mejorar el sistema circulatorio. 

  • Es un alimento rico en ácidos grasos monoinsaturados, es decir, está considerado como un alimento con grasas saludables, gracias al ácido oleico. 

  • Es preferible comer jamón ibérico de bellota que otras carnes, como pollo o pavo, si relacionamos el contenido de colesterol de cada tipo de carne. 

Características y detalles de la pata negra

El término pata negra está relacionado con el color de la pezuña del animal puro ibérico que es, evidentemente, negra. De manera errónea, suelen denominar de esta forma a cualquier jamón, sin tener en cuenta la raza del cerdo ni el tipo de alimentación al que es sometido durante su crianza. No obstante, la pata negra se refiere al jamón 100 por cien de raza ibérica. 

En Alba Romero, tienda online jamon pata negra, puedes elegir un jamón o paleta con la garantía de tratarse de un ejemplar de raza pura ibérica, considerado como uno de los más exquisitos productos de la gastronomía española. Pero, ¿por qué comprar jamón ibérico en esta tienda online?

Lo cierto es que se trata de la forma más cómoda y segura de comprar cualquier tipo de producto hoy en día, incluyendo por supuesto, el jamón ibérico. Ellos se encargan de poner el jamón en tu mesa, sin intermediarios, directamente de las manos del productor a las tuyas. 

Esta empresa, tal como indicamos al comienzo, elabora sus jamones y paletas en Jabugo, se trata de un paraje ideal para la crianza y curación del cerdo ibérico. Su microclima, compuesto de inviernos fríos y secos, y de unos veranos suaves y cortos, garantiza la calidad del producto y su crianza bajo las mejores condiciones. 

Su industria artesanal hace buen uso de bodegas y secaderos de forma natural, lo cual se considera fundamental para que el proceso de curación se lleve de manera adecuada y tradicional. Son más de 25 años los que acumulan de experiencia en la elaboración de los mejores jamones de bellota, cien por cien ibéricos, y también con una extensa gama de embutidos exquisitos de gran calidad. 

Algunas curiosidades sobre el jamón ibérico

  • El tacto permite saber más sobre la curación de la pieza. Su grasa exterior proporciona información sobre la calidad. 

  • La vista genera datos sobre la proporción de grasa de cada ejemplar, así como sus matices de color. El proceso de secado genera arrugas en algunas zonas.

  • El olfato permite reconocer la calidad de su interior al introducir un punzón.

  • El gusto es lo mejor, y lo dejamos a criterio de cada paladar, para poder comprobar la calidad de un buen jamón ibérico. 

Comentarios