DENUNCIA AL PADRE DE SUS HIJOS POR NO DEJARLE VERLOS

'Castigada' hace 15 días sin ver a sus hijos

La mujer denuncia a su marido por llevarse a sus tres niños, de tres, dos y un año, pero la respuesta de la Guardia Civil es que no hay delito porque se encuentran con su padre

La afectada, de espaldas, en la comparecencia de prensa
La afectada, de espaldas, en la comparecencia de prensa

Existe un curioso vacío legal que deja con las manos atadas a las fuerzas del orden en materia de violencia de género y que tiene su ejemplo más claro en el caso de una mujer de Posadas que lleva medio mes sin poder ver a sus hijos de tres, dos y un año, respectivamente, desde que su marido se los llevó el pasado 25 de julio a una finca de Montilla.

Así lo ha denunciado esta mañana la propia afectada, que ha preferido quedar en el anonimato, acompañada de varias componentes de la Plataforma Cordobesa contra la Violencia a las Mujeres, entre ellas sus portavoces, Dulcenombre Aguilera y Elena Vega. La mujer, de aproximadamente una treintena de años, ha explicado que si bien al principio la Guardia Civil tanto de Posadas como de Montilla no le hacían caso porque el hombre es una persona "adinerada y muy conocida en el pueblo" la aparición por casualidad de un documento de cuando ambos eran novios dio un giro importante a la situación. Fue en la sexta ocasión que quiso presentar denuncia contra su marido.

Se trata de un escrito que redactó el hombre a su pareja antes de casarse con cuatro puntos, titulado 'Compromiso permanencia', con 'lindezas tales como "acataré las órdenes del macho alfa", "no abandonaré el hogar por un plazo mayor a 24 horas, en caso contrario pa Posadas con lo puesto" o "en caso de que ponga loca y haya terceras personas (niños) serán índole exclusiva del macho alfa".

Esto puso sobre aviso a la Guardia Civil de la situación, pero la respuesta fue que no podían hacer nada, ya que no se había cometido delito alguno, puesto que los niños estaban con su padre y que era "un caso más de separación familiar". Es más, le han llegado a decir que si ella se los encontrara en el parque o en la calle, podría llevárselos también sin ningún problema. Pero no es el caso.

En la finca de los abuelos de Montilla

El hombre, al parecer, llegó el pasado 25 de julio para salir con sus niños con el compromiso de devolverlos a las 20.00 horas de ese mismo día, pero se parapetó con ellos en una finca familiar de los abuelos paternos a la que ha colocado un candado en la puerta para que la mujer no pueda entrar. Desde entonces sólo ha podido ver por videoconferencia al más pequeño ayer, cuando cumplió un año, y otra vez más de la misma manera para poder verlo mientras dormía, y una vez que se presentó para verlos el hombre le recibió de lejos diciéndole a gritos que se marchara.

La pareja de la mujer, además, según ella misma ha narrado, le ha dicho que podrá volver a verlos siempre y cuando firme un documento en el que se estipule un horario de visitas y de reparto de los niños por vacaciones a conveniencia suya "y sin que medie juez alguno de por medio", ha explicado la mujer, quien no ha parado de llorar durante el tiempo que duró su comparecencia pública.

Mujer montilla 2

El caso es que la pareja ya tenían idea de separarse, y hasta había marcada una fecha para un juicio, pero no se pudo celebrar por enfermedad del abogado de ella. Por este motivo, la Plataforma Cordobesa contra la Violencia a las Mujeres ha calificado esta situación de "violencia psicológica" y "chantaje", por lo que reclama que se produzca un juicio exprés para que la situación se resuelva cuanto antes.

El problema, en este caso concreto, es que "el hombre es adinerado y muy conocido en el pueblo, hasta el punto de que el cartero le lleva las cartas y burofax dirigidas a ella, a pesar de que la mujer cuenta con su propio apartado de correos, lo que da pie a pensar en otras épocas de señoritos andaluces".

Un ejemplo de ese maltrato psicológico es que desde que se llevó a los niños le envía mensajes a la mujer coaccionándola diciendo que había tenido que llevar al niño al hospital, mientras que en un WhatsApp del pasado 30 de julio el hombre se comprometía a entregar a los tres niños al día siguiente, pero lo incumplió.

Por lo pronto, el juzgado de la localidad cordobesa de Posadas ha abierto una investigación ante esta denuncia.