LA CIUDAD

Niebla, un lince ibérico que ya vive en su medio natural

La delegada del Gobierno, Rafi Crespín, acompañada por el delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Francisco de Paula Algar,  ha participado en la liberación de una hembra de lince ibérico en el  término municipal de Villafranca de Córdoba,  para reforzar genéticamente la especie en Sierra Morena. La suelta se ha llevado a cabo en la finca La Ventilla, en la zona del Guadalmellato , y ha contado con la presencia de escolares del colegio Ferroviario  que han puesto nombre al ejemplar, Niebla,  hija de Coscoja y Kilimanjaro, procede del centro de cría en cautividad de La Olivilla en Santa Elena (Jaén).

La Junta de Andalucía ha iniciado las primeras sueltas de lince ibérico al medio natural. En concreto, entre los meses de enero y abril de este año, se liberarán ocho ejemplares, 6 hembras y 2 machos, en las áreas de reintroducción de Guadalmellato, en nuestra provincia y  Guarrizas, en Jaén.

El objetivo es  reforzar las poblaciones de esta especie en estas comarcas. Tanto en Córdoba como Jaén,  se soltarán tres hembras y un macho, que han sido seleccionados en función de las necesidades genéticas de cada zona.

Esta iniciativa se desarrolla en el marco de proyecto LIFE Iberlince, coordinado y liderado por la Junta de Andalucía, que contempla una serie de medidas para asegurar la pervivencia de la especie en el territorio andaluz y su reintroducción en otras áreas de la Península Ibérica. En este programa participan administraciones, empresas, asociaciones y organizaciones no gubernamentales.

Las tres hembras que se liberarán en Guadalmellato además de Niebla son Noa (hija de Hubara y Hache), Niagara (hija de Fábula y Juncabalejo). Mientras que el macho, procedente del centro de cría en cautividad de Granadilla (Cáceres), responde al nombre de Navío (hijo de Jarilla y Gazpacho).

Desde el año 2009, en el que se realizaron las primeras reintroducciones en Andalucía, se han liberado en la Península Ibérica un total de 176 ejemplares, a los que este año se sumarán otros 40. Para alcanzar estos resultados ha sido fundamental el apoyo de los propietarios de fincas, gestores, cazadores, cotos de caza y la población en general. De estos, 176, en estos siete años, se ha conseguido liberar en  Andalucía, 94 linces y 43 en Córdoba.