LA CIUDAD

La Junta presenta sus ayudas para la rehabilitación y el alquiler

Las tres nuevas convocatorias de ayudas que la Consejería de Fomento y Vivienda tiene en vigor para favorecer el alquiler de viviendas y la rehabilitación de edificios, dotadas con 32,5 millones de euros, podrían beneficiar a 21.150 familias andaluzas con ingresos limitados o en situación de especial vulnerabilidad, así como a unidades familiares con miembros mayores o con alguna discapacidad, tal y como ha explicado el director general de Vivienda, Rehabilitación y Arquitectura, José Manuel Colmenero, en unas jornadas informativas celebradas en Córdoba, en las que ha estado acompañado de la delegada territorial de Fomento y Vivienda, Josefina Vioque.

Colmenero ha aclarado que a esa dotación inicial de 32,5 millones habrá que sumarles 1,3 millones de financiación adicional a las ayudas de alquiler, lo que supondrá un montante global de casi 34 millones. En dicho encuentro, Colmenero ha resaltado que estas subvenciones abiertas en régimen de concurrencia competitiva se acogen a los programas de Alquila, Rehabilita y Adecuación Funcional Básica, esta última se ha retomado este año en el marco del Plan de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía.

Desde 2015 la provincia de Córdoba ha recibido, a través de las dos primeras líneas de ayudas, un montante de casi cinco millones de euros dirigidos a un total de 3.355 familias. En las convocatorias de 2015 y 2016 del Rehabilita la Junta ha concedido a 73 comunidades de vecinos 2,34 millones para acondicionar las zonas comunes de sus edificios, con la instalación, entre otras obras, de 71 ascensores. Estos incentivos benefician a 1.197 familias y llevan asociados la generación de una inversión en obras de cinco millones.

Por su parte, las convocatorias de 2015 y 2016 del Alquila suponen una dotación de 2,63 millones dirigidas a 2.158 familias. Colmenero ha explicado que “estos incentivos ponen de manifiesto el compromiso de la Junta con las familias andaluzas con menos recursos para garantizarles el derecho de acceso a una vivienda digna en condiciones asequibles”, para añadir que “estas nuevas órdenes permiten a estas personas hacer frente a una renta de alquiler y también se les presta apoyo económico para emprender reformas tanto en el interior de las casas como en las zonas comunes de los edificios orientadas a mejorar las condiciones de habitabilidad, favoreciendo aspectos tan esenciales como la accesibilidad y la eficiencia energética”.

Por su parte, Vioque ha defendido “la importante incidencia de este tipo de obras en la dinamización del sector de la construcción y del ámbito inmobiliario, sobre todo, para las pequeñas y medianas empresas locales”. Los interesados en optar a estos incentivos tendrán de plazo hasta el próximo 7 de agosto para presentar las solicitudes, que se seleccionarán según la mayor valoración obtenida en función de los criterios fijados previamente. Las ayudas de alquiler, que podrían beneficiar a en torno a 12.500 familias andaluzas, están dotadas con 15 millones de euros para subvencionar el 40% de la renta de arrendamiento de la vivienda para contratos no superiores a los 500 euros mensuales.

No obstante, la ayuda podrá alcanzar hasta el 80% para aquellas personas que acrediten estar en situación de especial vulnerabilidad por encontrarse en riesgo de exclusión social. Los solicitantes tendrán que ser los titulares del contrato y no superar unos ingresos calculados en función de los miembros de la unidad familiar, fruto de la suma de los ingresos de todos, referidos al ejercicio 2015. En lo que respecta a la rehabilitación de edificios, la orden publicada cuenta con una dotación de 14,5 millones de euros, unos recursos con los que se pretende prestar apoyo para ejecutar obras de conservación, mejora de la calidad y sostenibilidad, así como de la accesibilidad de las zonas comunes.

Estos incentivos podrán alcanzar a más de 400 edificios, compuestos por más de 6.500 viviendas de toda Andalucía, y establecen como beneficiarias las comunidades de propietarios de viviendas en las que, al menos, la mitad de los propietarios de las viviendas que componen el edificio tengan ingresos familiares ponderados no superiores a 3,50 veces el IPREM. La cuantía máxima de la subvención por edificio será el 35% del coste subvencionable de las actuaciones. No obstante, en el caso de actuaciones que incluyan ajustes razonables en materia de accesibilidad, y sólo en la partida correspondiente a la misma, se podrá alcanzar el 50% del coste.

Por su parte, las subvenciones de Adecuación Funcional Básica, están destinadas a familias andaluzas mayores de 65 años o con algún miembro con discapacidad y movilidad reducida para que puedan solicitar ayudas dotadas con tres millones de euros para acondicionar sus viviendas y adaptarlas a sus necesidades. La Junta de Andalucía estima que se podrán otorgar en torno a 2.150 subvenciones, que ascenderán a un máximo de 2.000 euros por solicitante, de los que 1.400 euros se destinarán a la ejecución material de los trabajos y los 600 euros restantes a sufragar los honorarios de la asistencia técnica si se requieren. Esos incentivos posibilitarán la adaptación del interior de las viviendas o la mejora de seguridad de algunos elementos de la vivienda habitual y permanente de este colectivo.