• Martes, 25 de Abril de 2017

TRIBUNALES

Un juez dice que los ayuntamientos no pueden prohibir los circos con animales

Un juzgado cordobés anula la prohibición de este tipo de espectáculos decretada por el Consistorio de Priego, donde el próximo fin de semana se podrá ver al Circo Roma

Animales del Circo Roma en una imagen tomada en 2008 y hecha pública por el colectivo Igualdad Animal en su red de Flickr.
Animales del Circo Roma en una imagen tomada en 2008 y hecha pública por el colectivo Igualdad Animal en su red de Flickr.

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Córdoba ha dictado una sentencia por la que anula la prohibición de los circos con animales aprobada en una moción del Ayuntamiento de la localidad de Priego de Córdoba, con lo que ha permitido la instalación de uno este fin de semana en dicho municipio.

Según recoge la resolución judicial, a la que ha tenido acceso Europa Press, "resulta palmaria la disconformidad a Derecho de la resolución municipal, al tomarse sin procedimiento y vulnerando la naturaleza reglada de las licencias, por consideraciones subjetivas o discrecionales, sin respaldo o cobertura normativas".

En concreto, detalla que el acuerdo de la moción aprobada en enero de 2010 "no contiene ninguna disposición de carácter normativo, sino declaraciones de intenciones", apuntando al hecho de que "el Ayuntamiento, aunque le desagrade, no puede, sin más e indiscriminadamente, prohibir una actividad que es lícita y viene permitida por el ordenamiento".

Al respecto, según ha adelantado el diario ABC, la justicia ha fallado a favor de la Asociación de Circos Reunidos de España, que recurrió ante los juzgados la moción aprobada en el Pleno del Ayuntamiento del citado municipio en 2010 para convertirse en ciudad libre de circos con animales.

En este sentido, el propietario del Circo Roma, Ricardo Dola, ha explicado a dicho diario que la sentencia esgrime que los ayuntamientos no tienen competencias para prohibir los circos con animales, algo que sólo puede hacer el máximo organismo institucional, es decir, el Congreso de los Diputados.

De este modo, ha precisado que "tras las numerosas prohibiciones que se estaban planteando en muchos municipios españoles, varios circos decidieron constituirse en asociación y requerir los servicios de un gabinete jurídico para dar la batalla en los tribunales", al tiempo que considera que esta sentencia favorable puede crear jurisprudencia y afectar a unos 300 municipios que han aprobado mociones similares.

A tal efecto, el Consistorio de Priego fue condenado a pagar las costas de instancia, después de que el juez anuló la resolución administrativa impugnada. Mientras, el Circo Roma ha celebrado funciones diarias desde el viernes hasta este domingo, "consiguiendo completar el aforo".

A instancias de Cacma

En Priego, la propuesta fue presentada a instancias del Colectivo Andaluz Contra el Maltrato Animal (Cacma), que hizo llegar la moción junto a un informe explicativo -"sin fundamentación oficial"- en la que recogían las supuestas condiciones en las que se encuentran los animales de circos y las supuestas enfermedades y trastornos psíquicos y del aparato locomotor que, según el colectivo, sufren.

Sin embargo, el propietario de Circo Roma defiende que "el argumento que usan los animalistas no tiene base que lo sostenga", dado que "los animales que tenemos son cuidados y mimados por nosotros y sometidos a un estricto control sanitario y de bienestar por parte de las autoridades, Seprona e Inspecciones veterinarias de la Junta de Andalucía en cada municipio que van". Para probarlo, Dola invita a "cualquier animalista" a visitar las instalaciones del Circo Roma para comprobar si existe maltrato animal.

Respuesta de Pacma

Por su parte, el Partido Animalista contra el Maltrato Animal (Pacma) ha reaccionado a la sentencia insistiendo en que una instalación de estas características incumple la Ley de Protección Animal de la Junta de Andalucía. "Nos extraña que en Andalucía se instalen circos contra esa normativa", ha precisado a Europa Press el coordinador provincial de Pacma en Sevilla, Javier Sanabria, cuya organización entiende que las situaciones en las que el juzgado no les da la razón obedecen más a defectos de forma que al fondo.

Y es que, según recuerda Sanabria, en el apartado o) del artículo 4 de esta norma reza la prohibición de "emplear animales en exhibiciones, circos, publicidad, fiestas populares y otras actividades si ello supone para el animal sufrimiento, dolor u objeto de tratamientos antinaturales".

"Confundimos a los niños si les enseñamos que el hecho de que un oso toque una trompeta subido a una bicicleta, en lugar de cazar en el monte, es algo natural: es una equivocación en el sistema educativo", ha lamentado el coordinador de Pacma, que también ha aludido a estudios veterinarios y psicológicos que dan cuenta del "sufrimiento" que para estos animales suponen los circos.

En este sentido, subraya Sanabria que "el 90 por ciento están encadenados o sometidos a encarcelamiento en jaulas pequeñas, siendo transportados cada dos por tres en espacios muy reducidos, y con enseñanzas que no son a base de comida, sino de castigos como ya se ha demostrado en mil vídeos". Ello, añade, por no mencionar las consecuencias vinculadas al tráfico de animales.