• Jueves, 19 de Enero de 2017

REIVINDICACIÓN VECINAL

Los vecinos de Trassierra reclaman mayor frecuencia de autobuses

Actualmente hay cuatro trayectos de subida y cuatro de bajada, frente a los 16 y 27 de otras barriadas periféricas

Los vecinos de Trassierra reclaman más frecuencia de autobuses a la barriada
Los vecinos de Trassierra reclaman más frecuencia de autobuses a la barriada

Un grupo de vecinas de Santa María de Trassierra han trasladado hoy a los distintos grupos municipales la necesidad urgente de aumentar la frecuencia de los autobuses urbanos que van a la barriada. 

Una de las portavoces de los vecinos, Luz Caballero, señaló que "nos sentimos discriminados" porque mientras las demás barriadas periféricas tienen hasta 16 y 27 pasos "nosotros tenemos cuatro (subidas y otras tantas bajadas) bajamos a las 09.00 y hasta las 15.15 no tenemos autobús", se queja.

Otra de las portavoces, Carmen Calero, explicó que ya han trasladado el problema al delegado de la alcaldesa en la barriada pero "como no ha habido receptividad", ni por parte del delegado del alcalde ni del gerente de Aucorsa, Juan Antonio Cebrián, quien al parecer se escuda en el número de residentes para justificar la frecuencia actual de autobuses, han iniciado una campaña de recogida de firmas para exigir una ampliación del número de recorridos hasta diez, que siguen siendo menos que los de las demás barriadas periféricas.

Por el momento han recogido 860 firmas que hoy pretendían entregar a la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, a quien querían exponer la situación que llevan décadas sufriendo de falta de servicio público de transporte."Nuestras demandas están justificadas, pagamos impuestos como todos los demás", añadió Calero y por eso piden los mismos servicios.

Aunque la población censada es de unas 500 personas, los vecinos afirman que realmente pueden ser unos 5.000 en invierno y hasta cuatro veces más en verano que, en su mayoría, tienen que desplazarse en sus propios vehículos por la escasez de autobuses.

Además, los horarios actuales son incompatibles con horarios escolares o laborales. “Los niños entran a las 09.00 y a esa hora baja el primer autobús, así que no lo pueden coger”. Por eso, los vecinos reclaman que el primer autobús empiece a las 07.30 horas y el último a las 23.00 horas, como en el resto de barrios de la ciudad.