viernes 22.01.2021
Cordoba Hoy

Conoce los problemas ortopédicos más frecuentes en la etapa infantil

Conoce los problemas ortopédicos más frecuentes en la etapa infantil

Suele ser común en los niños que cuando aprenden a caminar presenten algunos signos que suelen causar preocupación en los padres. Pies planos, piernas en “forma de x” o arqueadas, andar de puntillas, entre otros, son algunos de los problemas ortopédicos más frecuentes, que por lo general se corrigen con el crecimiento. Pero en el caso de persistir, son evaluados por especialistas, para llevar a cabo el tratamiento correspondiente.

Es común que los niños en sus primeros años de vida comiencen a mostrar señales de presentar algunos problemas en las piernas, de hecho, se habla de que el 50% de los escolares, los padecen. Estos problemas causan mucha preocupación en los padres, sin embargo, son afecciones que suelen corregirse de forma natural con el crecimiento o que, al llegar a ser moderados, con una atención temprana y tratamientos adecuados se pueden solucionar.

Alteraciones en la postura, malformaciones, asimetrías en la extremidades y otros signos más, son motivos suficientes para llevar al niño al especialista, que hará las revisiones y pruebas necesarias para ofrecer un diagnóstico y, en el caso de presentar alguna patología, indicar el tratamiento necesario. 

Entre los signos más comunes a los cuales se les debe prestar atención, están: separar o juntar las rodillas, desgastar mal el calzado, es decir, más de un lado que del otro, o bien, andar de puntillas, entre otros detalles que puedan dar la impresión de que el niño camina de manera anormal.

Dependiendo de la edad del niño y la afección que se le haya diagnosticado, es posible que se requiera algún tratamiento ortopédico, como férulas, plantillas, prótesis de silicona y más, los cuales se elaboran con los más estrictos estándares de calidad en empresas reconocidas, siendo ortocenter.es una de las de mayor trayectoria, especialistas en ortopedia en Madrid.

Ortocenter, fundado en 1963, ha evolucionado como lo ha hecho la ortopedia en el mundo. En la actualidad ofrece una gran diversidad de productos, siendo los más demandados, las plantillas a medida, prótesis, órtesis de silicona, estudios 3D de la marcha, estudios con enfoque deportivo, corset ortopédico, calzado a medida y muchos más.

Las afecciones más comunes en los niños

Son varios los casos ortopédicos frecuentes en la edad infantil, siendo uno de los más frecuentes el conocido como pies planos, lo que no es más que la ausencia del arco del pie. Esta condición genera gran preocupación en los padres, sin embargo, los especialistas señalan que no genera mayores problemas ni requiere tratamiento. 

En algunos casos, los pies planos pueden ocasionar dolor, de ser así se suelen indicar plantillas correctoras o algún tipo de apoyo especial para el arco del pie, que se colocan en la parte interior del zapato.

Las piernas arqueadas suelen ser comunes en los niños en sus primeros años de vida, de forma que se pueden corregir conforme pasa el tiempo, sin embargo, si el crecimiento es avanzado y el problema persiste, es señal de un problema ortopédico que puede requerir atención médica. 

Otra condición que hasta cierto punto es normal y se corrige por sí sola, es la de las piernas en “forma de x”. Así se conoce a la tendencia moderada en los niños entre 3 y 6 años de edad, de colocar las piernas en “forma de x”. Cuando esto se mantiene pasados los 6 años de vida y llega a pronunciarse más, es obligatoria una revisión médica exhaustiva.

Los pies valgos es otra anormalidad que suele observarse en los niños. Sucede cuando los pequeños tienen las piernas torcidas hacia dentro, lo cual no interfiere en andar, correr y hacer deporte. Si esta condición persiste o hace que el niño se caiga al correr o caminar, debe ser observada por un especialista.

Andar de puntillas es una acción que suele ser común entre niños de 1 y 3 años, sin embargo, si una vez superada esta edad se sigue manifestando en los pequeños, es importante una evaluación médica, ya que puede ser indicio de una afección grave, como parálisis cerebral, problemas en el sistema nervioso o debilidad muscular.

Comentarios