• Miércoles, 22 de Noviembre de 2017

Santo Tomás, ¿partidario del tiranicidio?

Tenía yo diez años, cuando cayó en mis manos un libro titulado"Cien Figuras Españolas". Alguien se lo prestó a mi madre que comenzó a leerlo con mucho empeño y me trasladó a mí su interés por aquellos personajes. Así fue como conocí algo de Pizarro, Cervantes, Goya, Quevedo, etc... Lógicamente, por mi poca edad, yo sólo me sentía atraído por figuras legendarias como Agustina de Aragón, María Pita y varios más.

Pero hubo unos pocos en los que nunca reparé. Entre ellos, el Padre Mariana. Yo pasaba las páginas de su biografía y nunca me quedé con ningún dato sobre él y su obra. Pero hace poco, recordé su nombre y Wikipedia me dejó asombrado con algunos retazos de su vida: fue hijo NATURAL de un deán de la colegiata de Talavera y de Bernardina Rodríguez, una mujer ocultada por motivos obvios en la época.

Juan de Mariana estudió Artes y Teología en Alcalá de Henares y tuvo como maestro a San Francisco de Borja. Profesó en los Jesuítas (1554) y lo destinaron a estudiar a Roma, en donde luego fue profesor, así como en Sicilia y París. Escribió numerosas obras, pero el detalle que más me ha sorprendido es éste:

Por su tratado De rege et regis institutione (Toledo1599) el P. Mariana fue acusado de "dar legitimidad al tiranicidio"  ya que en él expone cómo debe ser una monarquía y los deberes del rey, que ha de subordinarse, como cualquier vasallo, a la ley moral y al estado y, sobre todo, ha de impedir que los impuestos asfixien a la clase productora.

Inspirándose en Santo Tomás de Aquino, justifica como éste la revolución y la ejecución de un rey por el pueblo, si es un tirano. Alucinante. ¿Qué es lo que leo? Santo Tomás, doctor universal de la Iglesia, indica en su obra Gobierno de Príncipes que el Tirano desprecia el bien común y busca el bien privado; "se ha de proceder contra la maldad del tirano por la autoridad pública".

Son varios los autores que difieren sobre si santo Tomás aprueba o no dar muerte al tirano y se manejan sus textos en un sentido u otro. Lo que si es cierto es que hay un comentario en su Magister Sententiarum, citado por Lequeur, que "aquel que mate a un tirano para liberar a un país es alabado y recompensado".

Vivimos una época en la que ni yo ni casi nadie aprueba matar a los que esclavizan a sus pueblos, pero es cierto que hasta la Iglesia va condenando a los que abusan de los ciudadanos y del bien común. Hace unos días el Papa Francisco ha planteado la posibilidad de que los corruptos y mafiosos sean excomulgados. Pretende que un paso así de la Iglesia, obligue a los Estados a combatir la corrupción galopante que nos invade. No estaría mal implantar esta medida porque resulta indignante que frecuenten los templos y se acerquen a comulgar gobernantes y políticos que imponen duros recortes y exigencias al pueblo llano, mientras que ellos se forran con los fondos públicos que roban a mansalva y con total impunidad, como estamos viendo a diario.

¡Fuera de las instituciones públicas y de los templos! ¡A la cárcel esa gentuza!

Santo Tomás y el Padre Mariana habrían acabado con ellos con más dureza. Lo han dicho por escrito. Y por supuesto, NUNCA los habrían votado. Tomemos nota.

http://alfonjimenez.blogspot.com.es/