• Martes, 28 de Marzo de 2017

SE PONDRÁ EN MARCHA EN LA ZONA DEL RÍO, EL CASCO HISTÓRICO Y UNA ZONA RESIDENCIAL

Lucena instala un novedoso sistema de trampas inteligentes para el control de las ratas

Ya se han instalado estas trampas dotadas de sensores de movimiento que captan la presencia de roedores en la red de saneamiento

plagas
plagas

El Ayuntamiento de Lucena dispone desde hoy de un novedoso servicio inteligente de desinfección, desinsectación y control de roedores en el término municipal gracias al nuevo contrato firmado con la empresa Anticimex, compañía especializada en control de plagas e higiene ambiental que ha resultado adjudicataria del servicio municipal durante los dos próximos con un precio de 17.859 euros cada año.

Lucena se convierte así en un municipio pionero en la provincia de Córdoba por contar con un servicio inteligente de control de roedores formado por tres trampas de captura que estarán activas los próximos dos años. Con este servicio se prevé capturar y eliminar gran parte de la población de los roedores que habitan en el alcantarillado del municipio sin usar productos contaminantes ni biocidas, tanto en el suelo como en el subsuelo, y reduciendo el sufrimiento del animal.

En este primera fase, las trampas inteligentes se han situado en la zona del río, la zona residencial Jardín Lucena y el Centro Histórico, cuya instalación ha quedado concluida esta mañana con la presencia de la gerente de Anticimex en Andalucía, Andrea Romera, quien ha subrayado la apuesta de la compañía por “ofrecer servicios de valor añadido a todas aquellas ciudades y municipios que tengan entre sus prioridades mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos mediante la aplicación de soluciones inteligentes de control de plagas”.

Un servicio respetuoso y tecnológico

Esta tecnología es respetuosa con el entorno puesto que no utiliza productos químicos para la eliminación de roedores, evitando así la contaminación de las aguas sanitarias, además reduce el número de desplazamientos de los técnicos, lo que reduce las emisiones de CO2.

Se trata de un dispositivo que se coloca dentro de las tuberías de saneamiento para interceptar las ratas que circulan por el alcantarillado. La trampa actúa mediante sensores de movimiento y temperatura.

Con esta tecnología se consigue eliminar el 100% de las ratas que circulan por el interior de la alcantarilla, hábitat de las ratas, donde está colocada la trampa y todo con un método natural. Además, el sistema funciona on-line y permite realizar el seguimiento a tiempo real del número de roedores eliminados, lo que permite desarrollar un servicio más eficiente.