miércoles 08.02.2023
Cultura

FOTOGALERÍA: La Merced acoge dos exposiciones de artistas cordobeses y se refuerza como elemento cultural de primer orden en la ciudad

El Palacio de La Merced, sede de la Diputación de Córdoba, lleva tiempo acogiendo no sólo numerosos congresos y eventos profesionales, sino también exposiciones artísticas, que convierten a esta institución en un auténtico revulsivo social y cultural, pero sin armar ruido y siempre de una manera muy discreta, hasta el punto de que ni siquiera llevan una contabilidad de la cantidad de eventos de este tipo que se vienen celebrando en los últimos tiempos.

A día de hoy, hay hasta dos exposiciones de artes plásticas que se abren al publico en ese edificio barroco catalogado como BIC. Una de ellas, 'Tú y yo, sehnsucht', de Miguel Gómez Losada, se inauguró ayer en la Galería de Presidencia (primera planta) y estará abierta al público hasta el próximo 5 de febrero; la otra, 'Materia y pensamiento, de Francisco Serrano, supuestamente se inauguraba hoy en el Patio Barroco hasta el próximo 31 de enero. Dos visiones muy distintas del arte en manos de pintores cordobeses que ahora coinciden en la Diputación.

Tal y como ha expuesto Francisco Serrano, el visitante se va a encontrar en el Patio Barroco una serie de trabajos (en torno a 60) "en los que yo he pretendido hacer una reflexión sobre un estado de mi vida en que tuve que recurrir a esto para salir adelante". Es, por tanto, una muestra que tiene mucho de personal, hasta el punto que "he volcado todo lo que tenía dentro, un poco a modo de catarsis para poder sacar el problema que tuve entonces y que ahora está superado".

Así, la primera parte de su muestra, en torno a 'Los Nidos', con siete cuadros, alude justamente a esa mala etapa, en la que "me sentí débil, impotente, vulnerable y sin poder recurrir a nadie". Los nidos "representan la debilidad y la sensibilidad del ser humano a la hora de poder salir de una situación compleja y pretendiendo conseguir ayuda", ha añadido el autor.

Justo a continuación se encuentra la serie 'Baco y Damas', con otras ocho piezas, donde el artista ha tratado de plasmar que "la sociedad, inmersa en una borrachera de hipocresía, no ayuda cuando vas a buscar a alguien para que te eche una mano ya salir de ese bache". Ésa es la razón de que los ojos de los personajes estén cosidos y hay algunas bocas que también lo están, porque "ni miraban ni hablaban".

Son obras de los años 2010 y 2011.

Finalmente, está la serie de los gimnastas, los deportistas y nadadores (en su inmensa mayoría). En esa etapa es "cuando empecé a ver que la vida no son sólo problemas y que hay que salir adelante, hay que luchar y superarlo". Él afirma que lo consiguió gracias al apoyo de su familia más íntima y cercana (su mujer e hijos), pero también de un "gran médico, que fue el que me impulsó a que esta serie saliera adelante". Por tanto, los nadadores y los deportistas "me hacen ver que hay que luchar contra corriente para superarse".

En toda su obra está muy presente el color azul, que para Francisco Serrano es sinónimo de "relajación y tranquilidad". Una cuestión que ha reflejado en la anterior etapa y en la actual, "porque antes hacía otro tipo de pintura más comercial, de paisajes, bodegones, pero con todo esto rompí por completo con aquello". En su caso era algo que literalmente se lo estaba pidiendo el cuerpo, ya que "la situación que estaba viviendo no era agradable y necesitaba romper con todo". Y lo que salió de esa experiencia traumática es lo que se puede observare en la Diputación.

Pero, claro, al haber surgido a raíz de una situación personal que ya se ha solventado y superado, lo siguiente que tiene en mente el artista es, igualmente, por completo diferente a lo que se puede ver en esta exposición. Se trata un poco de adelantarse a los acontecimientos, pero su intención es montar otra exposición para el mes de abril y "va a ser totalmente diferente; no tendrá nada que ver con esto y es hasta opuesto a lo que hoy presento aquí".

En su caso destacan las técnicas mezcladas que aportan volumen y contenido a sus figuras. "Nunca me centro en determinado tipo de pintura". De hecho, el uso de cuerdas, clavos, sacos y arpilleras, para generar relieves y formas con fondo es reflejo de "lo que tenía que soltar desde mi interior". Por cierto que al asomarse a los lienzos dan ganas de tocarlo. "Se pueden tocar", asegura el propio Serrano, pero con mucho cuidado, añadimos nosotros, porque son obras de arte y como tales hay que tratarlas.

Son cuadros, además, que han estado expuesto antes. A menos, en parte. En Málaga estuvo en la Galería Javier Román en plena pandemia, y después han pasado por distintos certámenes de pintura e incluso han viajado a Alemania. No todo, evidentemente, porque "hay mucho guardado en casa", pero sí una parte representativa e interesante de esta época de su vida.

Por cierto, que todo lo que está allí expuesto está a la venta.

La muestra de Gómez Losada

Por su parte, la Galería de Presidencia del Palacio de la Merced acoge la exposición que reúne una treintena de piezas producidas por Miguel Gómez Losada a lo largo de los tres últimos años.

Durante su presentación, ayer, jueves, la delegada de Cultura de la institución provincial, Salud Navajas (PSOE), ha resaltado que "es una satisfacción poder contar con la muestra de un autor que está tan ligado a la Fundación Provincial de Artes Plásticas Rafael Botí, el año en el que celebramos el 25 aniversario de este organismo". "Después de seis años sin exponer en Córdoba, la Fundación recupera de esta manera a un creador imprescindible de la escena artística cordobesa de los últimos decenios", ha recalcado Navajas.

La exposición de Losada inaugura, además, una nueva línea de actuación de la Fundación, centrada en la organización de exposiciones individuales en la Galería de Presidencia, y que tendrán continuidad a lo largo del presente año.

En palabras del propio autor, esta muestra "es una ficción pictórica donde subyace el concepto 'sehnsucht’, una palabra alemana típica de la cultura romántica que no tendría traducción exacta al castellano y que indica anhelo hacia alguna cosa intangible, la unión de la nostalgia y la esperanza a través de la contemplación de lo lejano".

Gómez Losada ha señalado que "las obras muestran una pintura de época o de lejanía, en donde la añoranza del pasado o del tiempo que está por venir me predisponen a lo remoto, a jardines versallescos, castillos de España, y duelo de esgrima o soldados en el paisaje".

Las piezas están realizadas en diferentes tamaños y con la técnica del óleo.

FOTOGALERÍA: La Merced acoge dos exposiciones de artistas cordobeses y se refuerza como elemento cultural de primer orden en la ciudad