La medicina hiperbárica no es una novedad, existe desde finales del siglo XIX, aunque no existen cámaras hiperbárica modernas hasta principios del siglo XX. Un ejemplo es la cámara de Cunningham, en Kansas City, en 1921, que es de las primeras que ofrecía tratamientos hiperbáricos aceptados por las sociedades científicas de la época. Estas cámaras de compresión se utilizaron por primera vez para el tratamiento de buzos y para brindar tratamiento con precisión a individuos que sufrían la enfermedad por descompresión. La ascensión demasiado rápida de los buzos a la superficie produce burbujas de aire en vasos sanguíneos que producen grandes daños en todos los órganos, sobretodo el pulmón. Al comprimirlos en la cámaras se reducen estas burbujas, el oxigeno se vuelve a disolver en la sangre y se revierte el daño.

La medicina hiperbárica es el tratamiento con exposición corporal total de oxígeno a presiones superiores a una atmósfera (=760 mm/Hg). Una atmósfera es la presión del aire al nivel del mar. La Sociedad Americana de Medicina Hiperbárica (Undersea and Hyperbaric Medical Society ó UHMS) define al oxígeno hiperbárico (HBO) como: "el tratamiento en el cual el paciente respira oxígeno al 100%... mientras permanece en el interior de una cámara con una presión más elevada a la del nivel del mar (por ejemplo, >1 atmósfera absoluta o ATA)". La cámara de tratamiento es un compartimiento hermético conocido por muchas personas como cámara hiperbárica. Tales cámaras pueden tener la capacidad de ofrecer tratamiento a un solo paciente o a varios según sea necesario (cámaras multiplaza).  

El aire ambiental que respiramos tiene tan solo un 21% de oxígeno, en la cámara hiperbárica respiramos oxígeno al 100%, como si estuviéramos a 10 o 15 metros bajo el nivel del mar. El oxígeno a alta presión hace que tengamos una cantidad muy elevada de éste en la sangre; este mayor aporte en tejidos en zonas del cuerpo desvitalizadas, con reducido riego sanguíneo o inflamados, hace que se mejoren los fenómenos de reparación natural de los tejidos y se reduzca sustancias que aumentan la inflamación y el dolor.

Innovamed

Aunque la prevención y tratamiento de los trastornos que se originan después de la descompresión en el buceo, aviación o vuelos espaciales se ha desarrollado en campos especializados por sí mismos, aún persiste un vínculo con la práctica más amplia de la medicina hiperbárica. Pese a la mayor comprensión sobre los mecanismos e información basada en datos, la medicina hiperbárica ha luchado por lograr un reconocimiento amplio como una medida terapéutica 'legítima'.

Es una terapia de gran uso en EEUU, y muchos países europeos. Pero en España aún no hay tradición en su uso, ni incluso en algunas patologías como el 'pie diabético', donde se obtiene un gran beneficio clínico y reduce número y tamaño de amputaciones de miembros.

Es recomendable la valoración por un médico con formación homologada en Medicina Hiperbárica, y recibir el tratamiento en centros que cumplan todos los requisitos de la Sociedad Europea de Medicina Hiperbárica. Por ejemplo un tratamiento serio en 'pie diabético' consta de 20 o 30 sesiones mensuales de una hora al día ininterrumpidas como máximo durante dos días. Si un tratamiento se interrumpe por algún motivo hay que comenzar de nuevo, sería como tomar media pastilla para el dolor de cabeza. No alcanza el nivel óptimo de eficacia.

El décimo documento de 'Consenso Europeo de Medicina Hiperbárica', publicado por la prestigiosa revista 'Diving and Hyperbaric Medicine', en marzo de 2017, nos habla de las siguientes indicaciones aceptadas con alto nivel de recomendación (basado en múltiples estudios científicos de calidad) y actualizadas sobre patologías donde la terapia con HBO tiene demostrada eficacia.

Son las siguientes:

  • Intoxicación por monóxido de carbono.
  • Fracturas de huesos con aplastamiento.
  • Prevención de necrosis de huesos tras radioterapia (ejemplo: mandíbula)
  • Cistitis o inflamación de vejiga urinaria tras radioterapia.
  • Proctitis tras radioterapia.
  • Infecciones severas por bacterias anaerobias.
  • Síndrome de Sudden.
  • 'Pié diabético' en diabéticos tipo 2
  • Necrosis avascular de cabeza femoral (niños).
  • Oclusión arteria central de la retina (en el ojo)
  • Ulceras con falta de riego sanguíneo
  • Osteomielitis que no responde a tratamientos habituales.
  • Encefalopatía postanóxica (casos seleccionados)

Una aclaración: La oxigenoterapia Hiperbárica no sustituye a ninguna terapia estándar; se une a ellas y la potencia.

Hay otras indicaciones para HBO que no tiene tan alto nivel de recomendación, pero que se pueden beneficiar de este tratamiento como es la Fibromialgia, enfermedades autoinmunes en fase activa, migraña en pacientes que desean embarazo, sordera súbita, algunas enfermedades metabólicas….   

En Andalucía hay varios centros donde se puede tener acceso a HBO de confianza, como son el equipo del Hospital Xanit Internaccional de Benalmádena (Málaga) y la Clínica Innovamed en Córdoba.