jueves 02.12.2021
Cultura

FOTOGALERÍA: Se recupera el Mercado Navideño sin el pan gallego pero con dulces de Transilvania

Hasta el próximo día 22 de diciembre estará abierto en la Plaza de Las Tendillas el Mercado Navideño. Lleva ya una semana abierto, desde el pasado día 12 y la totalidad de los que allí exponen, hasta un total de 47, afirma que hay más movimiento, más compras, más ilusión, más ánimo y... Menos pan. Así como suena.

La Panadería Artesana Gallega, que vienen a Córdoba desde hace ya seis años, se ha encontrado con que su principal producto no pueden venderlo "por una nueva normativa, es lo único que nos han dicho", se lamenta Mariana Rodica, quien destaca la ironía de que una "panadería no puede vender pan". Máxime, además, cuando sí están vendiendo bollos preñaos, que no es otra cosa que pan con un chorizo dentro, y empanadas, que son muy similares al pan.

"No hay día que no men venga alguien preguntando por nuestras hogazas", explica. Así que les tiene que contar una situación esperpéntica que ellos supieron prácticamente el día antes de llegar a Córdoba, con el pan recién horneado y cargado en el vehículo y que finalmente tuvieron que tirar ante su imposibilidad de venderlo. Era, de hecho, su producto estrella para las ventas entre semanas; los fines de semana son otra cosa "porque viene gente a comprar un poco de todo".

Y, "aunque lo hubiéramos sabido con más tiempo, no hubiéramos tenido más remedio que venir, porque llevamos dos años sin trabajar y lo necesitamos", apunta, pero ya advierte que de cara al Mercado Medieval "ya me dirás qué panaderías van a venir si no van a poder vender su mercancía". Al menos, indica que las empanadas, especialmente las de pulpo y zamburiñas, se están comprando.

Cerca de su céntrico puesto está Álvaro, de Córdoba, con sus dulces de chimenea. Es novedad y está llamando la atención de los paseantes. Según explica el propietario, es un dulce típico de Praga elaborado con una masa básica de harina, levadura, mantequilla, huevo y leche "tan típico de allí como los churros de aquí". Su origen, no obstante, es transilvano, en Rumanía, donde se les llama Kürtőskalács.

"Lo conocimos por mediación de una amiga, investigamos por Internet y nos decidimos embarcar en el proyecto", indica. En Praga también lo rellenan con cualquier cosa, pero siempre dulce. "Por ahora a la gente le gusta, es novedoso y quienes han viajado a Praga lo conocen, y estamos contentos, porque dicen que el sabor es muy parecido".

Hay muchos de los habituales en el Mercado. Está Florentina, de Delicias Turcas y que acude desde el primer año en que se inauguró. En su opinión, "la gente está muy receptiva, tenían ganas de Navidad y ver cosas nuevas". Su expositor es de los que se te mete por ojos, por la cantidad de pequeños dulces de todo tipo, aroma y color que muestra. Por el momento, después de una semana, tiene que claro que las ventas se concentran en el fin de seman, por lo que los esperan como agua de mayo y sobre todo el próximo Puente de diciembre, que es más largo de lo habitual, así como el encendido de Navidad que va a ser todo un foco de atracción hacia sus comercios.

Para aromas los de Constantín, de Dulces Migarlo, de Zaragoza, con sus garrapiñadas y otros frutos secos caramelizados. Otros incombustibles desde el inicio del mercado, acemás en la misma esquina de siempre. "En comparación con 2019", último año antes de la pandemia, "es mejor ahora, porque han salido con más fuerza y se les ve comprando". En su opinión, los nativos y nativas van aún con un poco de miedo y "se nota", pero no es el caso de los turistas extranjeros "que se mueven más sueltos y sin mascarilla, especialmente los franceses, y cuando hay turistas se mueven divisas".

Alfonso Llamas, de la jienense La Crepería, con sus buenas siete ediciones a sus espaldas, señala que los cordobeses y cordobesas se lo están tomando con alegría y están acudiendo masivamente al mercado. "Somos aproxidamente 23 empresas de toda España que aportan a este mercado gran variedad y es algo que los turistas notan mucho y no se cortan a la hora de comprar", especialmente "todo lo relacionado con el azúcar y la harina, que le gusta a todo el mundo".

Desde tierras extremeñas vuelven Ibéricos en tu Mesa, y así vienen haciéndolo desde hace seis "para ofrecer todos nuestros productos y que vengan a disfruar de este mercado tan bonito que montamos", en palabras de Lara Custodio. Y no lo dice por decir.  Llevan ya tanto tiempo viniendo a Córdoba, que se consideran una parte más de la ciudad, al menos durante un tiempo concreto. "Estamos viendo movimiento, no paramos y aquí seguimos al pie del cañón, con mucha ilusión", para dar salida a productos como la patatera, los quesos, los lomos, la miel o el aceite, que tan bien casaban con el pan gallego.

Antonio Vergel, de Casas Aromáticas, Sevilla, también lleva acudiendo a Córdoba desde hace un lustro y él también ha notado la alegría de este año. "Estoy observando que hay un turismo importante, mucho visitante extranjero y nacional y que nos compran". De hecho, "me han llegado canadienses, italianos, franceses y hasta ingleses, pero también madrileños, catalanas, vascos, canarios... De todo". 

El horario de lunes a jueves, es de 10.30 a 14.30 horas por la mañana y de 17.00 a 21.00 horas por la tarde. Los viernes y sábados, de 10.00 a 23.00 horas de corrido, y los domingos, de 10.00 a 21.00 horas, también sin pausa al mediodía.

TEXTO Y FOTO: J. M. C.

FOTOGALERÍA: Se recupera el Mercado Navideño sin el pan gallego pero con dulces de Transilvania