MEDIO AMBIENTE

Equo pregunta en el Congreso la razón por la que El Cabril ha recibido uranio

Según la memoria de Endesa, el almacén únicamente está pensado para material para aislar la radiación durante tres siglos

Almacén de residuos radiactivos de El Cabril
Almacén de residuos radiactivos de El Cabril

Equo, a través de su coportavoz y diputado Juantxo López de Uralde, ha realizado pregunta en el Congreso de los Diputados sobre la razón por la que se está utilizando el almacén de residuos radiactivos de El Cabril, en Hornachuelos, para el traslado de dióxido de uranio radioactivo de larga duración, a pesar de ser un almacén que tiene autorización para residuos radioactivos cuya vida media no excede los 30 años.

Equo y el movimiento ecologista han venido denunciando estas actuaciones durante años y pide ahora a los ayuntamientos de la zona, gobernados por distintos partidos que presionen para evitar más riesgos de los ya existentes y que exponen la salud, no sólo, de las vecinas y vecinos de los municipios más próximos al cementerio nuclear sino de toda la zona, abarcando a las provincias de Córdoba, Sevilla y Badajoz.

En la memoria presentada por Enresa para las nuevas instalaciones del cementerio nuclear de El Cabril se recogía que la instalación estaba concebida para almacenar bultos de residuos de media y baja actividad y vida corta, es decir con necesidad de aislarlos de las personas y medio ambiente unos 300 años, y en consecuencia las barreras de protección, si se comportan adecuadamente deben soportar tres siglos el paso del tiempo.

Sin embargo a El Cabril se vienen transportando y almacenando (años 2015 y 2016) sustancias componentes del combustible de las centrales nucleares, dióxido de uranio, UO2, procedentes de la fábrica de combustible nuclear de Juzbado (Salamanca) de la Empresa Nacional del Uranio (Enusa)

El UO2 es una sustancia clasificada como muy tóxica, cancerígena y peligrosa para el medio ambiente por la Unión Europea y tiene como componente U-235 sustancia con una vida media de cientos de millones de años.

Tres siglos

Dado que El Cabril se ha publicitado como almacenamiento de basura radiactiva de vida corta, 300 años peligrosos, Juan López de Uralde, coportavoz de Equo y diputado en el grupo parlamentario de Unidos Podemos, ha elevado una pregunta parlamentaria para dilucidar si materiales de larga vida pueden ser almacenados en unas instalaciones que a priori están diseñadas para muchos menos años.

Pepe Larios, miembro de Equo Córdoba y presidente de la Fundación Equo, ha señalado que "si no se impide, El Cabril albergará los materiales radiactivos procedentes del desmantelamiento de las centrales nucleares españolas, para lo que tendrá que multiplicar por cuatro su capacidad actual. Según los documentos de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos, Enresa, El Cabril estaba dimensionado para albergar 58.000 metros cúbicos de basura radiactiva, mientras que los residuos de media y baja actividad serán de 243.000 metros cúbicos, según la misma empresa".

cabril

Ana María Carnero y Salustiano Luque, portavoces provinciales de Equo ponen de manifiesto que "el pasado miércoles 13 de septiembre, se han vuelto a elevar preguntas a la Mesa del congreso de los Diputados por el propio coportavoz federal de Equo y diputado Juantxo López de Uralde en relación al proceso de descontaminación y desclasificación de edificios y terrenos de la central nuclear 'José Cabrera' ubcada en Almonacid de Zorita (Guadalajara) y para las que se solicita respuesta escrita sobre qué cantidad de residuos se llevarán a El Cabril, cuál es el nivel de radioactividad de los mismos y durante cuánto tiempo se producirá el traslado".

"La falta de transparencia en relación a este tema nos hace temer lo peor y por tanto hacemos un llamamiento a las corporaciones municipales afectadas y a las vecinas y vecinos de la zona para que recapaciten sobre este vital asunto, rechacen la ampliación de El Cabril, pidan que no se recepcione más sustancias (UO2) con una vida media de cientos de millones de años y se decida democráticamente y con participación social el destino de la basura nuclear en nuestro país. Igualmente les animamos a que se rebelen contra este ataque a su salud, al medioambiente, a la economía de la zona y al futuro de las siguientes generaciones", han declarado los portavoces de Equo.

Desde Equo seguimos trabajando por la salud de las personas y el cuidado del medioambiente, abogamos por un cambio en el modelo energético con el cierre de centrales nucleares que derive en la disminución de residuos radioactivos y apuesta por un futuro 100% renovable a base de energías limpias, sostenibles y seguras.