sábado 13.08.2022
Cultura

Se abre una de las Catas del Vino más internacionales

Buena entrada para la Cata del Vino Montilla-Moriles, en su XXXIII edición, que se dice pronto, tanto por el tiempo climático, que ha acompañado sin mojar a los asistentes durante la inauguración del evento, como por las perspectivas que tiene el sector de la propia cata y del futuro inmediato al que los productores empiezan a mirar con una sonrisa en la cara, cosa que no ocurría desde hacía años. Hay otro ambiente, de más optimismo, en las bodegas y cooperativas del marco amparado por la marca de calidad, ya que el mercado del Pedro Ximénez y de los vinos más jóvenes está tirando hacia arriba, al tiempo que los finos, que siguen siendo el santo y seña de la amplia comarca vitivinícola, se mantiene, que no es poco, gracias al consumo en Andalucía, después de largos años hablando de una crisis casi crónica para esta producción natural y de excelencia. Las previsiones indican, también, que habrá una significativa presencia de visitantes extranjeros.

El presidente de la Diputación, Antonio Ruiz, como anfitrión fue el encargado de dar la bienvenida a los asistentes a un evento que "sirve para difundir estos vinos, que tanto tienen que ver con la naturaleza de los cordobeses y las cordobesas y con la apuesta que estamos haciendo por el turismo, con esa gastronomía típica de la provincia, donde los caldos de Montilla-Moriles son un producto estrella y muestra de nuestra identidad".

También ha hablado la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, quien ha declarado que la ciudad de Córdoba tiene como principal papel en la Cata servir de escaparate de lujo para mostrar las excelencias de los productos de 27 bodegas que hay en la provincia y "hacer gala también de ser embajadora de la producción relacionada con la tierra y el sector agroalimentario, que tiene un peso importantísimo en materia económica y social".

Rafi Crespín, la delegada del Gobierno de la Junta, ha recordado que, a pesar de ser abril, la Cata sirve de aldabonazo de salida al Mayo Festivo cordobés y, en este sentido, la Administración andaluza se posiciona al lado de los vinos cordobeses, ya que para poder exportar y comercializarlos, "hay que promocionarlos, y la Cata se convierte año tras año en el mejor escaparate" para un producto que es vital para muchas familias de la provincia. Crespón ligó el futuro de la cata al futuro del sector "siempre se gestionen bien ambas, y ése es el compromiso del Gobierno de la Junta". En su opinión, la idea para incrementar las ventas del vino es promocionar y ser muy competitivos, amén de contar "con la excelencia como única marca capaz de competir con otros mercados", una cuestión que, su opinión, está consiguiendo ya la Denominación de Origen, " y eso es algo que el Montilla-Moriles está consiguiendo, "con el apoyo de la Administración para encaminarse hacia la modernización del viñedo".

Igualmente, el presidente del Consejo Regulador, Javier Martín, presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Montilla-Moriles, ha vuelto a recordar las novedades de este año en forma de una copa, en lugar del catavinos, y del ticket on-line, que permite al pasar por el lector se vayan dando de baja las consumiciones. "Los datos indican que los hoteles está a más del 80% para el fin de semana próximo, y vamos a tener un 60% de personas extranjeras", ha explicado para añadir que "eso es un síntoma significativo de que la Cata ha dejado de ser un mero evento provincial o regional, sino que ya es internacional". Hay también un buen puñado de distribuidoras que vienen a conocer los vinos locales, "y eso permite que se transforme en una auténtica feria con compra y venta de vino", ha indicado.

Se abre una de las Catas del Vino más internacionales