sábado 17.04.2021
La ciudad

FOTOGALERÍA. Deporte "desconfinado": una operación bikini sin bikini a la vista

Córdoba convertida en una gran pista de atletismo y ciclismo amateur. El primer día de permiso para hacer deporte ha hecho que las calles tengan, desde bien temprano, un ambiente inusual. Gente que jugaba al baloncesto en los parque desde poco después de las siete de la mañana (uno por canasta), aspirantes a bombero del Infoca que con las oposiciones a dos semanas vista pueden por fin entrenar fuera de casa, jóvenes que volvían a intentar hacer varias dominadas seguidas y recuperar su forma, avezadas practicantes de cross-fit que a falta de los cajones del gimnasio saltaban en los poyetes y muchos, muchos corredores (y más paseantes). No podían faltar los que desempolvaban de nuevo la bicicleta, bien de montaña, bien de carreras.

Tras tantas semanas de confinamiento los ciudadanos se han lanzado a las calles. En el Vial la policía ha tenido que habilitar un particular circuito, de forma que en un sentido se iba a la estación, en concreto por la parte más ancha, y por el otro se volvía a modo de circular (por el lado que da a la Avenida de América). Ha habido ahí más de un despistado e incluso algún empecinado que quería volver por donde a él le apeteciese, cuestión que se ha resuelto con algún rapapolvo a voz en grito por parte de las autoridades. 

No se trata de la forma física, sino también de la psicológica. El enclaustramiento necesita contrarrestarlo con este movimiento que también beneficia a la cabeza, con el añadido de estar acompañado, aunque sea a una distancia prudente, de multitud de convecinos con las mismas preocupaciones, miedos y ansiedades. Hay que decir que se han visto pocas mascarillas en proporción a los deportistas. No son obligatorias pero sí convenientes, pese a su incomodidad. 

Personas de todas las edades han participado en estas que se podían definir de forma cursi como olimpiadas de la ilusión, pero tras la cursilería se esconden las ganas de vivir y recuperar las calles de una ciudad a la que le han robado el mes de abril, como a todas, pero también su mayo festivo.

Es la operación bikini más multitudinaria que se ha conocido. También la más extraña sin playa ni bañador a la vista. El objetivo es otro, y los deportistas cordobeses están más juntos que nunca pese a los dos metros de distancia entre unos y otros.

Y si esto ha sido en el tramo deportivo "tempranero", que ha tenido una gran afluencia, el vespertino puede ser literalmente una especie de carrera popular multitudinaria.

 

TEXTO Y FOTOS: ALFREDO MARTÍN-GORRIZ

FOTOGALERÍA. Deporte "desconfinado": una operación bikini sin bikini a la vista