5 monumentos arqueológicos por el mundo

egipto

Nuestro planeta alberga una gran cantidad de tesoros, entre ellos, impresionantes sitios arqueológicos que nos conectan con el pasado de la humanidad y son testigos silenciosos de la evolución y el progreso de nuestras sociedades.

Cada uno de estos lugares posee una historia fascinante que merece ser descubierta. Por eso, hagamos un recorrido por algunos de los monumentos arqueológicos más icónicos e importantes del mundo.

Las Pirámides de Guiza (Egipto)

Para la arqueología, quizás lo más famoso y emblemático son las Pirámides de Guiza en Egipto, imponentes estructuras funerarias que datan de hace más de 4.500 años y son las únicas de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo que siguen en pie.

La Pirámide de Keops (o Jufu), con una altura original de 146,7 metros, fue erigida con más de dos millones de bloques de piedra caliza y granito.

Las Pirámides de Guiza son una prueba tangible de la cultura, las creencias y las habilidades de los antiguos egipcios. Entrar en ellas e ir por sus pasillos y cámaras es una experiencia que atrae a millones de visitantes cada año.

Chichén Itzá (México)

Ubicado en la península de Yucatán, en México, el sitio arqueológico de Chichén Itzá es uno de los principales legados de la civilización maya. Este complejo de templos, palacios y centros ceremoniales fue construido en el año 1200 d.C. tal y como lo conocemos actualmente.

Lo más importante de este sitio es el Templo de Kukulkán, también conocido como El Castillo. Esta estructura piramidal de 24 metros de altura y 365 escalones que representan los días del año, refleja la avanzada comprensión astronómica de los mayas. Cada equinoccio de primavera y otoño, ocurre algo muy peculiar: la sombra proyectada por la pirámide crea la impresión de una serpiente que desciende por los escalones.

Chichén Itzá fue además un centro de intercambio cultural y comercial de gran relevancia. En ella se pueden ver restos de templos, plazas, juegos de pelota y otras estructuras, que dejan en evidencia el desarrollo maya, muy adelantado a su tiempo.

Machu Picchu (Perú)

En las montañas de los Andes peruanos, se encuentra la ciudadela inca de Machu Picchu, una maravilla del mundo antiguo tan impresionante como enigmática. Construida a mediados del siglo XV, este sitio arqueológico se eleva a 2.430 metros sobre el nivel del mar, lo que permite tener una vista panorámica de los picos nevados y los valles circundantes.

La ciudad inca de Machu Picchu, albergaba templos, palacios, plazas y sistemas de terrazas y canales de agua, que dejan muy claras la ingeniería y planificación urbana de los incas. Aunque se desconoce con certeza el propósito exacto del asentamiento, se cree que pudo haber sido un palacio, santuario o incluso una fortaleza.

Petra (Jordania)

La ciudad de Petra, en Jordania, con su imponente arquitectura tallada en la roca, fue la capital del Reino Nabateo entre los siglos IV a.C. y I d.C.

Para acceder a Petra se debe seguir el camino por el Siq, un cañón de más de un kilómetro de largo, cuyas paredes alcanzan los 200 metros de altura. Al finalizar este recorrido, los visitantes se encuentran con la majestuosa fachada del Tesoro (Al-Khazneh), el edificio más destacado de la ciudad.

Además, Petra tiene templos, tumbas, anfiteatros, calles, viviendas, sistemas de canales y acueductos, que nos permiten conocer la grandeza y la sofisticación de esta antigua civilización.

Éfeso (Turquía)

Éfeso es otro sitio arqueológico de gran importancia a nivel mundial. Ubicado en la actual Turquía, fue una de las ciudades más prósperas de la antigüedad. Fundada en el siglo XI a.C. alcanzó su máximo apogeo durante el dominio romano

La ciudad era un importante centro comercial, cultural y religioso, conocida por el Templo de Artemisa, una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo. Otros de los restos más destacados son la Puerta de Magnesia, la Biblioteca de Celso, el Gran Teatro con capacidad para 25.000 espectadores, y el Odeón, un teatro más pequeño.

Éfeso también es conocida por ser uno de los siete centros del cristianismo primitivo, donde el apóstol Pablo predicó y donde la Virgen María habría pasado sus últimos años antes de la Asunción.