• Miércoles, 22 de Noviembre de 2017

EL PASADO DÍA 5 DE AGOSTO

La Guardia Civil recuerda que un solo día se produjeron cinco atropellos a animales

La Benemérita advierte de que las llamadas por animales sueltos en las carreteras o sus inmediaciones son de las más frecuentes entre las recibidas por el Subsector de Tráfico en la provincia

Un perro atropellado en la carretera en una imagen cogida de Youtube
Un perro atropellado en la carretera en una imagen cogida de Youtube

Tras los avisos por accidentes y vehículos averiados, las llamadas por animales sueltos en las carreteras o sus inmediaciones son las más frecuentes entre las recibidas por la Guardia Civil de Tráfico en la provincia, según un comunicado de la Benemérita remitido esta misma tarde a este diario cordobés.

Concretamente, la madrugada del pasado día 5 de agosto, en las carreteras de la provincia, se produjeron cinco accidentes de circulación con daños materiales, consistentes en atropello a un animal, por irrupción súbita en la calzada.

Los atropellos a animales son una de las más importantes causas de siniestralidad, especialmente en la zona de la Sierra y durante el invierno. Los atropellos a animales domésticos suponen el doble que los atropellos a animales salvajes, siendo la mayoría atropellos a perros. Entre los atropellos a animales salvajes los más frecuentes son a jabalís, ciervos y zorros, por este orden.

Aunque no tan frecuentes, pero muy preocupantes son los atropellos a especies protegidas o en peligro de extinción. El último caso conocido es la localización de un cachorro de lince, al parecer atropellado en el km. 1,5 de la CO-3102 (Adamuz-Algallarín), que fue localizado a primera hora de la mañana de ayer día 10 de agosto.

Perro abandonado en la carretera

Respecto a los dueños de los animales, debemos recordar que el Reglamento General de Circulación prohíbe en su art. 127.2 "dejar animales sin custodia en cualquier clase de vía o en sus inmediaciones, siempre que exista la posibilidad de que éstos puedan invadir la vía", conllevando la infracción de este artículo una sanción de 80 euros.

Respecto a los conductores, la misma norma establece en su artículo 45 que todo conductor debe tener en cuenta "cuantas circunstancias concurran en cada momento, a fin de adecuar la velocidad de su vehículo a ellas de manera que siempre pueda detenerlo dentro de los límites de su campo de visión y ante cualquier obstáculo que pueda presentarse".

En accidentes de tráfico ocasionados por atropello de especies cinegéticas en las vías públicas será responsable de los daños a personas o bienes el conductor del vehículo

En el mismo sentido, el artículo 46 establece que "se circulará a velocidad moderada y, si fuera preciso, se detendrá el vehículo cuando las circunstancias lo exijan, especialmente en los casos siguientes: Cuando haya animales en la parte de la vía que se esté utilizando o pueda preverse racionalmente su irrupción en ella", conllevando la infracción de este artículo una sanción de 200 euros.

Por último, recordar que tras la modificación de la Ley de Seguridad Vial llevada a cabo en el año 2014, la responsabilidad en accidentes de tráfico por atropellos de especies cinegéticas, queda regulada de la siguiente forma: "En accidentes de tráfico ocasionados por atropello de especies cinegéticas en las vías públicas será responsable de los daños a personas o bienes el conductor del vehículo, sin que pueda reclamarse por el valor de los animales que irrumpan en aquéllas".

Especie de caza de mayor

No obstante, será responsable de los daños a personas o bienes el titular del aprovechamiento cinegético o, en su defecto, el propietario del terreno cuando el accidente de tráfico sea consecuencia directa de una acción de caza colectiva de una especie de caza mayor llevada a cabo el mismo día o que haya concluido doce horas antes de aquél.

Jabalí atropellado

También podrá ser responsable el titular de la vía pública en la que se produzca el accidente como consecuencia de no haber reparado la valla de cerramiento en plazo, en su caso, o por no disponer de la señalización específica de animales sueltos en tramos con alta accidentalidad por colisión de vehículos con los mismos.

Además del reiterado consejo de cumplir siempre la normativa de circulación, sobre todo en lo relativo a circular con una velocidad adecuada a las circunstancias y a nuestro campo de visión, podemos realizar dos recomendaciones para aumentar este campo de visión: durante el día, aumentar la distancia de seguridad con el vehículo que nos precede, especialmente si éste es de grandes dimensiones; y por la noche utilizar, siempre que sea posible, el alumbrado de largo alcance.

Asimismo, deben extremar la prudencia y atención a la posible irrupción de animales en la calzada en los tramos de vía señalizados con las señales P-23 'paso de animales domésticos' y P-24 'paso de animales salvajes'.

Por otra parte hay que tener cuidado con las maniobras evasivas incorrectas o 'volantazos', que pueden provocar una salida de vía del vehículo de peores consecuencias que el atropello al animal, especialmente si éste es de pequeño tamaño.