miércoles 16.06.2021
Cultura

FOTOGALERÍA: El Ayuntamiento limpiará y mantendrá de forma permanente el yacimiento de Cercadilla

El estado de abandono del yacimiento arqueológico de Cercadilla era un asunto pendiente que no podía esperar. De hecho, casi no se pueden divisar los importantes restos porque están casi completamente cubiertos de jaramagos y malas hierbas. En esta situación, el anuncio del presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU), Salvador Fuentes (PP), de que se va limpiar por completo y el compromiso de mantenerlo en buenas condiciones a partir de ahora da algo de luz a una situación que lleva enquistada en la ciudad más de 30 años. 

El yacimiento que data del siglo I antes de Cristo, esta empezando a destapar su riqueza desde hoy con operarios de están llevando a cabo las tareas de limpieza inicial, mientras que el adecentamiento de las zonas más delicadas la llevarán a cabo expertos a partir de mañana, miércoles. 

Así, el presidente de la Gerencia ha señalado que "primero estamos llevando a cabo un plan de limpieza y posteriormente haremos un diagnóstico de la realidad de estos terrenos de 16.000 metros cuadrados, que son un referente cultural de primera magnitud y que vamos a intentar ahora ordenar y ver cómo los ponemos en carga, pero ahora lo prioritario es la limpieza permanente para que en ningún caso veamos este espacio como lo hemos visto hasta ahora: Mal cuidado". 

Lo que sí ha dejado claro Fuentes es que la puesta en carga de este yacimiento o sus futuras excavaciones no es algo que se pueda hacer de forma inmediata. "Ahora no tenemos disponibilidad presupuestaria para un plan a medio o corto plazo, porque ahora existen otras prioridades en la ciudad mucho más importantes, como ayudar a la gente en este escenario de pandemia". 

Pero sí se ha comprometido el responsable de Gerencia a la limpieza permanente y a llevar a cabo un diagnóstico de la situación actual del yacimiento para "ver qué vamos a hacer con él y cómo lo podemos poner en carga dándole seguridad jurídica".

Su descubrimiento fue en mayo de 1991, cuando se ejecutaban las obras del Plan Renfe, es decir el soterramiento del ferrocarril y la construcción de la nueva estación del AVE de la ciudad. Y como las prisas no son buenas consejeras, y había prisas, las obras destruyeron buena parte de la superficie del yacimiento, al tiempo que otras zonas se encuentran ocultas bajo las avenidas, calles y casas que la rodean (ahora hay un proyecto de hotel que va a integrar los restos arqueológicos de Cercadilla que han aparecido en su terreno). 

Fuentes ha recordado hoy que la Junta solicitó esta parcela al Ayuntamiento varios años, "en 2008, 2009 y 2014". La idea era hacer en ella un plan de actuación cultural de primera magnitud, e incluso así se llega a registrar en la Red de Espacios Culturales de Andalucía. Pero Hacienda no lo registra en el Registro de la Propiedad, por lo que a día de hoy lo que parecía ser algo que estaba en manos de la Administración autonómica pasó al Consistorio y "nadie ha hecho nada por mantener la seguridad, la estabilidad y el poner esta parcela en carga. Una situación que se podría denominar como rocambolesca".

Juan Murillo, jefe de la Oficina de Arqueología de la Gerencia, se encarga de dirigir los trabajos de limpieza. "El problema es que desde 1997, cuando el yacimiento se inscribe en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, la Junta se había comprometido a desarrollar un proyecto denominado enclave arqueológico, y se le puso a disposición en dos ocasiones a la Junta y en 2017 dijo que no le interesaba y que no iban a seguir adelante", ha destacado. Eso supuso, según ha insistido, que la Delegación de Cultura del Ayuntamiento a la hora de su gestión se encontrara con problemas, "dado que Intervención le ponía pegas por ser un suelo cedido y no constaba en expediente la renuncia de la Junta". Así que se ha llegado a una situación en la que, según Murillo, no se ha desarrollado un proyecto de mantenimiento de esta más de hectárea y media, "que es lo básico"que habría que hacer.

Si algo ha enseñado el caso de Cercadilla es que no se puede poner en marcha un proyecto del calibre del soterramiento de la red arterial ferroviaria en un momento en el que en Córdoba y en Andalucía no había una estrategia para ir por delante de los problemas que iban a surgir. "Aquí no se previó el impacto arqueológico que podía tener una actuación de ese calado", ha explicado Murillo, antes de insistir en que a la parte del yacimiento que se salvó hay que darle un uso,: "Mantenerlo, tenerlo lo suficientemente limpio como para que no sea una vergüenza y hacer, también, una diagnosis del estado en el que se encuentran los distintos restos, y ver lo que han sufrido durante estos 30 años". Todo ello con el objetivo de conservarlo, protegerlo, ponerlo en valor y conocerlo.

Algo que aún no se ha llevado a cabo y, por tanto, este yacimiento sea uno de los más desconocidos tanto para los nativos y nativas como para los turistas, a pesar de suponer uno de los máximos exponentes de la Cordvba romana.

TEXTO Y FOTOS: Yolanda Pedrosa.

FOTOGALERÍA: El Ayuntamiento limpiará y mantendrá de forma permanente el yacimiento de Cercadilla