domingo 28.11.2021
Cultura

FOTOGALERÍA: La beatificación de 127 mártires cordobeses en imágenes

La Mezquita-Catedral de Córdoba ha acogido este sábado por la mañana la beatificación de Juan Elías Medina y otros 126 mártires y vírgenes cordobeses, concretamente 79 sacerdotes, cinco seminaristas, tres religiosos franciscanos, una religiosa hija del Patrocinio de María y 39 fieles cristianos laicos de la diócesis (29 hombres y 10 mujeres), entre ellos dos matrimonios, uno de Villaralto y otro de Puente Genil.

Así, en un ambiente solemne, a las 11.00 horas, más de 3.000 personas se concentraron en las naves del templo principal de la Diócesis junto a casi 200 sacerdotes y una veintena de arzobispos y obispos para participar en la ceremonia. La celebración ha estado presidida por el cardenal italiano Marcello Semeraro, prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos y delegado pontificio para la beatificación de estos mártires del siglo XX, y ha participado además el nuncio de Su Santidad en España, monseñor Bernardito Auza.

En una ceremonia en la que la palabra "odio a la fe" y "odio del mundo" fue lo más escuchado, se daba el último paso para beatificar a 1278 personas que "sufrieron una cruenta persecución religiosa antes y durante la guerra civil" y que mostraron "mansedumbre ante la irrupción de una violencia ciega y destructiva", con "ultrajes y condenas injustas" por parte sus "asesinos y enemigos" que no era otros que "milicianos y anarquistas", pero que "vivieron amando y murieron perdonando", "asesinados violentamente por odio a la fe".

En esta solemne eurcaristía de beatificación de los mártires cordobeses no faltaron el alcalde de Córdoba, José María Bellido (PP), y el concejal de Hacienda, Salvador Fuentes (PP), junto a la cúpula provincial de Vox y los copncejales de este mismo partido Paula Badanelli y Rafel Saco. Igualmente estaba el comandante provincial de la Guardia Civil, el coronel Juan Carretero; el presidente de la Audiencia Provincial de Córdoba, Francisco de paula; y varios representantes del Ejército. También había representación de varios municipios y ayuntamientos de la provincia de Córdoba, de Badajoz y de Ciudad Real. Además, a la retransmisión por parte de la cadena de TV del Cabildo se unieron otras cadenas televisivas como La 13 y otras locales de Córdoba capital y la provincia y de otras diócesis como la de Granada o Málaga.

Tras la lectura del Decreto Pontificio para la Beatificación de los mártires, sacerdotes, seminaristas, religiosos y fieles laicos por parte del cardenal Marcello Semeraro, un gran aplauso de los asistentes ha irrumpido en la Santa Iglesia Catedral al descubrirse el tapiz, al tiempo que el coro interpretaba el Aleluya de Händel, el canto de alabanza (y es que hay que destacar el elevado nivel de músicos y cantores en este acontecimiento). En ese momento, ha procesionado la urna con las reliquias de los nuevos beatos. El obispo de Córdoba ha dirigido palabras de agradecimiento al Delegado Pontificio para esta Beatificación.

En su alocución, Demetrio Fernández ha expresado que la Iglesia de Córdoba "da gracias al sucesor de Pedro, su Santidad el Papa Francisco, por la Beatificación de los siervos de Dios Juan Elías Medina y 126 compañeros". A continuación, el prelado ha recibido la Carta Apostólica y se ha entonado el Gloria.

Eran las 12.00 horas, cuando el repique de campanas de la Mezquita-Catedral de Córdoba y de toda la Diócesis anunciaba uno de los acontecimientos eclesiales que hacen historia en la Iglesia de Córdoba, la beatificación de Juan Elías Media y 126 compañeros mártires.

Homilía del cardenal

El cardenal Marcello Semeraro ha comenzado su homilía recordando el amor de Dios, "el amor misericordioso con el cual nos ha elegido". "En el odio del mundo, hay como celos y envidia de quien ha perdido su presa; de quien ha visto como se la robaban. Este es entonces el doble compromiso que la palabra del Señor quiere suscitar en nuestra voluntad: la toma de distancia del mundo, que aquí indica todos los que prefieren las tinieblas a la luz, el error a la verdad, el odio al amor; y después, también, la atención a no dejarse seducir por la nostalgia del pecado", ha expresado el Cardenal para recordar que el escenario abierto con el anuncio del odio del mundo es, además, "exactamente el contrario de la otra palabra confortante y llena de promesas", ha expresado.

En la homilía, ha destacado también que no todas las dificultades y contrariedades son, pues, "odio del mundo, sino solo la violencia que se abate sobre nosotros, porque somos del Señor".

En este día en el que la Iglesia ha declarado beatos a estos mártires, ha explicado que es una ocasión para contemplar que "es un grupo que nos pone delante una variedad de perfiles humanos, una riqueza y profundidad de espiritualidad, a veces también con profundas raíces en las ciencias teológicas, expresadas en la multiplicidad de las experiencias cotidianas, antes de alcanzar la cima del martirio que sella con su sangre toda la existencia".

"Estamos delante de una visión de la historia cuya memoria podrá convertirse en un lugar de evangelización dentro de contextos secularizados. Es el testimonio de una Iglesia circumdata varietate. Es como la explosión de la Pentecostés, la realización de la profecía de Joel. El Espíritu Santo irrumpe sobre todos", ha aclamado.

Agradecimiento del obispo

Antes de finalizar la celebración, el obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, ha tomado la palabra para agradecer al Santo Padre en nombre de la ciudad, del presbiterio, de los fieles y en el suyo propio, esta Beatificación. Un gran aplauso ha rubricado en las naves del templo donde, como ha manifestado el prelado, "celebramos con inmenso gozo la Beatificación de los 127 mártires, donde la Iglesia se alegra con los mejores de entre sus hijos que son, por tanto, los que alcanzaron con un amor más grande la gloria del cielo".

"El amor de Cristo ha revolucionado profundamente la historia, transformando el suplicio de la cruz en cauce de redención. La tortura de los mártires ha producido entre nosotros un amor más grande y hoy constatamos una vez más que la vida cristiana es cauce de humanización, reconciliación y de paz para los pueblos", ha asegurado.

Monseñor Demetrio Fernández ha agradecido especialmente al Santo Padre que haya inscrito a los mártires cordobeses en el elenco de los Beatos de la Iglesia, así como al Cardenal, la Congregación para las Causas de los Santos y todos los que han hecho posible llegar a la Beatificación.

"La Causa que un día inició el actual arzobispo emérito de Sevilla ha llegado a feliz término, esperemos ahora un milagro y que nos veamos en Roma muy pronto", ha expresado el Obispo en su deseo de que estos mártires se conviertan en "semilla del Evangelio".

FOTOGALERÍA: La beatificación de 127 mártires cordobeses en imágenes