miércoles 30.09.2020
Opinión
jmm caminero
15:58
26/08/20

Artículo Periodístico 2.231º: 'En Jaén: Fundación Legado Miguel Hernández'

Artículo Periodístico 2.231º: 'En Jaén: Fundación Legado Miguel Hernández'

Como toda fundación, ésta de Miguel Hernández Gilabert, Orihuela, 1910, Alicante, 1942, intenta preservar la obra y el legado de Miguel Hernández, estudiarlo y analizarlo y difundirlo…

Y, por consecuencia, esta vida de M. H., actualmente se le denomina legado, en el cual ser inserta, no solo su producción cultural, sino su biografía y vivencias y existencias, que nos muestran algo, no solo de su persona, de su época, sino también de su tiempo y sociedad, pero que puede ser un espejo y un reflejo para generaciones futuras a su biografía, es decir, también para nosotros…  

No será esta modesta pluma y plumífero, en entrar en la controversia entre las dos sedes o fundaciones dedicada a este gran poeta, la de Orihuela y la de Quesada-Jaén, pero si creo, supongo que a Miguel Hernández estaría de acuerdo, que las dos podrían contribuir, trabajar en equipo y en armonía, para desarrollar e incentivar el estudio y el análisis de su figura y su obra. En definitiva, de su exhibición y difusión. No adoramos a los grandes poetas o poetisas, por el solo hecho de serlo, sino que también nos mueve y conmueve sus vidas, que son similares a la de la mayoría de seres humanos, y también, sus obras, son grandes espejos que nos dan luz a recovecos de nuestras carnes y almas y corazón y psique y mente. Y, a veces, también, de la sociedad de su tiempo y del nuestro…  

A veces, pienso y siento, la necesidad de escribir y redactar y expresar, que los museos o casas o fundaciones de artistas plásticos o literarios o músicos o filósofos o humanistas, que están pegadas al tronco de Celtiberia, entre todos podrían crear, no solo una Asociación de Casas Museos de Autores y Autoras, sino intentar colaborar de mil modos, entre sus sedes y sus equipos directivos. Así de ese modo, seríamos más conscientes, que además de tierra y aire y agua y fuego, también tenemos interpretación cultural, que es en definitiva, interpretación del yo y del nosotros inserto en la Naturaleza, de la sociedad y en la sociedad, con un instrumento que hemos denominado Cultura, pero que son modos simples y modestos, de interpretar y de pensar y de sentir y de actuar o de no sentir o no actuar o no pensar en y del mundo…  

Como modesto plumífero, creo que mi papel, es contribuir al bien y a lo bueno del mundo. Sé que en todo y todo, tiene demasiadas luces y demasiadas luces de diversos colores, también muchas grises, muchas negruras. Es, similar a un surco de arado, existen alturas y bajuras, soles y sombras. El ser humano no es solo bueno, también en no-bueno, no solo es no-bueno, también es bueno. Quizás, solo si existe un Juicio Particular, inserta esta concepción en los monoteísmos occidentales, entenderemos lo que somos de verdad, lo que hemos sido de verdad. Quizás, no seamos capaces de soportar tanta luz sobre nosotros mismos, sobre los demás. Porque no es lo mismo, mirar y ver y percibir y sentir y pensar y concebir con luz de una vela que con la de una farola…  

Creo que no es mi función, ni vituperar, ni loar, a nadie, ni menos a este ser humano, a este poeta, sino invitar a que cualquier lector, de vez en cuando, al menos, una vez, cada año bisiesto, relea alguna de sus obras. No se rompan las vestiduras, existen en el mundo miles y miles y miles de poetas, sin contar los escritores en otros géneros literarios. No hay vida suficiente, para leer, ni siquiera una obra, de cada poeta del mundo, ni una cada día.  

La poesía es algo así, como una mezcla de música y filosofía y metafísica y literatura, en un fragmento o texto pequeño, por lo general, sea en forma de prosa o en forma, denominada de verso, que demasiadas veces, son una prosa troceada.  

Pienso que los cultivadores de la cultura, sea en un arte o en un saber o en otro, no son conscientes, de que el mundo se ha globalizado, no solo en lo económico, sino en todo lo demás. Es decir, la producción cultural de un poeta, o de cualquier otra actividad, no se valorará a la luz, de lo que han producido otros, en su terruño, sea en su provincia o región o localidad, ni solo ya en su sociedad-país-Estado, sino se valorará a la luz, de su continente, de su lengua a nivel mundial, y, del mundo global.  

Y, éste análisis, no se hará solo con el presente, sino con el pasado, es decir, sincronía y diacronía. Por ejemplo, para que vean con claridad este concepto, en ciertas dinastías chinas, en nuestra época medieval, en China, se han conservado docenas de miles de poemas, de miles de poetas…  

Supongo que dentro de unas décadas, cuando en Celtiberia se estudie la literatura, de un periodo, habrá varias secciones, diríamos, la contribución regional a ese arte, digamos la poesía, la contribución nacional, la contribución europea, la contribución mundial…  

Shakespeare, Calderón, Lope de Vega, Cervantes se verán en un mismo capítulo o tema, se analizarán sus obras, unas puestas al lado de otras, pero al mismo tiempo, con las grandes contribuciones asiáticas, chinas, hindúes, islámicas, africanas de su época, etc.  

Lo anterior, puede parecer una digresión sin sentido, fuera de nota, o algo parecido a la idea de Ruano y Umbral, que un artículo periodístico tiene un principio y un final, y en medio pones lo que quieras. No es eso. Al menos, en este caso.  

Es demostrar que la generación del veintisiete, la generación del treinta y seis, dentro de nada, ya no se analizarán y verán a la luz de la luz de la Piel de Toro, sino que tendrán que soportar los huracanes, de las contribuciones culturales de otras zonas del mundo, de su misma época. Bien harían, por ello, que estas dos Fundaciones dedicadas al gran Miguel Hernández, contribuyesen, al desarrollo y difusión del gran legado de este gran poeta. Paz y bien.

Comentarios