Lunes 25.03.2019
Opinión
Alfonso Jiménez
12:13
19/02/19

Robar es casi gratis para algunos 'patriotas'

Robar es casi gratis para algunos 'patriotas'

Ya está en la calle.  Otro patriota más. Como los marbellíes Roca, Julián Muñoz y Marisol Yagüe; como el valenciano Zaplana. El también político popular Rafael Blasco, juzgado y condenado en la pieza 1 del Caso Cooperación, ya está en la calle por su buena conducta, tras haber cumplido 3 años y 7 meses, es decir, la mitad de su condena en la cárcel de Picassent, cerca de su domicilio.

No lo olvidemos, porque la prensa y los medios subvencionados han hablado muy poco, casi nada, de este sujeto y de este caso, que es uno de lo más escandalosos entre los muchos ocurridos en la Comunidad Valenciana, esa autonomía de la que Pablo Casado, actual presidente del Partido Popular, ha dicho recientemente que está orgulloso de sus gobernantes (Rita Barberá, Zaplana, Camps, Fabra etc) así como de su "legado impecable", a saber, Caso Erial, Caso Terra Mítica, Caso Gurtel, Caso Fitur, Caso Financiación,  Caso Visita del Papa, Caso Fórmula 1, Caso Brugal, Caso Emarsa, Caso Fuego,  Caso Noos, Caso Carlos Fabra, Caso Ivam, Caso Cooperación y algunos más. Los nombres no le convenía citarlos.

Aunque Casado está orgulloso de todo este legado tan maravilloso,  voy a referirme solo al Caso Cooperación que fue el protagonizado por Rafael Blasco, un político tan valioso que estuvo al frente de casi todas las consejerías de la Comunidad Valenciana, como Empleo, Bienestar Social, Territorio y Vivienda, Sanidad, Inmigración y finalmente Solidaridad y Ciudadanía.  Aunque en todas realizó "grandes trabajos", fue en esta última en la que este "multiconsejero ejemplar" destacó al máximo. El caso se inició en el 2010 y ha estado liado varios años. Por tanto, sería largo de explicar, pero voy a tratar de hacer un pequeño resumen.

En la primera pieza Blasco fue condenado en 2015 por malversación de caudales públicos y desviar fondos concedidos para cooperar contra la pobreza de la población indigente de Nicaragua y que acabaron siendo empleados en la compra de pisos y cocheras a nombre propio y de su familia. De estos casi dos millones robados sólo se han recuperado 49.000 euros.  La sentencia inicial dictó la condena en 12 años de cárcel, pero el Tribunal Supremo la dejó en 7 años y medio. Buena rebaja.

En la segunda y tercera pieza  que siguen pendientes y en la que están imputados 23 patriotas más, se aportan pruebas suficientes de que el consejero Blasco urdió, en unión del empresario Tauroni y algunos más, una trama para que el dinero que su Consejería de Solidaridad Ciudadana concedía para el tercer mundo nunca llegase a su destino, sino que acababa en las cuentas abiertas a nombre de unas falsas fundaciones que,  en lugar de dedicarlo a su verdadero fin que era cooperar contra la violencia sexual y contra el sida en Africa, se empleó en comprar apartamentos, un yate y una avioneta para los jefes de la trama. Igualmente también se perdieron los millones concedidos para construír  un hospital tras el terremoto en Haití y otro en Camerún.

Atentos y que se sepa bien. El Caso Cooperación del que nadie habla ni conoce porque los medios casi no lo divulgan, es uno de los más hirientes y miserables cometidos por algunos patriotas en la Comunidad Valenciana,  la del "legado impecable".  Qué desvergüenza y qué escarnio.

http://alfonjimenez.blogspot.com

Comentarios