Lunes 18.02.2019
Cordoba Hoy

LOS AGENTES SIGUEN A LA ESPERA DE LOS RESULTADOS DE LA AUTOPSIA

La investigación sobre la madre e hija fallecidas en Santaella apunta a muerte natural

Los vecinos dieron la señal de alarma al llevar las luces encendidas varios días 

La investigación sobre la madre e hija fallecidas en Santaella apunta a muerte natural

La investigación sobre el fallecimiento de una madre y su hija, de 80 y 56 años, respectivamente, halladas este fin de semana en su casa de la localidad cordobesa de Santaella apunta a una muerte natural, al no tener los cuerpos "signos evidentes de violencia alguno", aunque "pendientes del resultado de la autopsia", según han confirmado a Europa Press fuentes cercanas al caso.

En una rueda de prensa, el teniente coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Córdoba, Juan Carretero, ha detallado que la investigación está en curso sobre "un desgraciado suceso", con "dos mujeres fallecidas en su domicilio", donde "los vecinos se han dado cuenta por una señal tan clara al llevar varios días con las luces encendidas", de modo que algo que les preocupó.

En este sentido, ha indicado que "desde el primer momento se activó el protocolo judicial, que consiste en reservar la escena del suceso hasta que llega el médico forense y se ordena el levantamiento del cadáver". Tras ello, la Policía Judicial investiga los hechos, si bien ha remarcado que "no hay ningún indicio de momento de que haya habido un episodio de violencia", a la vez que ha pedido "respeto a los plazos del forense y de la investigación".

En concreto, el hallazgo de estas dos mujeres se ha producido este domingo en una vivienda de la Urbanización de Los Olivos, después de que los vecinos alertaron a la Policía Local, según el 112, porque "veían luz encendida de manera ininterrumpida". A continuación, el centro coordinador de Emergencias dio aviso tanto a la Guardia Civil, como a los sanitarios.

Al respecto, la prensa provincial ha adelantado que las primeras pesquisas apuntan a una muerte accidental de ambas mujeres, que residían en Santaella desde hace unos 25 años, aunque eran naturales de Barcelona.

Comentarios