viernes 30.09.2022
La ciudad

FOTOGALERÍA: Gratitud de los familiares tras la localización de la fosa del cementerio de San Rafael

Aunque parezca un contrasentido, el de hoy ha sido un día feliz para los familiares de las víctimas de la represión franquista. Al fin se ha localizado la gran fosa común que se sabía que existía en este cementerio y que 86 años más tarde ha salido por fin a la luz. Felicidad porque ayer se reunión la comisión permanente en el Ayuntamiento a la que pertenecen las cuatro administraciones que están llamadas a comenzar, de una vez por todas, las exhumaciones definitivas, y posterior identificación, de las personas asesinadas tanto en la Guerra Civil como en la posguerra, como de ello parece que son los restos aparecidos en los sondeos.

Y hubo también un cierto sentimiento de serenidad el que se respiraba en el cementerio de San Rafael al tener ya "una confirmación clara de que los cuerpos que yacen en esa tierra fueron asesinados vilmente", como ha señalado uno de los familiares allí concentrados. 

Sin embargo, también la estampa de la fosa con cuerpos colocados a pares, las cabezas dando con los pies, ataúdes muy baratos, fragmentos de metralla y signos de violencia en los restos humanos nos trasladan, inevitablemente, al horror social que se produjo durante la posguerra en Córdoba. 

En total, se prevé que habrá un par de niveles grandes de depósitos colectivos de cadáveres que, además, coinciden con la época histórica que más represaliados entran en la fosa. 

Ahora, los técnicos aseguran que habría que abrir una trinchera longitudinal para determinar cuáles son los límites, y "cuando esos límites coincidan con la fotografía aérea ya se podrá delimitar exactamente todo el perímetro de la fosa", ha explicado a todos los familiares Luis Tovar, miembro del equipo de la Sociedad de Ciencias Aranzadi.

En total, las catas realizadas han arrojado un total de 13 cuerpos de los que algunos son sólo fragmentos de las capas superiores que se estiman que corresponden al remoce de tierra que se produjo durante la construcción de los nichos colindantes. De ellos, ocho se encuentran por debajo de los 2,60 metros que es lo que se considera fosa común propiamente dicha. 

Se calcula que hay medio millar de personas en esta fosa, que se piensa que contiene tanto a condenados a pena de muerte junto a otras personas que murieron en las cárceles cordobesas por enfermedades dadas las malas condiciones de salubridad y al hacinamiento. 

Tovar ha asegurado que están intactos y que la conservación de los cuerpos es buena y lo que queda ahora es "llevar a cabo la exhumación masiva de todos los cuerpos". 

Según la documentación que se conserva de este cementerio existían dos fosas. Ésta que se acaba de descubrir sería una, y la otra se cree que se encuentran bajo el cementerio civil actual, donde sería francamente difícil la intervención. 

Tras las explicación de los técnicos de la excavación, ha tomado la palabra Antonio Deza, familiar de víctima y presidente de la Asociación Dejadnos Llorar, que ha agradecido enormemente el trabajo de Aranzadi y ha asegurado que "hoy es un día de esperanza tras muchas desilusiones durante estos años, porque parece ser que las cuatros administraciones están dispuestas a darle un empujón importante a esto".

"Eso creemos y estamos convencidos tras lo que nos dijeron ayer en la comisión de seguimiento". El recuerdo más emotivo de la jornada ha sido el que se ha tenido para todos los que han fallecido durante estos años esperando recuperar los cuerpos de sus seres queridos y que saliera a la luz toda la verdad.

Fotos y texto: Yolanda Pedrosa 

FOTOGALERÍA: Gratitud de los familiares tras la localización de la fosa del cementerio de San Rafael