• Martes, 25 de Abril de 2017

La Asociación Vecinal La Axerquía ante el ‘Plan Especial de Tráfico y Seguridad Semana Santa 2017’

Recibimos este Plan a escasos días del comienzo de la Semana Santa y nos produce indignación. No podemos decir otra cosa. ¿Es este el momento para que los vecinos y vecinas podemos opinar, aportar, dialogar, discutir este Plan? No, ya está todo hecho, sin participación vecinal contraviniendo el Reglamento de Participación Ciudadana. Donde las personas residentes no figuramos ni se nos tiene en cuenta en la introducción ni en los objetivos, en estos últimos ni siguiera se recoge un plan de información al vecindario, ni por supuesto un proceso de diálogo. Alguien no se ha enterado que estamos en el siglo XXI, que la política municipal ha de buscar el consenso ciudadano y el menor de los males, que existen mecanismos más que probados para llevar a cabo consultas telemáticas, recoger las aportaciones ciudadanas, etc. Leyendo el Plan nos da la impresión de que los vecinos y vecinas estorbamos.

El pasado lunes acudimos al I Foro de Turismo de Córdoba, dentro de la extensa lista de indicadores relacionados con el turismo no aparecía la Semana Santa ¿No es esta un reclamo turístico? Se hablaba de la saturación del casco y de la necesidad de descentralizar ¿Porqué sobresaturarlo más, centralizamos más? Las pocas calles disponibles para poder andar estos días hacia nuestras casas, van a ser las únicas vías de acceso peatonal, entre 1’50 y 1’80 cm, donde turistas y personas deseosas de ver los pasos, vamos a encontrarnos en un enjambre difícil de disfrutar por unos y de acudir a nuestras responsabilidades por otro. Actuarán como únicas zonas de evacuación ¿Será posible esto?

Se restringirá el acceso y seremos controlados por guardias de seguridad privada. No sabemos cuánto sabrán de las necesidades de la población residente, qué medios de disuasión podrán emplear o cómo evitarán que las personas no se paren (cientos y miles) y no obstaculicen la circulación peatonal.

Se va a cortar el Puente Romano con letreros que digan “Por paso de procesiones se recomienda utilizar otros puentes”, aún no nos lo podemos creer. Habrá vallas por todas partes, Córdoba, Patrimonio de la Humanidad, vallas prácticamente en todas las calles de acceso.

Los hosteleros y comercios van a tener que retirar su mobiliario, se ven especialmente perjudicados, los devotos y penitentes no van a poder acompañar a sus procesiones en buena parte del recorrido, el vecindario que pueda huirá a casa de familiares lejos de la zona o bien estará encerrado en casa... Creemos que no falta nadie perjudicado, o también podríamos hacernos la pregunta: ¿A quién beneficia realmente todo esto?

En relación al tráfico, el corte o no de determinadas calles obedecerá a que la afluencia de público lo aconsejé o no, es decir, no existe ni la más mínima previsión de lo que puede ocurrir. Estas son posibles medidas ya que las definitivas se llevarán a cabo cuando sucedan los hechos. Las vías de evacuación van cambiando en función del horario y el nivel de afluencia. Esto no es garantía, es improvisación y no se puede improvisar con asuntos tan graves que afectan a nuestras vecinas y vecinos. No sabemos hasta qué hora podremos desplazarnos en caso de una necesidad urgente y esa es una gran preocupación de muchas personas con necesidades especiales de nuestros barrios. El vecindario está viviendo todo esto con miedo.

Desde nuestra Asociación Vecinal seremos receptores de las posibles quejas, conflictos, malestar o incidencias graves que ocurran en estos días y serán trasladadas a quien corresponda, aunque viendo el caso que nos hacen a los residentes hasta este momento, tenemos pocas esperanzas de que se nos escuche. Aunque también decir, que de una forma u otra, tendremos que hacernos oír, es nuestra dignidad.