TREINTA AÑOS DE DECLARACIÓN PATRIMONIAL

Nodo Corduba avisa que hay "poco que celebrar y mucho trabajo que hacer" en el aniversario del Casco

Los portavoces del coletivo, Manuel Ortega y Lourdes Martínez, lamentan la política municipal que está convirtiendo esa zona en un parque temático turístico
Turistas y pintadas en el panel de la declaración patrimonial del Casco, en una imagen de archivo
photo_camera Turistas y pintadas en el panel de la declaración patrimonial del Casco, en una imagen de archivo

El próximo 17 de septiembre se van a celebrar 30 años desde que la Unesco amplió la declaración de Patrimonio de la Humanidad que ya tenía la Mezquita-Catedral de Córdoba a todo el Casco Histórico, pero en opinión de la Asociación Nodo Corduba, "hay muy poquito que celebrar y sí mucho trabajo que hacer por delante para evitar perder esa catalogación".

Por lo pronto, el vaciado demográfico ha sido constante en todo ese tiempo, pero, en palabras del coportavoz del colectivo, Manuel Ortega, tras el anterior mandato del PP ese vaciado, que ya se apreciaba en etapas a anteriores, "se ha incrementado muchísimo más" y ha estado propiciado por una serie de acciones que se llevan a cabo en el Casco, en medio de una estrategia capitalista neoliberal, sin control y sin restricciones, y que "cobra forma en el constante incumplimiento del Plan de Especial Protección del Casco Histórico (Pepch) que establece que tiene que prevalecer el uso residencial de vivienda y nos encontramos con que que aquí el que prevalece es el terciario".

Y es que la carga de apartamentos turísticos, legales o ilegales, y de plazas hosteleras "es tremenda" en el Casco y conlleva "la expulsión de la población", además de generar una espiral de aumento de los precios del alquiler, "que hace imposible que las personas puedan acceder a una vivienda, pero no sólo en el Casco, sino en el resto de la ciudad". De este modo el alquiler de larga duración cede terreno ante el de uso turístico, que "permite obtener unos rendimientos muchísimo más elevados que si fuera un alquiler tradicional". ha añadido Ortega.

Manuel Ortega y Lourdes Martínez a las puertas del Ayuntamiento
Manuel Ortega y Lourdes Martínez a las puertas del Ayuntamiento

La conversión del Casco Histórico cordobés en un mero decorado temático vaciado de población "contraviene directa y frontalmente uno de los principios fundamentales para ser declarado Patrimonio de la Humanidad", que vino, entre otras cuestiones, porque se trataba de un Casco vivo, "y ahora no lo es". Por lo pronto, la zona de San Lorenzo resiste y todavía tiene un peso demográfico importante, "pero allí estamos viendo también cómo aumenta cada vez más el uso de los apartamentos turísticos", indica Manuel Ortega, que es también presidente de la Asociación Vecinal San Lorenzo Existe.

La otra consecuencia nefasta de su transformación en decorado es que el Ayuntamiento de Córdoba, "dentro de su ética capitalista neoliberal", es que ha tardado en exceso para ponerse a trabajar en una ordenanza que regule "el turismo de borrachera", que en otras ciudades ya lo está, lo que convierte a Córdoba en un foco de atracción de este tipo de turismo tan lamentable. Así, por ejemplo, Sevilla, Granada y Málaga hace tiempo que tienen ordenanza, y aquí "vamos a la cola de forma interesada, porque no se pretende regular, sino que se busca dar las mayores facilidades y mano abierta para los negocios de la noche perjudicando, a cambio, a la vecindad".

En palabras de Nodo Corduba, "se les está yendo de las manos y lo están transformando en un desierto demográfico, en un parque temático y algo vaciado de población", hasta el punto de que ha bajado desde los 33.000 a los 29.000 que había hace un año, y "ya veremos en la próxima serie estadística cómo sigue en descenso".

Para la coportavoz de Nodo Corduba y presidenta de la Asociación Vecinal La Medina, Lourdes Martínez, el extenso programa que hay previsto para celebrar esos 30 años, con con conciertos, photocall, talleres de arqueología, fotos con personajes históricos, espectáculos de danza y música, concursos o visitas guiadas en la Mezquita-Catedral, no pueden ocultar la verdad que hay detrás de todo. "Si van a hacer rutas guiadas, ¿dónde van a ir? Porque si los vamos a mover por la zona patrimonial le recordaría al señor alcalde que primero tendría que hacer una limpieza exahustiva en el Casco, de fachadas y de sus calles, arreglo de muchas calles a las que echan alquitrán en lugar de sus adoquines y, sobre todo, el abandono de viviendas".

La también presidenta el Consejo de Distrito Centro ha recordado al alcalde, José María Bellido, que "no es ilegal hacer una moratoria de apartamentos turísticos, y se supone que la catalogación al Casco se le da por ser un barrio vivo y cada vez tiene menos vida, per sí más vida de maletas, restaurantes, de tiendas de recuerdos para turistas, pero vida vecinal apenas queda nada".

Es una triste pena que el Casco se convierta a marchas forzadas en un parque temático. Otras ciudades, como la de Mérida, y tiene vecinos y vida vecinal, que se puede combinar a la perfección con la turística, pero que se expulse a los vecinos y eso eso que se vaya a presentar a la Unesco me parece muy triste.

No es un debate actual, sino que lo vimos advirtiendo desde antes de la pandemia y si el alcalde se acuerda estuvo visitando el casco y vio personalmente la falta de vecindad y de servicios básicos que no tenemos y dijo que había que hacer un cambio, per ha ido a peor: Más permisos, más veladores, más maletas, más bares menos vecinos... Si eso es laque le va a presentar a la Unesco a mí me daría vergüenza.

Mucho patrimonio y mucho rollo pero los representantes de otras ciudades se van a encontrar con un Casco Histórico abandonado, sol bares, apartamentos turísticos, tiendas de souvenir, sin vecinos, sin tiendas de comestibles sin zapatería, inaccesibles, inseguro, con ladrones y carteristas. Si eso es lo que van a engañar a la delegación de Patrimonio lo considero muy patético. En la calle Manrique 10 anoche salieron los ratones y se metían dentro de las tiendas. Un barrio sucio, lleno de pintadas, solares abandonados, viviendas cochambrosas