lunes 23.11.2020
Periferia Este

El amor a la Sierra, la mejor arma contra el fuego

Las 09.47 horas. Suena la alarma ubicada en una torre de la calle principal en la urbanización Finca de La Matriz, en Plena Sierra cordobesa. A los pocos minutos aparecen los vecinos y vecinas, unos a pie y otros en turismo, para concentrarse en el punto de reunión convenido en numerosas asambleas vecinales anteriores en el Camino de la Primavera. Es allí donde hay que acudir siempre cuando ocurra algún tipo de emergencia; en este caso un conato de incendio próximo a la urbanización.

Todos los vehículos particulares se ubican en fila a un lado del camino y mirando todos hacia la salida. "Es lo que hemos estado diciendo que hay que hacer desde 2017, lo mismo que al salir de las casas hay que dejar un pañuelo blanco en la entrada de las viviendas para indicar a quienes actúen en una emergencia que esa casa está vacía y que no tienen que perder el tiempo rescatando a alguien".

Gabriel Alba es el coordinador del simulacro que ha tenido lugar esta mañana, además de formar parte del Grupo de Autoprotección La Matriz, que este mismo año ha recibido la validación por parte del Ayuntamiento, tras tres años de espera. Es quien les explica al medio centenar de vecinos y vecinas de la zona a qué se enfrentan en esa ocasión y lo que tienen que hacer.

Se trata del primer ensayo, simulacro, curso o como se quiera llamar en esa urbanización de penas 30 viviendas repartidas en 50 parcelas. Pero la Asociación de Voluntarios Grupo Local de Pronto Auxilio Siete Fincas, que ha organizado este encuentro, con la participación del Infoca y de Protección Civil, así como del propio responsable de este último colectivo municipal, José Carlos Dorado, ya ha organizado actividades similares en El Jardincito, Campo Alegre y las Siete Fincas, en dos ocasiones ya, desde el año 2006. En La Matriz es la primera.

"Estos simulacros cuesta tiempo y dinero organizarlos, porque no son un juego", y de hecho, en torno a las 10.20 horas hacen acto de presencia una decena de vehículos perfectamente equipados de las Siete Fincas y del Infoca para dirigirse hacia el lugar donde supuestamente está el incendio. "Es lo más real posible, por eso han salido desde donde estaban después de que alguien les diera la alerta en lugar de estar aquí esperando".

En apenas media hora ya están los vecinos preparados para una evacuación en bloque y en sus propios vehículos y los equipos de combate dispuestos a pelear contra el fuego.

"Esta imagen vale mucho", señala Dorado dirigiéndose a los vecinos y vecinas que tienen los rostros serenos, porque saben que el fuego no es real. "Este encuentro entre vosotros y los profesionales de las emergencias es algo importante, porque no vamos a jugar, sino a dejaros claro que lo que está en juego en una situación de riesgo real son vuestras vidas".

El responsable de Protección Civil ha venido para concienciar al vecindario de que está "altamente expuesto, porque eso es lo que implica vivir en un sitio idílico como éste". Por eso los ensayos y las charlas, "para evitar que el miedo natural de una situación estresante como ésta acabe derivando en pánico y huir cada uno por su cuenta como pollos sin cabeza". Es lo que ocurrió, por ejemplo, en Portugal y Australia, en donde muchas personas murieron en el interior de sus vehículos tratando de huir a ciegas de las llamas.

De igual modo, la reunión ha servido para dar a conocer que La Matriz se ha unido oficialmente a la Asociación de Voluntarios Siete Fincas con una persona que pasa a formar parte de un equipo que lleva en funcionamiento 37 años contemplando de cerca las llamas y combatiéndolas con profesionalidad., bajo la experta batura de su coordinador, Juan Jiménez.

También interviene el Infoca con consejos prácticos y recordando que son los propios habitantes de estas urbanizaciones en la Sierra quienes tienen que tener todo preparado en materia preventiva, tanto en infraestructuras, como los hidrantes con agua, como el mantenimiento de los caminos en buen estado y accesibles o la eliminación del combustible sobrante en la Sierra.

Después de eso, la hilera de turismos enfila en orden hacia lo que se estipula como salida de emergencia, en dirección a la Conejera, hasta llegar a la Casa del Gusano y vuelta de nuevo al punto de encuentro.

En este sentido el presiente del Consejo de Distrito Trassierra, Juan Manuel Luque, quien, además, forma parte de la Agrupación de Voluntarios de las Siete Fincas, ha señalado que "es el amos que sentimos por la Sierra, quienes la habitamos, lo que nos lleva a tener este compromiso con ella, con nosotros mismos, nuestras familias y nuestras casas". Un impulso importante y lo suficientemente fuerte como para tomarse muy en serio cualquier amenaza que pueda surgir.

TEXTO: J. M. C.

El amor a la Sierra, la mejor arma contra el fuego