sábado 02.07.2022
Cultura

FOTOGALERÍA: La Feria también sirve para mostrar la moda flamenca de nuestros creadores

No es que esté siendo una Feria de bulla, al menos durante las horas de sol, a no ser que uno se asome a alguna caseta con aire acondicionado, que es quizá algo más preciado que una cantimplora en un desierto africano de sol y arena.

Uno se puede pasear por el recinto de El Arenal sin excesivos agobios, recreándose en detalles y observando el poder que tienen los m móviles sobre la humanidad (esta claro que la evolución hará que se desarrolle algún hueso extraño de la nuca por estar todo el rato mirando para abajo y se atrofiarán los dedos de los pies porque cada vez se anda menos).

Precisamente con esa claridad de personas uno caza esos detalles, como la presencia de cuatro preciosas mujeres ataviadas de gitana, pero con unos peinados extremadamente llamativos y unos diseños que se podrían calificar de atrevidos. Es más, van acompañados de un cámara y una chica con un micrófono (de Canal Sur, concretamente de Andalucía Directo para más señas), así que uno supone que nos son unas cualquiera.

Y, en efecto, algo tienen. Concretamente unos vestidos que quitan el hipo diseñados por Pepa Serrano, socia de María Taguas, para conformar entre ambas la firma Serrano Taguas. Nos cuenta la creadora que están por la Feria de mañana y tarde, dando a conocer su obra, "la poquita que queda", porque por suerte el resto se ha vendido, que da gusto escuchar esas noticias. Lo que demuestra las inmensas ganas de Feria que había. Bueno, de Feria y de cualquier cosa que implique calle, sol y libertad (sin olvidar la diversión, algo de comer y de beber y mucha música).

"No sólo mostramos el trabajo que realizamos; aprovechamos para hacer ciudad y enseñar nuestra maravillosa Feria", señala Pepa Serrano, quizá sabedora que es la más antigua de Andalucía, que se dice pronto.

No sé si ustedes se han dado cuenta de que aquellos raquíticos árboles que se plantaron en su día en el Paseo de los Caballos y que fueron objeto de burla (por entonces no sin cierta razón) han madurado. Y se agradece en el alma la protección solar que ofrecen.

Sólo tienen que fijarse en la cantidad de coches de caballo 'aparcados' a un lado de la calle Guadalquivir bajo un plátano de sombra. Seguro que los efectos del vinito que se suele invitar a quienes pasan por las puertas de las casetas no tienen los efectos tan nefastos de otros años cuando el sol multiplicaba las secuelas de un exceso de alcohol en la sangre.

Hay casetas que tienen todos los visos de volver a llevarse este año el premio y otras a las que el reconocimiento ése no les importa nada en absoluto (por no decir 'un pito'). También es llamativa la fórmula utilizada para evitar las 'calvas' dejadas por las casetas que se han caído este año: Rodeadas bien con paredes de madera adornadas con macetas o bien con una simple tela de obra bien colocada y voila! Un maravilloso almacén del que se pueden aprovechar entre dos o tres casetas para dejar allí todo los que visualmente (y por volumen) resulta molesto.

Hay también casetas que se han esmerado en sus patios, y un ejemplo es la de PTV, que a falta de uno tiene dos, en uno de los cuales se ha montado un set para entrevistas y reportajes de Feria. Allí, el lunes pasado se concentraron la flor y nata de la política local, mientras uno de los más conocidos venenciadores de la Denominación de Origen Montilla-Moriles, Francisco José Castro Navarro, mostraba su arte a quienes quisieran refrescarse con un chupito de vino joven de la tierra.

En la calle Guadalquivir están las casetas 'de toda la vida', ya que son permanentes, como es el caso de la de La Prensa, donde todos los años hay un encuentro de profesionales y las 'víctimas' de sus noticias, o el Rincón Cubano, donde los más 'rojillos' bailan y beben con fraternal pasión. Allí estuvieron esta semana Inma Nieto, la candidata de Por Andalucía a la Junta, además de José Manuel Gómez (Podemos), número uno de la lista por Córdoba, y Rosa María Rodríguez (IU), como número dos.

Quienes se lo pasaron en grande fueron los del Bar Correo, que este martes, cumplen la friolera de 91 años sirviendo cañas a cordobeses y cordobesas. ¡Ésos sí que han vivido una República, una guerra fratricida, una dictadura de las oscuras de verdad, una transición y una democracia que empieza a estar vieja y con necesidad de ser renovada!

FOTOGALERÍA: La Feria también sirve para mostrar la moda flamenca de nuestros creadores