domingo 13.06.2021
Cordoba Hoy

DISTRITO CENTRO

Saetas en los balcones para Semana Santa, Feria de Día en Mayo... La Judería se pone las pilas

Laura Roda preside la nueva Asociación Judería de Córdoba, que trata de recuperar el barrio con un variado programa de actividades hasta el verano desde la iniciativa privada
Reunión de la Asociación Judería de Córdoba en la Plaza de Santa Catalina
Reunión de la Asociación Judería de Córdoba en la Plaza de Santa Catalina
Saetas en los balcones para Semana Santa, Feria de Día en Mayo... La Judería se pone las pilas

Estaba claro que o lo hacían ellos y ellas o nadie les iba a sacar las castañas del fuego. Y hay que decir que en la Judería había demasiado fuego ya y pocas castañas. La nueva presidenta de la muy flamante Asociación Judería de Córdoba, Laura Roda, propietaria de la Taberna Doble de Cepa, lo ha expuesto hoy en lo que ha sido su primera reunión oficial celebrada en la Plaza de Santa Catalina, y es que la caída media a lo largo de 2020 de los negocios de la zona es del 83%, con el agravante de que el 62% de los negocios ha tenido pérdidas del 100% al no haber abierto sus puertas.

Y es que de las 269 empresas activas en la Judería, sólo 31 abrían los fines de semana y cuatro, de lunes a domingo. Con este panorama enfrente (y en mente) surge la idea de asociarse, no sólo para hacer fuerza en caso de reclamar o reivindicar, que también, sino, sobre todo, para poner en marcha la imaginación y recuperar la Judería para los nativos y nativas, que desde hace años habían cedido la parte monumental de su ciudad a los visitantes.

Reunión de la Asociación Judería de Córdoba en la Plaza de Santa Catalina

Son ahora 103 socios, entre hoteleros, hosteleros, museos privados, artesanos, guías turísticos, alojamientos, hoteles, comerciantes y tablaos flamencos, que han optado por tener voz propia (antes utilizaban a las asociaciones vecinales también para hacerse oír) han gestado un calendario de eventos, de la mano de la vecindad, aprovechando que la vicepresidenta es Lourdes Martínez, presidenta de La Medina y a la vez que regenta un negocio de pollos asados.

Según un comunicado elaborado por la asociación, ésta nace "como consecuencia del olvido de las administraciones de este barrio, en la dura pandemia económica y sanitaria que todos los negocios y familias dependiendo de éstos, están padeciendo, y para buscar soluciones al menos al nivel privado, para atraer movimiento a esta zona, que desgraciadamente ha quedado desierta". Y se hace con optimismo, para dar respuesta a sus asociados y, por consiguiente , a los miles de empleados que dependen de estos.

En la actualidad la Judería vive en su mayoría del sector del turismo nacional e internacional, es un barrio dónde no hay la concentración de viviendas como en el resto de Córdoba, con lo cual los negocios han llegado a un punto en el que no pueden asumir la falta de turistas y la falta de cordobeses. Y la sensación es la de vivir en una ciudad fantasma.

Reunión de la Asociación Judería de Córdoba en la Plaza de Santa Catalina

"Hay muchas familias que están agonizando, muchos negocios que ya no volverán a abrir, y mientras tanto contemplamos estupefactos la falta de acción por parte de las administraciones, en uno de los barrios más emblemáticos de Córdoba, el constituye la identidad de esta ciudad.

Pero como les preocupa mucho su situación y su futuro, ante la inacción de las administraciones que dejan la zona Patrimonio de la Humanidad desatendida, desde la iniciativa privada se trata de promover y atraer a los cordobeses de la capital, de la provincia, y a cualquier foráneo que venga de visita, ofreciendo una serie de actividades que animen y atraigan, desde la Semana Santa y hasta verano. Eso sí, siguiendo en todo momento las exigencias sanitarias contra la Covid.

Otra cuestión que quieren cambiar es que, a pesar de que la Judería fue declarada en 1994 por la Unesco Zona Patrimonio de la Humanidad y se ha convertido en la zona de mayor afluencia turística, "no estamos considerados en ciertos aspectos dentro de este sector", aunque en cierto modo lo sostengan.

Así, desde junio pasado han mantenido numerosas reuniones con las administraciones y diferentes partidos políticos. La última de ellas esa sido hoy mismo con el alcalde, José María Bellido; el delegado de Turismo, Ángel Pimentel, y la nueva edil de Casco Histórico, María Luisa Gómez Calero. "Les hemos traslado, una vez más, la peculiaridad que muestra la Judería, muy castigada por no ser un barrio donde vive mucha gente como en otros, y por la falta de turistas. No contamos ni con locales ni foráneos. Y si al final hemos podido estar integrados en las ayudas del Imdeec y en las de la Junta, jurídicamente no podemos contar con más, de modo que el alcalde nos ha dicho que nos incluiría en el remanente o bien en el presupuesto específico estatal de ampliación de ayudas".

El elemento negativo es que esas ayudas no serán de hoy para mañana, con lo cual no podrán dar la respuesta inmediata a los negocios y familias acosadas por el cierre permanente. Bellido, por su parte, se ha comprometido a difundir esta iniciativa privada, para la que se ha creado el hashtag #ViveLaJudería.

En cuanto a las actividades, desde la iniciativa privada y apoyados en la asociación La Medina, la Asociación Pasión por Córdoba y la difusión de Córdoba FM, se han desarrollado una batería de acciones.

IMG-20210323-WA0033

La primera de ellas tendrá lugar el Domingo de Ramos. 'La saeta popular en la Judería' intentará "aunar un sentir de los que muestran a través de la saeta unas emociones preciosas para hacer de esta Semana Santa la más especial". Así, habrá saeteros cantándoles a los pasos, que en esta ocasión son invisibles, en un itinerario de balcones a lo largo de la Judería, con un horario desde las 13.00 y hasta las 15.00 horas el Domingo, y de 19.00 a 21.00 horas tanto el Domingo de Ramos, como el Jueves y Viernes Santo.

Hay programadas muchas más actividades para los fines de semana, como la creación de casetas vivas de Feria en los establecimientos, a modo de Feria de Día, y un llamamiento a que en Mayo Festivo las mujeres y niñas se paseen por este barrio con sus vestidos de gitanas, además de organizar talleres de sevillanas en espacios al aire libre, en las plazas de la zona, y venenciadores de vino, con el inestimable apoyo de la Denominación de Origen Montilla-Moriles.

También se está pensando en talleres artesanos en la calle y otra serie de eventos que llenen de vida la zona.

La idea es trasladar un sentimiento de optimimo en el barrio, animar a la gente a visitarlo, a pasearse por las tradiciones, la gastronomía y el patrimonio, que, al igual que está ocurriendo con Los Patios en la pandemia, se tiene que recuperar para los cordobeses y cordobesas en una "nueva Judería".

Comentarios