martes 17.05.2022
Cordoba Hoy

DISTRITO CENTRO

San Lorenzo Existe alerta a los comerciantes del Realejo de la 'estafa' del niño con leucemia

Con una llamada una mujer que se hace llamar Laura pide 90 euros para el respirador de su supuesto hijo enfermo, Rafael, tras empatizar con su víctima
coche vtc realejo
Imagen de archivo de la zona de El Realejo de Córdoba
San Lorenzo Existe alerta a los comerciantes del Realejo de la 'estafa' del niño con leucemia

La Asociación Vecinal San Lorenzo Existe ha alertado a los comerciantes de la zona de El Realejo, través de llamadas y de las redes sociales, sobre el timo de la leucemia, sobre el que ya han lanzado la voz de alarma en Madrid.

Por lo visto, la mujer, que se hace llamar Laura ya ha contactado con algún comerciante de la capital cordobesa y en vista de que pueden ser más, San Lorenzo Existe ha optado por advertir al comercio en la zona "por si se han producido más contactos para sacarles más dinero", ha explicado el presidente, Manuel Ortega, quien ha avisado que se trata del mismo modus operandi que el que se ha producido en Madrid.

La denuncia ha salido a la luz a raíz del peluquero David Madueño, quien el pasado sábado, a las 22.00 horas, le llamó esta mujer explicándole que en su establecimeinto se pelaba su hijo Rafael y su marido, La supuesta Laura se dirigió al peluquero llamñándole por su nombre con la intención de empatizar con él.

Al principio Madueño le comentó que no se acordaba de su hijo y ella le indicó que era rubio y al peluquero le vino el rostro de uno de los que suele pelar con ese tipo de pelo y en su mente le puso cara al tal 'Rafael'. Fue entonces cuando la supuesta 'Laura' le dijo que el chaval tenía leucemia y por falta de medios estaba pidiendo 90 euros a varias personas parea comprar un respirador.

Con la charla David Madueño, según él mismo señala, le acabó poniendo también cara al supuesto marido y al suegro de la tal 'Laura', pero al preguntarle a la estafadora si no tenía familia a la que pedir ayuda, la respuesta de que estabn haciendo una recolecta entre sus contactos porque se habían quedado sin dinero no le cuadró y se dio cuenta a tiempo del engaño.

"Es una persona que tampoco pide cantidades desorbitadas y que sabe cómo se llama con quien está hablando con la intención de caer bien, hacerle ver que es alguien próximo y sacarle el dinero", advierte Manuel Ortega. "No sabemos si ha conseguido hablar con otros establecimientos de la zona, pero para evitar situaciones desagradables hemos preferido lanzar la voz de alerta desde la asociación".

Comentarios